Las islas Galápagos son un referente ineludible de la vida en la Tierra. Cuando Darwin visitó el archipiélago encontró un paraíso diverso de especies. De esta forma nació en esencia la teoría de evolución de las especies. Sin embargo, la vida sigue fluyendo y recientemente la presencia de un pingüino blanco en la islas Galápagos deslumbró a los expertos.

A 1,000 km frente a la costa de Ecuador se ubicó un pingüino de características únicas. Según los técnicos del parque este animal podría representar a aquellos que viven con una condición genética conocida como leucismo.

pinguinos-galapagos-blanco-especies-ecuador
@parquegalapagos

Esto quiere decir que el animal pierde la pigmentación parcial de su cuerpo, plumaje, pelaje, etc. Con la única diferencia de que no pierde el color en los ojos, como sería en el albinismo, por eso no se les considera bajo esa condición.

Lo más sorprendente es que el leucismo como tal es una condición común entre animales que viven al frente de la costa de Ecuador. Esto se puede asegurar debido a que se han registrado casos de langostas, lagartijas, tiburones, entre otros animales con el mismo padecimiento.

Aunque el pingüino blanco es único en la zona, la Fundación Charles Darwin continúa monitoreando la población de pingüinos en las islas Galápagos. El objetivo es determinar si es un integrante exclusivo de la zona o hay más como él.

pinguinos-galapagos-especies-darwin-naturaleza

Los pingüinos de las islas Galápagos

Desde hace algunos años, voluntarios y expertos de la naturaleza han trabajado para mantener a las Galápagos como el nido de la vida silvestre que captura la evolución. Por suerte, estos esfuerzos han dado frutos y las condiciones de supervivencia para las especies han mejorado.

En menos de un año la población de pingüinos de Galápagos aumento de 1,451 a 1,940, de acuerdo con el último conteo de 2020. Gracias a que la bilogía del pingüino (blanco o no) se encuentra estrechamente relacionada de las condiciones ambientales, su alto número es indicador de la buena salud del ecosistema.

Hasta ahora, se reconoció que el 95% de los ejemplares del pingüino de Galápagos habita en las islas Fernandina e Isabela, mientras que los restantes se distribuyen en otras islas cercanas. Sin embargo, todos los integrantes han tenido que desarrollar diversas adaptaciones evolutivas para vivir en el Ecuador, en donde el sol se convierte en un problema.

El calor, el enemigo de las especies marinas

A pesar de que la población de pingüinos está bajo control, el fenómeno reconocido como “el niño” es la principal amenaza para su supervivencia. Este evento se reconoce como el proceso en el que las aguas que rodean al archipiélago se calientan tanto que acaban con los cardúmenes que alimentan a los pingüinos.

En 1997 fue el último evento catastrófico del “niño” registrado en la isla. En ese momento la población de esta especie disminuyó hasta un 65%. Desde aquel entonces la especie se recupera lentamente, pero el severo cambio climático amenaza con poner en riesgo nuevamente su vida.

Sigue leyendo: Aves de islas Galápagos duermen mientras vuelan 10 días ininterrumpidos