El remoto archipiélago de Novaya Zemlya es testigo de una peculiar invasión. Un montón de osos polares cruzó el océano Ártico para adentrarse en esta región al norte de Rusia, según reporta BBC News. Sus habitantes los han visto rondar por edificios y lugares públicos, por lo que temen un ataque.

La cantidad de osos polares en la localidad ha llevado a sus autoridades a declararse en estado de emergencia. El poblado de Belushya Guba registra la presencia de más de 50 osos en constante rotación. Ellos recorren las calles sin temor alguno, impulsados por un poderoso instinto: el hambre.

Los osos “invaden” la zona en busca de alimento. ¿La causa? El calentamiento global, que derrite cada vez más capas de hielo. Sin ellas, los osos no tienen las condiciones adecuadas para cazar en su hábitat. Su única alternativa es encontrar alimento en otras tierras o morir de hambre.

Aunque Novaya Zemlya colinda con las regiones nativas de estos osos, sus pobladores afirman que nunca habían visto una invasión así. Por fortuna, las autoridades locales están optando por una solución pacífica. Han prohibido el uso de cualquier arma para ahuyentar a estos animales, clasificados como una especie en peligro de extinción.

Es innegable que las consecuencias de esta invasión son tristes. Los habitantes del poblado temen salir a la calle, y los osos que las recorren seguro son víctimas de una enorme desorientación. El evento es una prueba contundente de que el alza desmedida en la temperatura global está generando conflictos para los que no estamos preparados.

A pesar de que esta emergencia suceda en un sitio remoto para muchos, es una señal de alarma que concierne a todo el planeta. Los animales ya están reaccionando al cambio climático con comportamientos que pueden resultar invasivos. Pero hay que preguntarnos: si nuestras incontrolables emisiones de dióxido de carbono expulsan a estos osos de sus hogares, ¿quién está invadiendo a quién?