Fotografía del día: una mamá pato y sus más de 50 patitos en fila 🦆

Esta especie no puede tener tantas crías… ¿Por qué tantos patitos seguían a esta mamá pato?

Nunca se había visto a una mamá pato como la que el fotógrafo amateur Brent Cizek capturó en un lago de Minnesota.

Este fotógrafo no podía creerlo cuando, al dirigir su bote a la costa del lago Bemidji para huir de la lluvia, vio a esta mamá pato de la especie serreta grande, detrás de la cual aparecieron diez, 15, 20 patitos, hasta que en la kilométrica fila pudo contar un total de 56. Después, cuando pudo volver al lago una segunda ocasión, se dio cuenta de que el número de patitos ascendía hasta 76.

madres-hijos-pato-patitos-fila-mundo-animal

 

¿Por qué tantos patitos seguían a esta mamá pato?

Según contó Cizek para la Audubon Society, que dio a conocer por primera vez esta fotografía y la historia detrás, ya antes había fotografiado una fila de 20 patitos siguiendo a su madre, pensando que eso ya era bastante asombroso.

Y es que el pato serreta grande sólo puede poner un máximo de 13 huevos. Pero tiene un curioso comportamiento, el cual consiste en que algunas hembras colocan sus huevos en los nidos de otras hembras. Se cree que esta es una táctica para asegurar la supervivencia de algunas crías, pues en caso de que los predadores ataquen un nido, no habrán podido acabar con todos los huevos.

Así que la mamá pato que Cizek captó es un conmovedor ejemplo de solidaridad pues que, según se piensa, los 76 patitos fueron adoptados por ella. Pero aún no comprenden cómo, ya que ella sólo pudo haber incubado un máximo de 20 huevos. Por eso, los expertos de la Audubon Society sostienen la hipótesis de que esta mamá pato encontró patitos abandonados o perdidos en el lago. ¿Por qué estaban perdidos? Tal cosa podría explicarse por muchas razones: quizá se extraviaron a causa de las lluvias, o puede que sus padres fuesen cazados.

¿Cómo saberlo? Lo cierto es que no hay cómo responder a este misterio, pero no cabe duda de que esta mamá pato es un ejemplo de solidaridad y empatía, pues decidió hacerse cargo de estos patitos. Algo que, como todas las madres del mundo saben, no es nada fácil.



Esta isla de Noruega va a eliminar el tiempo

¿Imaginas la radiante libertad de un mundo sin tiempo lineal? En esta isla de Noruega ya es una realidad durante el verano.

Entre el cuento de hadas, la rebeldía ontológica y la física avanzada, recién nos enteramos que los habitantes de Sommarøy (isla de verano), en Noruega, decretaron eliminar el tiempo. Sus poco más de 300 habitantes acordaron en una asamblea abolir el tiempo y reemplazar los relojes por hilados de flores.

Ubicada cerca del Círculo Polar, en Sommarøy no se pone el sol durante más de dos meses (del 18 de mayo al 26 de julio). Proporcionalmente, pero en sentido inverso, durante el periodo invernal y parte del otoño, las noches son eternas. Por eso, en la temporada veraniega todos quieren aprovechar al máximo sus días, y el reloj se vuelve completamente ajeno a la vida cotidiana.

Uno de sus habitantes, Kjell Ove Hveding, compartió en un comunicado: 

Hay luz del día constantemente y actuamos en consecuencia. En medio de la noche, lo que la gente de la ciudad podría llamar ‘2 am’, puedes ver a niños jugando al fútbol, gente pintando sus casas o cortando el césped y adolescentes nadando”. 

El acuerdo entre los habitantes ya fue enviado al parlamento noruego para ser oficializado. Pero lo cierto es que esta abolición del tiempo ya ocurre, en la práctica, en la vida diaria de la isla:

Para muchos de nosotros, obtener esto por escrito simplemente significaría formalizar algo que hemos estado practicando durante generaciones.

En caso de confirmarse la autorización, Sommarøy se convertiría en la primera zona del mundo en ser libre de tiempo –lo cual nosotros en Ecoosfera celebramos, por que nos recuerda que el tiempo lineas es, hasta cierto punto, una arbitrariedad cultural–. 



La belleza del instinto maternal entre los animales

La naturaleza es muy sabia y brinda a cada animal los elementos necesarios para asegurar la protección de sus descendientes.

En el reino animal, el instinto maternal es un proceso natural que viven muchas especies, incluido el humano. Esta inclinación por el cuidado de las crías, suele presentarse en mayor medida en hembras como parte de su ciclo reproductivo.

No es ajeno el trabajo y colaboración que emprenden algunos machos por el cuidado de los hijos, sin embargo, en múltiples ocasiones y especies, la madre es quien suele ser la encargada de sacar adelante a las crías de manera solitaria; incluso en algunos animales, el esfuerzo maternal consiste en superar condiciones climáticas rigurosas con el fin de lograr que su descendencia se desarrolle. Ejemplo de ello son las ballenas grises, quienes recorren miles de kilómetros para encontrar el mejor lugar para dar a luz.

El instinto maternal en el reino animal no solo abarca la gestación o incubación, también implica la alimentación de las crías, vigilancia en el desarrollo de las mismas y enseñanza de técnicas para sobrevivir. También se desarrolla un lazo fraternal entre la madre e hijo que tiene una serie de reacciones cerebrales en las hembras. Ejemplo de ello es el amamantamiento humano, en el cual se libera oxitocina en el cuerpo de la madre, hormona relacionada con la sensación de placer y bienestar.

Aunque se reconoce el instinto maternal entre los humanos como un acto que responde a procesos sociales, la realidad es que se comparte mucho con los animales respecto al tema, los simios, por ejemplo, son muy parecidos a las personas.

La bióloga Lucía Gandarillas, especialista del Parque de la Naturaleza de Cabárceno en España, asegura que las hembras gorilas tienen el instinto maternal muy desarrollado, son tan protectoras con sus crías que incluso dejan de comer para dedicarles el mayor tiempo posible. Por su parte, las hembras orangután tardan más de 6 años en desprenderse de sus hijos para que estos alcancen la independencia, un largo período de tiempo en el reino animal.

Otra especie que también sorprende por su instinto maternal son los perros, debido a que las hembras son capaces de sustituir como nodrizas a madres que fallecieron para que los hijos sobrevivan.

Sin duda, la naturaleza es muy sabia y brinda a cada animal los elementos necesarios para asegurar la protección de sus descendientes. De esta manera, se mantiene la existencia las diferentes especies que habitan en el planeta. Si conoces alguna otra curiosidad de la maternidad en la biodiversidad de la Tierra, ¡compártela con nosotros!

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic