Oumuamua, el primer visitante interestelar, es un copo de nieve cósmico

Se cree que este extraño objeto espacial podría ser un fractal nacido de las estrellas. Poesía pura.

Oumuamua, “mensajero de lejos que llega primero” en hawaiano, es quizá uno de los objetos espaciales que más desconcierto han causado entre la comunidad astrónoma. Lo avistaron en Hawái en 2017, gracias al telescopio Pan-STARRS, y debido a su extraña forma y a la inusual órbita que parece tener, ha generado toda una mística a su alrededor.

Desde su descubrimiento, muchos astrónomos aficionados insisten –como no podía faltar– en que se trata de un resto de tecnología alienígena. Uno de los factores que más sospechas provoca hasta el momento es que su órbita es hiperbólica, es decir: Oumuamua se mueve demasiado rápido como para ser atraído por el sol. Esto es un indicador de que este extraño visitante es realmente interestelar, es decir, viene de muy, muy lejos.

Oumuamua es el primer objeto interestelar que visita nuestra galaxia.

Pero, ¿puede ser realmente un gadget alienígena?

oumuamua-objeto-espacial-asteroide-nave-espacial-fractal-copo-nieve-cosmico

Según otras observaciones, Oumuamua no podría ser un asteroide, o por lo menos no un asteroide convencional. Y es que, al parecer, no es sólido. Se ha especulado que es menos denso que el aire lo que, aunado a su extensión y a su forma aparentemente plana, haría imposible que se tratase de un objeto macizo.

Tampoco podría tratarse de un cometa, ya que un nuevo estudio de la Universidad de Cambridge sostiene que las mismas fuerzas que parecían haber acelerado Oumuamua –y que deberían haber producido una cola, como la que tienen todos los cometas– también deberían haber afectado su giro. Dichas fuerzas de aceleración deberían haber torcido a Oumuamua a tal grado que éste se hubiera roto en pedazos en algún punto. 

Esto ha llevado a los astrónomos a pensar que Oumuamua podría ser algo así como un fractal: un objeto de intrincada geometría, cuya estructura ramificada le da esa apariencia de ser más pesado, cuando en realidad es ligero como un copo de nieve. Un copo de nieve cósmico.

 

¿Cómo se forman los fractales en el espacio?

oumuamua-objeto-espacial-asteroide-nave-espacial-fractal-copo-nieve-cosmico
Las estructuras de un fractal pueden lucir sólidas, pero estar llenas de espacios vacíos. Esto es llamado una curva de Koch, y muestra cómo puede lucir un copo de nieve. (Eric Baird/Wikimedia)

La investigación que lanzó la hipótesis de que Oumuamua es un fractal, y que fue publicada recientemente en New Scientist, plantea que un cristal masivo como Oumuamua podría haber nacido de alguna estrella joven. Al parecer, los copos de nieve cósmicos se forman alrededor de sus discos, los cuales contienen gran cantidad de material cósmico. Estos discos son los que rodean las estrellas y forman eventualmente los planetas.

Como en dicho disco de material cósmico las temperaturas son heladas, la hipótesis es que los granos de polvo y agua helada se unen, formando fractales. Quizá Oumuamua es un fractal inusual, que cobró un gran tamaño por alguna extraña razón aún por conocer. Aunque si el universo fuese infinito, tendría sentido que sus copos de nieve fueran masivos.



Este podría ser el plástico del futuro (es 100% reciclable)

Una opción más para transitar a un futuro sustentable, cortesía de científicos de Berkeley.

Cuando el químico Leo Baekeland desarrolló el primer plástico sintético, allá por 1909, no estaba pensando en que fuese reciclable. Sólo tenía la intención de que pudiera ser utilizado en masa para así revolucionar un montón de incipientes industrias, sin reflexionar sobre las consecuencias que podía acarrear la interrupción del ciclo natural de la vida, donde nada se crea ni se destruye, sino que se transforma. Cosa que, por cierto, no hace el plástico.

Por supuesto, el plástico sí es reciclable. Pero reciclarlo es un gran problema, debido a que sus componentes químicos son demasiados y a que está lleno de aditivos. Además existen muchos tipos de plástico, lo que hace del reciclaje un auténtico juego de azar donde nunca se sabe cuál será el resultado final, pues un resultado homogéneo requeriría de que se reciclaran sólo los mismos tipos de plástico.

Es así que encontrarle un uso al plástico reciclado es muy difícil.

plastico-100-reciclable-reutilizable-berkeley

La opción es, por ello, dejar de usar plástico: volver a los tiempos de nuestros padres, cuando usaban y reutilizaban envases de vidrio y había otras dinámicas de producción y consumo. Pero actualmente somos tan dependientes de este material que desintoxicarnos colectivamente de él tomará más tiempo del que quisiéramos.

Necesitamos otras alternativas

Por eso, científicos de Berkeley han desarrollado un plástico que tiene todas las características del plástico sintético –como ser ligero y moldeable–, pero que es 100% reciclable.

Estas son grandes noticias, ya que lo aparatoso del proceso de reciclaje  del plástico es lo que ha hecho tan difícil encontrar formas de reutilizarlo. Algunos han hecho avances utilizándolo, por ejemplo, para pavimentar caminos. Pero, ¿cómo hacer este proceso algo menos complicado? Y más aún: ¿cómo hacer que todos podamos reciclar plástico sabiendo que sí servirá de algo?

Plástico prístino

Los científicos de Berkeley, cuyo estudio fue publicado en Nature Chemistry, experimentaron con el plástico a nivel químico, haciéndolo susceptible a romperse a nivel molecular. Esto lo hace recuperar su forma original al ser reciclado, lo que facilita su reutilización. Así que estamos ante una especie de plástico prístino, resiliente, que puede cumplir el ciclo natural de la vida y que podríamos usar sin remordimiento.

Por supuesto, de popularizarse esta forma de plástico se requeriría de mejorar la infraestructura de reciclaje ahí donde deba ser mejorada. Pero también es importante pensar que es sólo una solución entre otras, y que las alternativas al plástico no implican sólo sustituir este material o hacerlo reciclable, sino un cambio completo de mentalidad. ¿Es realmente necesario que seamos tan consumistas? ¿Estamos condenados a ser dependientes de envases y productos de un solo uso? Estas son las cuestiones fundamentales a las que ningún avance científico va a dar solución, sino sólo nuestra evolución a una sociedad más consciente.

*Imágenes: 1) American Fire Glass; 2) Equa



Esta atroz fotogalería revela lo que provoca nuestro plástico en los animales

Los objetos hechos de este tóxico material se vuelven trampas mortales.

Parece que para reaccionar ante algo tenemos que verlo con nuestros propios ojos. Y si nuestra empatía aún no está lo bastante atrofiada, es probable que así reaccionemos y decidamos tomar acción para evitar aquello que logró perturbarnos.

En ese sentido, dejar de usar plástico es una de esas acciones que todos deberíamos estar tomando ya. No sólo porque este material está contaminando el planeta entero, llegando incluso hasta las montañas, sino porque cada objeto de plástico puede ser una trampa mortal para decenas de especies animales.

Si no dejamos nuestro vicio a este material tóxico, para 2050 habrá más plástico que peces en el océano. Pero el plástico también afecta severamente a otras especies –además de a las marinas–, quienes se ven recurrentemente asfixiadas por bolsas de plástico o cuyas extremidades se atoran en utensilios de este material.

Esta fotogalería demuestra cuán lejos ha llegado el plástico, y quizá baste para sensibilizarte y que decidas sustituir todo objeto de un solo uso por otros más duraderos y sustentables.

Imágenes: 1, 2, 3 , 4, 5, 6 y 7) Using Less Plastic; 8) John Cancalosi; 9) Shawn Miller