Al parecer el refrán es cierto: el mundo, la realidad, las cosas y el fin, sí dependen del cristal con que se miren. Y según un nuevo estudio, el cristal está hecho de la identidad y personalidad del observador.

Aunque es un concepto controversial, la personalidad y sus rasgos sirven para distinguirnos como individuos a la vez que para formar comunidades con personas afines. Para fines clínicos, los psicólogos analizan la personalidad a través de una prueba que la divide en: extrovertida, responsable, amable, inestable y abierta a nuevas experiencias.

personalidad tipos experiencia vida percepcion realidad
Flickr woodcum

Cabe decir que estas cinco personalidades predominantes se conforman de una mezcla de rasgos de los cuales uno destaca sobre otros. Este enfoque permitió realizar un estudio a 123 voluntarios de la Universidad de Melbourne, en Australia, para saber si existe una relación entre el tipo de personalidad y la visión de mundo de los participantes.

 

Rivalidad binocular: ¿cómo elige qué ver nuestro cerebro?

La rivalidad binocular es un fenómeno de la percepción visual bien estudiado. Ocurre cuando se le presenta una imagen distinta a cada ojo, lo que da lugar a diferentes resultados en lo que observan la persona. En este experimento a cada participante se le mostró una figura de color rojo en un ojo y una de color verde en el otro.

atencion-como poner-concentrarse-cerebro-neurociencia
Ilustración: Sian Butcher

Por lo regular los ojos de las personas alternan el dominio, observando o bien la figura roja o bien la figura verde, una después de la otra. Debido a que las imágenes son incompatibles para el cerebro, se dice que una imagen se ve “bloqueada” en favor de la otra, como si el cerebro la borrara de nuestro campo perceptual. A esto también se le conoce como ceguera por falta de atención [inattentional blindness].

Sin embargo, los investigadores se dieron cuenta de un curioso fenómeno: los participantes cuyo rasgo de personalidad predominante fue “apertura a nuevas experiencias”, lograban observar o percibir la figura roja y verde como una sola imagen superpuesta.

Sus conclusiones son que el rasgo de la personalidad “apertura a nuevas experiencias” está asociado a la solución de problemas creativos, uno de los cuales puede ser el de percibir dos estímulos aparentemente inconexos como si fueran uno solo.

La doctora Anna Antinori, investigadora a cargo del estudio, explica que nuestro cerebro siempre está filtrando información del entorno. Por ejemplo, mientras lees estas palabras puede que estés ignorando inconscientemente las voces de las personas a tu alrededor, una canción de fondo, o el ruido de un auto en alguna calle cercana.

Para la investigadora, “la ‘puerta’ que permite pasar la información que alcanza la conciencia puede tener distintos niveles de flexibilidad. Las personas [con personalidades] abiertas parecen tener una puerta más flexible y dejar entrar más información que las personas promedio”.

La personalidad no es un estado fijo, y al igual que otros rasgos de la identidad, se construye en gran medida a través de la experiencia, la memoria, los eventos externos y la voluntad. Abrirse a nuevas experiencias, sin embargo, parece ser un rasgo bastante deseable en la medida en que permite que, literalmente, nuestros ojos reciban más información de nuestro entorno.