Estos son los países más peligrosos para ser mujer

Conoce cuáles son los 10 países más peligrosos para las mujeres. ¿Y el tuyo qué tal?

Ser mujer es un peligro. Tal sentencia puede parecer cruda y desproporcionada, pero se afirma en la violenta realidad que cotidianamente afronta el género femenino en todo el mundo: esa mitad de la población que “sostiene la mitad del cielo”, como afirman románticamente –y no sin razón– las feministas chinas.

Un estudio reciente, llevado a cabo por la Thomson Reuters Foundation, ha revelado en qué países tal peligro es más palpable, lo cual se traduce en violencia sexual y redes de tráfico para trabajos sexuales forzados o matrimonios impuestos. Los resultados están basados en las investigaciones de 550 expertos de Europa, África, América y el Pacífico, y la investigación incluyó a trabajadores sociales y de la salud, académicos y organizaciones no gubernamentales, entre otros.

paises-mas-peligrosos-mujer-violencia-genero-mundo-mexico

¿Cuáles son los 10 países más peligrosos para ser mujer?

10. Estados Unidos

9. Nigeria

8. Yemen 

7. República Democrática del Congo

6. Pakistán

5. Arabia Saudita

4. Somalia

3. Siria 

2. Afganistán

1. India

La India fue el país con mayores índices de dichos delitos, y el más peligroso para ser mujer.

paises-mas-peligrosos-mujer-violencia-genero-mundo-mexico

La población femenina de la India está severamente expuesta a la violencia de género debido al arraigo cultural de ciertas prácticas –como los matrimonios forzados–, mismas que son un caldo de cultivo para abusos de todo tipo que incluyen la mutilación genital, la esclavitud y la violencia psicológica a temprana edad.

Entre 2007 y 2016 se reportaron 4 casos de violación cada hora en la India.

No extraña que el resto de países pertenezcan en su mayoría a Oriente, una zona del mundo que es fuente de conocimientos primigenios y fundamentales, así como de grandes avances tecnológicos e incluso iniciativas ecológicas, pero donde la mujer sigue siendo considerada poco menos que un objeto, y en ocasiones también se enfrenta a la guerra, como es el caso de Siria y Afganistán.

Esto demuestra que lograr la equidad de género requiere de cambios profundos, los cuales involucran prácticas culturales e incluso hacen necesario extirpar los paradigmas patriarcales arraigados en el inconsciente de las personas.

Los hombres deberían cambiar su pensamiento ortodoxo. De esa forma las mujeres podríamos respirar tranquilas.

(Mujer india encuestada por Trust.org)

 

El único país de Occidente que entró en la lista fue Estados Unidos, donde en los últimos años se ha incrementado la violencia de género, ante lo cual las respuestas de la sociedad, y de mujeres organizadas bajo la proclama #MeToo, no se han hecho esperar.

No obstante, y más allá del estudio de Thomson Reuters, otros países del continente americanos son muy peligrosos en este sentido. Así lo demuestran todos aquellos donde se realizan actividades mineras, en los cuales la violencia laboral es realmente mortífera para las mujeres, sobre todo indígenas.

O como en México, donde se registran 7 de los 12 feminicidios que ocurren cada día en América Latina.

paises-mas-peligrosos-mujer-violencia-genero-mundo-mexico

Cabe destacar que por eso la categoría jurídica de feminicidio fue traducida al español por primera vez en México, como parte de la batalla dada por feministas como Marcela Lagarde ante el incremento de estos delitos en Ciudad Juárez –un oscuro caso que tiene su propia entrada en Wikipedia–.

Esto ha constituido un enorme paso en contra de los peligros de ser mujer en la actualidad, que debe trasladarse a otros países, junto con la pelea multidimensional de erradicar la violencia de género y lograr la equidad a nivel psíquico, de conciencia, pero también a nivel mediático, laboral y jurídico.

 

Imágenes: 1) Reuters Adnan Abidi; 2) Reuters; 3) César Martínez



Joven desafía las fronteras del género y baila una danza masculina para honrar a su abuelo

Mira este corto documental aquí.

Alguna vez la poeta Maya Angelou dijo haber aprendido que la gente puede olvidar lo que el otro le dijo, que puede olvidar lo que el otro hizo. Pero que la gente jamás olvida como el otro la hizo sentir.

La joven noruega Vilde Westeng parece haber tenido esto muy claro cuando decidió deshacerse de los rígidos estereotipos que constriñen todo –al arte incluido–, y comenzó a entrenar para competir en un halling: una danza folklórica noruega tradicionalmente masculina, la cual está repleta de acrobacias.

Por este desafiante acto, la joven sufrió burlas de sus compañeros. Como expresó en el corto documental Sorrow is the Price you pay for love, del director Erlend E. Mo:

Mucha gente cree que las chicas no deberían bailar el Halling. Eso es porque las pocas chicas que lo hacen lo bailan al estilo ballet. 

No obstante, las burlas no la hicieron desistir. Al los 12 años ganó una competencia nacional de esta danza en su versión más “varonil”, mostrando que podía bailarla como –o mejor– que los hombres. Ello sin importar que el Halling es una danza particularmente ruda, que requiere de desarrollar gran fortaleza muscular.

Pero Vilde Westeng no sólo quiso ser la mejor para satisfacer su propio deseo. Desde que su abuelo, quien también fue un danzante profesional, enfermó de cáncer, la joven se propuso ganar la competencia nacional para honrarlo y mostrarle su amor.

No te diremos el final de esta historia conmovedora, desafiante y llena de compromiso. Puedes ver el corto documental aquí mismo, cortesía de Erlend E. Mo y The Atlantic. Además podrás ver las asombrosas presentaciones de Westeng bailando esta danza tradicional nórdica, que son simplemente imperdibles.