Millones de años de evolución han llevado a que la vida se bifurque de vez en vez hasta dar origen a las más insólitas especies. Aún no conocemos todas las formas de vida en el planeta, pero con las 2.3 millones de especies identificadas tenemos suficiente para asombrarnos con sus inefables características. Tenemos la tendencia a infravalorar las plantas, porque se tiene la errónea creencia de que no “tienen vida”, es decir que sólo son seres estáticos alimentándose del Sol. No hay nada más erróneo que esto, las plantas resultan tan insólitas que algunas de ellas curan el ébola, donan sangre y engañan a las abejas.

plantas más insólitas

El catedrático español de biología, José Ramón Alonso de la Universidad de Salamanca, reunió las especies de plantas más insólitas de todo el mundo y las compiló en su libro titulado “Botánica insólita”. Realizó este trabajo para mostrar a la gente lo maravillosas que pueden resultar las plantas y reivindicar a estos seres. Su libro que reúne la investigación más actual en materia, surgió mientras el catedrático planeaba sus clases.

Las plantas más insólitas del mundo

Un mundo asombroso y desconocido es lo que nos espera al revisar el “Botánica insólita”. Pensar que estas plantas habitan el mismo mundo que nosotros, nos hace replantearnos el lugar que ocupamos en el planeta. En sus páginas se recopilan más de 30 plantas destacadas por el Dr. Alonso, que esconden misteriosos tesoros. Aquí algunas de las más insólitas de toda la recopilación.

Un engaño muy seductor

Quizá las orquídeas tengan fama de elegancia y delicadeza, pero muchos desconocen que estas se reproducen mediante engaños. Alonso explica que, el nombre de la planta proviene del griego “orquis” que significa testículo. Y esto es porque su relación con el sexo reproductivo está altamente asociado al engaño. ¿Cómo es esto? Pues, la raíz de algunas orquídeas de zonas templadas, como las Ophrys, tiene una forma peculiarmente ovalada y globular.

orquídeas abejas

La naturaleza es sabia, conoce las carencias de los organismos y las compensa con mecanismos inteligentes. Así sucede con la orquídea Ophrys, que gracias a sus raíces globulares asemejan a una abeja hembra. El pétalo conocido como labelo, tras años de evolución ha adoptado la apariencia de una abeja hembra y sirve como pista de aterrizaje a los machos ingenuos. Además, la flor también imita las feromonas de las abejas hembras que atraen aún más a los machos.

plantas más insólitas

Así, cuando un ingenuo macho decide aterrizar en el labelo y frotarse contra él, termina impregnado en polen. Que más tarde irá a parar a otra orquídea con el mismo procedimiento y así, lograr su reproducción. En palabras más burdas, no ofrecen néctar a las abejas, sino que les ofrecen sexo a cambio de transportar su polen para seguir sobreviviendo.

Plantas que donan sangre

Uno de los componentes clave de la sangre humana, es la proteína conocida como albúmina sérica humana (ASH). Esta se utiliza para fabricar diversas vacunas y otros medicamentos para tratar a pacientes con quemaduras o cirrosis hepática. No obstante, la disponibilidad de ASH depende enteramente de las donaciones de sangre que conllevan el riesgo de contaminación con algún virus.

plantas más raras

Hasta ahora la única fuente de ASH provenía del humano, hasta que se descubrió que el arroz esconde esta fuente valiosa. Alonso relata en su libro que un grupo de investigadores chinos, liderado por Daichang Yang, logró producir ASH en arroz mediante técnicas de ingeniería genética. La proteína se encuentra en análisis para determinar si será posible utilizarla como fuente para tratamientos humanos.

Capaces de curar el ébola

El ébola es un virus altamente contagioso y con gran tasa de mortalidad. Se estima que entre el 50% y el 90% de las personas infectadas de ébola mueren a causa del contagio. Encontrar una cura contra el virus es de alta urgencia para los científicos y uno de los tratamientos más sobresalientes aprobados es el ZMapp. Está formado por tres anticuerpos monoclonales humanizados, proteínas parecidas a las producidas por el cuerpo humano para luchar contra infecciones.

flores raras

Lo interesante es que para el tratamiento estas proteínas no se extraen precisamente del cuerpo humano, sino que provienen de una variedad de la planta del tabaco (Nicotina benthamiana). El proceso es más complejo de lo que se escucha, pero en resumen la planta se utiliza como una especie de fotocopiadora de proteínas que reproduce los anticuerpos para curar el ébola. El procedimiento aún se encuentra en fase de prueba pero podría arrojar una alternativa importante para uno de los virus más mortales del planeta.

Sigue leyendo: Además de ser maravillosas, las plantas son capaces de tomar decisiones complejas