Nunca se había visto a una mamá pato como la que el fotógrafo amateur Brent Cizek capturó en un lago de Minnesota.

Este fotógrafo no podía creerlo cuando, al dirigir su bote a la costa del lago Bemidji para huir de la lluvia, vio a esta mamá pato de la especie serreta grande, detrás de la cual aparecieron diez, 15, 20 patitos, hasta que en la kilométrica fila pudo contar un total de 56. Después, cuando pudo volver al lago una segunda ocasión, se dio cuenta de que el número de patitos ascendía hasta 76.

madres-hijos-pato-patitos-fila-mundo-animal

 

¿Por qué tantos patitos seguían a esta mamá pato?

Según contó Cizek para la Audubon Society, que dio a conocer por primera vez esta fotografía y la historia detrás, ya antes había fotografiado una fila de 20 patitos siguiendo a su madre, pensando que eso ya era bastante asombroso.

Y es que el pato serreta grande sólo puede poner un máximo de 13 huevos. Pero tiene un curioso comportamiento, el cual consiste en que algunas hembras colocan sus huevos en los nidos de otras hembras. Se cree que esta es una táctica para asegurar la supervivencia de algunas crías, pues en caso de que los predadores ataquen un nido, no habrán podido acabar con todos los huevos.

Así que la mamá pato que Cizek captó es un conmovedor ejemplo de solidaridad pues que, según se piensa, los 76 patitos fueron adoptados por ella. Pero aún no comprenden cómo, ya que ella sólo pudo haber incubado un máximo de 20 huevos. Por eso, los expertos de la Audubon Society sostienen la hipótesis de que esta mamá pato encontró patitos abandonados o perdidos en el lago. ¿Por qué estaban perdidos? Tal cosa podría explicarse por muchas razones: quizá se extraviaron a causa de las lluvias, o puede que sus padres fuesen cazados.

¿Cómo saberlo? Lo cierto es que no hay cómo responder a este misterio, pero no cabe duda de que esta mamá pato es un ejemplo de solidaridad y empatía, pues decidió hacerse cargo de estos patitos. Algo que, como todas las madres del mundo saben, no es nada fácil.