¿Se mueren tus plantas? Aquí 10 extremadamente resistentes y poco exigentes

Aún es posible que reverdezcas tu hogar con estas plantas resistentes a todo (incluso a ti).

Tener plantas en nuestros espacios vitales ya es casi un imperativo. No sólo para oxigenar los lugares que habitamos, sino incluso para reanimar la vida, ya que las plantas estimulan la creatividad y realzan nuestro animo de manera exponencial.

Además, crearnos el simple hábito de admirar y cuidar –aunque sea un poquito– a estos maravillosos seres es una excelente oportunidad para reflexionar, y sin duda es un ritual que puede ayudarte a sobrellevar la vida.

plantas-resistentes-pocos-cuidados

Lo malo es que, por las rutinas propias de la existencia, y por los miles de distractores que nos rodean a diario, tememos no poder cuidar de nuestras plantas. O peor aún: ya lo hemos intentado, pero sólo hemos logrado que mueran lentamente a causa de nuestra dispersión y falta de cuidados. Esto pasa, sobre todo, cuando no son plantas resistentes.

Por eso, si esto te ha ocurrido, quizá se debe a que no escogiste la especie de planta ideal. Existen las que son en extremo delicadas, mientras que otras son unas auténticas guerreras que te permitirán reverdecer tus espacios vitales sin temer a nada. Y además, ¡son de las más preciosas!

Estas son 10 plantas resistentes, poco exigentes y muy, pero muy bellas:

 

1. Zamioculca (Zamioculcas zamiifolia)

Zamioculca plantas resistentes pocos cuidados

Es una planta tropical originaria de África, que se ha vuelto famosa por su hermosura y resistencia. Crece perfectamente tanto en zonas iluminadas como a la sombra.

 

2. Poto (Potus)

Zamioculca plantas resistentes pocos cuidados-enredaderas

También conocida como “teléfono”. Esta es una enredadera muy común y bastante hermosa cuando empieza a trepar por paredes, ventanas y todo lo que se atraviese. Es una planta que busca la luz.

 

3. Lirio de paz (Spathiphyllum)

plantas resistentes pocos cuidados

No necesita luz directa, ni demasiada agua: dos veces a la semana bastarán, y si se te llega a olvidar no lo resentirá demasiado.

 

4. Cactus (Cactaceae)

plantas-resistentes-pocos-cuidados

No hace falta decir mucho de por qué esta planta es resistente, ¿cierto?

 

5. Planta o árbol de Jade (Crassula ovata)

plantas-resistentes-pocos-cuidados

Una suculenta de las preferidas. Estas plantas son parientes de los cactus, y pueden sobrevivir en cualquier lugarincluso la habitación del baño–, pues resisten los cambios de temperatura.

 

6. Cactus de navidad

plantas-resistentes-pocos-cuidados

Pese al nombre, esta planta en realidad no es familiar del cactus, como sí lo es el jade. Pero al igual que este último, el cactus de navidad es sumamente resistente y no necesita tener su suelo húmedo. Además, es precioso.

 

7. Helecho (Tracheophyta)

plantas-resistentes-pocos-cuidados-faciles

Es la planta más antigua del planeta: ¿aún dudarías de su resistencia? Si bien existen muchísimas variedades –algunas más frágiles que otras–, en general, el helecho sólo necesita tener la tierra de húmeda a mojada y estar expuesto al aire libre (no al sol). Su plus es que, cuando menos te lo esperas, se rehabilita con rapidez.

 

8. Cinta (Chlorophytum comosum)

plantas resistentes pocos cuidados faciles hogar-cinta

Esta belleza colgante sólo necesita agua dos veces por semana, pero sus fuertes hojas aguantan cualquier olvido y no requieren de ningún otro cuidado alternativo.

 

9. Sansevieria (Sansevieria)

plantas resistentes interiores hogar

La sansevieria no sólo aguanta faltas prolongadas de agua y luz, sino que es resistente al ataque de plagas y puede adaptarse a las altas temperaturas. De hecho, se aconseja que su tierra esté casi seca.

 

10. Palmera de salón

plantas-resistentes-pocos-cuidados

Su crecimiento es lento pero seguro, ya que resistirá a todo, por su adaptabilidad y resistencia. Aunque es un tipo de palmera, no necesita sustratos especiales y no resiente las bajas temperaturas.



Nos quejamos del muro, pero ahora #SomosElMuro

Una ingeniosa sátira que nos hace ver una cruda realidad (que hay que cambiar).

Las fronteras no solían ser sino una ilusión, sólo real en los mapas. Pero ahora han adoptado la forma de altas vallas que se erigen, petulantes, ante los problemas sociales. Pronto serán más que vallas, para transformarse en el muro fronterizo propuesto por Donald Trump durante su campaña. Un símbolo de desprecio, racismo y xenofobia hacia lo diferente.

Pero nos preguntamos: ¿es un muro fronterizo sólo de concreto?

Algunas personas, con sus actitudes de odio hacia lo diferente, ¿no son una suerte de muro simbólico?

muro-fronterizo-mexico-trump-somoselmuro-racismo-migrantes

Con esta metáfora insospechada juega la iniciativa #SomosElMuro.

Se trata de una red ficticia de personas y organizaciones que trabajan para mantener a raya la invasión migratoria a Estados Unidos, a través de acciones cotidianas y de una nula solidaridad hacia la comunidad migrante. Los participantes de #SomosElMuro llevan como consigna la certeza de que podemos no pagar el muro de Trump… porque nosotros podemos ser el muro.

Con un video de sátira –que da miedo porque podría ser real– un grupo de artistas y activistas mexicanos busca hacernos ver una cruda realidad. Porque antes nos quejamos de que Trump quisiera imponernos el muro fronterizo y hacernos pagar por él. Pero ante problemas migratorios “ajenos”, relucen actitudes hostiles y discriminatorias por parte de los mexicanos. Al igual que hacen muchos estadounidenses con los migrantes mexicanos, nosotros nos comportamos con los centroamericanos como seres superiores.

Los mexicanos se metamorfosean en un muro simbólico en este performance realizado en 2017, el cual se ha vuelto muy vigente ante la actual coyuntura de la caravana migrante de Honduras. Porque las reacciones que la caravana ha destapado tan sólo en las redes sociales demuestran cuánto se está irradiando la cultura hater, la cual es síntoma de una sociedad decadente.

Los artistas detrás de la iniciativa ficticia de #SomosElMuro usaron la sátira para visibilizar las contradicciones sobre las que fabricamos nuestra realidad, y que sin duda caen por su propio peso. Su lúcida crítica es una manera de despertar la conciencia contemporánea sobre el grave problema de la migración. Y es también un urgente llamado para que nos veamos al espejo: para que transformemos nuestras nociones de patria, nación y pertenencia, de manera que no promuevan la discriminación ni ninguna forma de violación de los derechos humanos.



¿Dónde están los lugares vírgenes del planeta? Sólo 5 países conservan el 70% de estos paraísos

Proteger lo que queda de nuestro ecosistema debe ser prioridad mundial.

El 70% de los ecosistemas intactos de nuestro planeta se distribuye en sólo 5 países. Cuidar la tierra virgen que nos queda, debe ser una prioridad global.

Los ecosistemas intactos son valiosos por una sencilla razón: amortiguan los efectos del cambio climático, que sigue en aumento. Aun con esto, su protección todavía no se considera un objetivo explícito en la política internacional, según la revista Nature.

5 países tierra virgen mundial
Mapa de los ecosistemas intactos restantes/Revista Nature

A nivel mundial, sólo un 23% de la naturaleza sigue intacta. La mayor parte de ese porcentaje se concentra en Brasil, Canadá, Estados Unidos, Rusia y Australia. El resto de los ecosistemas vírgenes se encuentran en los océanos y zonas del Ártico.

Hoy más que nunca, los estragos de la actividad humana en el medioambiente son imposibles de ignorar. La agricultura, la minería y el desarrollo urbano han arrasado con 3.3 millones de kilómetros cuadrados de zonas vírgenes. Esta cantidad exorbitante equivale a un área que supera el tamaño de la India.

5-paises-tierra-virgen-canada

El llamado a la acción es total. Científicos de la Universidad de Queensland insisten en que la protección de estas zonas se lleve a cabo en un 100%. Aunque los países involucrados tienen la mayor responsabilidad, la conservación de la naturaleza salvaje debe ser una prioridad mundial.

Las áreas vírgenes son un gran repositorio de material genético, pues en ellas se da la biodiversidad de manera natural y adaptada a los procesos evolutivos. Además, las zonas forestales intactas absorben mucho más dióxido de carbono que las áreas reforestadas. 

Así como las especies animales se extinguen, los hábitats en los que se desarrollan también se encuentran en constante peligro. Los daños siempre llegan, de una forma u otra, a las comunidades humanas. Junto a los esfuerzos de conservación internacionales, Nature resalta la importancia de defender los derechos de las comunidades indígenas que habitan gran parte de estas tierras.

El panorama es preocupante, pero todavía no es tarde: la Tierra nos está dando una oportunidad más para salvaguardar la naturaleza que nos queda. Queda en nosotros atender su llamado