Oumuamua, “mensajero de lejos que llega primero” en hawaiano, es quizá uno de los objetos espaciales que más desconcierto han causado entre la comunidad astrónoma. Lo avistaron en Hawái en 2017, gracias al telescopio Pan-STARRS, y debido a su extraña forma y a la inusual órbita que parece tener, ha generado toda una mística a su alrededor.

Desde su descubrimiento, muchos astrónomos aficionados insisten –como no podía faltar– en que se trata de un resto de tecnología alienígena. Uno de los factores que más sospechas provoca hasta el momento es que su órbita es hiperbólica, es decir: Oumuamua se mueve demasiado rápido como para ser atraído por el sol. Esto es un indicador de que este extraño visitante es realmente interestelar, es decir, viene de muy, muy lejos.

Oumuamua es el primer objeto interestelar que visita nuestra galaxia.

Pero, ¿puede ser realmente un gadget alienígena?

oumuamua-objeto-espacial-asteroide-nave-espacial-fractal-copo-nieve-cosmico

Según otras observaciones, Oumuamua no podría ser un asteroide, o por lo menos no un asteroide convencional. Y es que, al parecer, no es sólido. Se ha especulado que es menos denso que el aire lo que, aunado a su extensión y a su forma aparentemente plana, haría imposible que se tratase de un objeto macizo.

Tampoco podría tratarse de un cometa, ya que un nuevo estudio de la Universidad de Cambridge sostiene que las mismas fuerzas que parecían haber acelerado Oumuamua –y que deberían haber producido una cola, como la que tienen todos los cometas– también deberían haber afectado su giro. Dichas fuerzas de aceleración deberían haber torcido a Oumuamua a tal grado que éste se hubiera roto en pedazos en algún punto. 

Esto ha llevado a los astrónomos a pensar que Oumuamua podría ser algo así como un fractal: un objeto de intrincada geometría, cuya estructura ramificada le da esa apariencia de ser más pesado, cuando en realidad es ligero como un copo de nieve. Un copo de nieve cósmico.

 

¿Cómo se forman los fractales en el espacio?

oumuamua-objeto-espacial-asteroide-nave-espacial-fractal-copo-nieve-cosmico
Las estructuras de un fractal pueden lucir sólidas, pero estar llenas de espacios vacíos. Esto es llamado una curva de Koch, y muestra cómo puede lucir un copo de nieve. (Eric Baird/Wikimedia)

La investigación que lanzó la hipótesis de que Oumuamua es un fractal, y que fue publicada recientemente en New Scientist, plantea que un cristal masivo como Oumuamua podría haber nacido de alguna estrella joven. Al parecer, los copos de nieve cósmicos se forman alrededor de sus discos, los cuales contienen gran cantidad de material cósmico. Estos discos son los que rodean las estrellas y forman eventualmente los planetas.

Como en dicho disco de material cósmico las temperaturas son heladas, la hipótesis es que los granos de polvo y agua helada se unen, formando fractales. Quizá Oumuamua es un fractal inusual, que cobró un gran tamaño por alguna extraña razón aún por conocer. Aunque si el universo fuese infinito, tendría sentido que sus copos de nieve fueran masivos.