Uno de los componentes clave del Nuevo Pan Bimbo Natural es la masa madre, antigua técnica de fermentación de granos que sólo requiere agua, harina y mucha paciencia. Este método se remonta al Antiguo Egipto y durante miles de años fue la única forma de hacer pan, hasta hace apenas 200 años.

En Europa, la gente solía atesorar masa madre de varios años de edad, que incluso se heredaba de padres a hijos, siempre con el objetivo de seguir produciendo pan. Durante siglos así se produjeron panes de distintos granos y consistencias, pero también panes dulces, pasteles y galletas. Eventualmente la masa madre llegó a nuestro continente, pero fue en Norteamérica donde su técnica se desarrolló especialmente. De hecho, los primeros aventureros que llegaron a Alaska durante la fiebre del oro llevaban masa madre en sus mochilas. 

 

Mejor control del azúcar

El pan de masa madre se elabora dejando reposar una mezcla de harina y agua que se va alimentando día a día, mientras las enzimas de la mezcla van haciendo su magia. Durante el proceso de fermentación las bacterias presentes en el ambiente consumen los carbohidratos de la harina, creando azúcares y gases que harán que la masa leve. 

Además de su sabor y aroma, hoy muy valorados en la escena gourmet, la fermentación de la masa madre tiene diversos beneficios para el organismo. Uno de ellos es que produce un pico glucémico más bajo que cualquier otro tipo de panificado. Así, este tipo de fermentación dispara en el cuerpo una respuesta de la glucosa y la insulina significativamente menor que la que provocan los panes comunes, lo que es una buena noticia para quienes padecen diabetes.

beneficios-pan- masa madre

 

Digestivo y amable

Otro beneficio del pan de masa madre es que durante su fermentación el gluten es descompuesto de forma tal que resulta inocuo para quienes son sensibles a esta proteína vegetal, o incluso celíacos. De hecho, en un estudio publicado en 2011, los pacientes con celiaquía que consumieron pan de masa madre durante meses no sufrieron ningún síntoma. También hay evidencia científica de que los panes hechos con masa madre son menos proclives a agravar los síntomas del síndrome de intestino irritable. 

 

Más nutritivo

A pesar de que el pan de masa madre suele estar hecho con las mismas harinas que otros panes, su proceso de fermentación mejora su perfil nutricional. Esto ocurre porque el ácido láctico de la masa madre baja el pH del pan, lo cual redunda en una mayor absorción de minerales como potasio, zinc y magnesio. 

masa madre- pan natural-beneficios

 

Sin lactosa

Quienes tienen la sana costumbre de revisar las etiquetas de los alimentos se sorprenderán gratamente al descubrir que los ingredientes del Nuevo Pan Natural Bimbo no sólo son muy pocos, sino que son todos naturales: harina, masa madre, aceite de oliva y una pizca de sal. Y no tiene leche ni lactosa, una ventaja para los fans del pan de caja que tienen alergia o intolerancia a la lactosa, condición que afecta al 83% de la población mexicana.

masa madre-beneficios

 

Aliado para bajar de peso

El quinto beneficio de la masa madre tiene que ver con la pérdida de peso. A pesar de la mala prensa que durante años tuvieron los carbohidratos a la hora de ponderar su rol en las dietas, hay evidencia que señala lo contrario, especialmente en el caso del pan de masa madre, pues en su fermentación se producen ácidos grasos de cadena corta. Cada uno de ellos tiene distintas funciones: unos regulan las señales transmitidas al sistema nervioso central, allí donde se crean las sensaciones de saciedad, mientras que otros actúan en la producción de hormonas gastrointestinales y el control del hambre.

Podríamos seguir enumerando las virtudes del pan de masa madre, pero no terminaríamos. Nos faltó decir, es cierto, que su corteza es crujiente, y su miga aireada y de aroma intenso. Resulta suave al tacto, es elástica y su sabor agradablemente acidulado. ¿Te convencimos?