Al igual que la ciencia, el arte nos permite explorar visiones y terrenos jamás vistos. En un mundo lleno de vida como el planeta Tierra, los seres nunca se cansan de evolucionar. Este es el caso de la orquídea, esa gran flor que resalta por su diversidad de colores y belleza.

Por suerte, para aquellos que no estén familiarizados con la complejidad de esta planta, la artista británica Laura Hart creó una colección completa de esculturas que rinden tributo a los elementos que caracterizan a estas flores.

orquidea-flor-vidrio-plantas-arte
Laura Hart

Como ideales objetivos para la polinización, las orquídeas son fundamentales para el medioambiente. Pero, además de esta importante razón, Laura Hart decidió que desde las vías artísticas se podía aprovechar la riqueza de diversidad de la orquídea.

Así nació la colección Orchis Exotica, una conmemoración de los estilos salvajes y cautivadores de la naturaleza. Esta representación artística de uno de los organismos más fundamentales de la Tierra utiliza tonos llamativos y hermosos patrones plasmados en vidrio, además de un toque de luz.

flores-orquideas-vidrio-arte-exposicion
Laura Hart

Cada pieza de la serie mide casi medio metro de ancho y toma vida al conectarse con un centro brillante de neón bicolor que personifica las partes reproductivas vitales de la orquídea. Este homenaje a la capacidad de las orquídeas para transformarse y evolucionar en lo que hoy conocemos es un ejemplo de adaptación y supervivencia.

La naturaleza, siempre dedicada a enseñarnos más de lo que creemos posible, nos sumerge en la génesis de la orquídea. La historia de esta flor llena de fuerza exótica y belleza incomparable nos enseña sobre la resiliencia frente al cambio que implica estar vivos. Convirtamos la fragilidad en fortaleza, la esencia en herencia y la vida en conocimiento. Vivamos la transformación en busca de un mejor estado del ser.

orquidea-arte-flores-plantas
Laura Hart

flores-naturaleza-arte

 

Sigue leyendo: Simbiosis de la Tierra: esculturas de la naturaleza y el ser humano