Por donde sea que mires, tu cuerpo y ser están hechos de estrellas. Esta afirmación nos clasifica automáticamente como alienígenas. Pero no vayamos tan rápido. El origen de los seres humanos implica un debate más complejo y, por suerte, un pequeño microbio podría darnos algunas pistas.

La investigación sobre el origen de la humanidad inicia con la hipótesis de la panspermia. Esta teoría propone que la vida en la Tierra en realidad no se originó en esta superficie, sino que fue sembrada por meteoritos que transportaban microorganismos misteriosos. Por lo tanto, la vida dentro de esa roca habría surgido en el universo lejano.

hay mas microbios planeta que estrellas universo

El problema es que no se han encontrado organismos en ningún meteorito, lo cual complica la comprobación de esta hipótesis. Afortunadamente, el cosmos ha decidido abrirse un poco y revelarnos detalles importantes. Una investigación publicada en Scientific Reports señala que hay posibilidades de probar la hipótesis de la panspermia y, por ende, acercarnos al origen de los seres humanos.

También en Ecoosfera: Neuronas como estrellas: ¿Hay más sinapsis en nuestro cerebro que estrellas en la vía láctea?

 

Un paso de microbio hacia el origen de los humanos

Dentro del organismo del microbio Metallosphera sedula, conocido por su voraz apetito por los metales, yace el universo. Bueno, no literalmente. La investigación explica que el plato fuerte de este microbio son los meteoritos, es decir, las rocas llenas de elementos del cosmos.

M. sedula se alimenta con entusiasmo de aquellas rocas ricas en metales y minerales tanto terrestres como espaciales. Asimismo, es capaz de sobrevivir alimentándose de los metales atrapados en su cuerpo e incluso puede producir organismos más sanos. Un análisis exhaustivo de las rocas espaciales de las que se alimenta este microbio reveló que un solo meteoro puede almacenar hasta 30 tipos de metales distintos que garantizan una dieta equilibrada. ¡A comer meteoros!

Si bien esto no confirma que en los meteoros haya vida, al menos puede asegurarse que estas rocas son un excelente alimento que garantiza la continuidad de la vida. Imagina que llegan al planeta millones de organismos y microbios atados a un meteorito mientras lo devoran.

El origen de los seres humanos no es ni de cerca el mismo que el de estos microbios, pero es posible que a partir de ese manjar de estrellas haya ocurrido algún tipo de magia en la Tierra. La vida hace miles de millones de años no era la misma que hoy y si queremos descubrir aunque sea un poco de nosotros, tal vez sea momento de considerar las ideas más locas.

 

Sigue leyendo: ¿Por qué es cierto que estamos hechos de estrellas?