PUBLICIDAD

ORBE CULTURAL

Una tumba antigua podría guardar una predicción sobre el día final

Antropólogos han encontrado nuevos detalles sobre una reina en Egipto de la que no se tenía previo conocimiento. Pero más allá de los saberes históricos que ofrece este hallazgo, hay una proyección que podría augurar el final de los tiempos de la sociedad como la conocemos.

El profesor Miroslav Barta y su equipo de exploración encontraron una tumba antigua que al parecer perteneció a Khentkaus III, una reina que vivió en la época del Imperio Antiguo de Egipto entre el 2649 y el 2150 a. C. El hallazgo se produjo en una necrópolis de Abusir, al suroeste de El Cairo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El descubrimiento de la tumba que fue encontrada a 198 metros de profundidad, fue tildado como “un parche negro en la historia del Imperio Antiguo”, por Barta debido a que podría mostrarnos el futuro de nuestra propia sociedad.

Gracias a los jeroglíficos tallados a la cabeza de la tumba, Barta descubrió que Khentkaus fue en realidad una ‘Reina Madre’, esposa del faraón Neferefre (también conocido como Reneferef), quien gobernó hace unos 4.500 años.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Todavía no se conocen los detalles del descubrimiento, debido a que las pruebas de carbono y demás análisis de laboratorio que dan luz sobre los hallazgos, tardan años en completarse. Sin embargo, Barta está convencido de que la tumba y lo que yace dentro de ella, podría darnos indicios de una época no muy distinta a la nuestra que se enfrentó al desastre para luego terminar en ruinas.

¿Qué encontraron dentro de la tumba?

A parte de los restos óseos de la Reina Madre, los arqueólogos descubrieron dentro de la tumba trabajos de madera, cerámica, cobre y también huesos de animales. Pero por ahora no se saben las condiciones en las que Khentkaus III murió, para ello habrá que esperar hasta que los expertos terminen los análisis pertinentes que les dirán si sufría algún padecimiento físico y cuántos hijos tuvo. No obstante, la reconstrucción del rostro será “extremadamente difícil, sino es que imposible”, debido al deterioro del cráneo ocasionado probablemente por los saqueadores.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Barta y su equipo creen que la reina vivió en un periodo crucial para el Imperio Antiguo de Egipto, pues comenzó a enfrentarse a factores de importancia fundamentales como el “surgimiento de la democracia, el terrible impacto del nepotismo y el papel que grupos de interés desempeñaron”, explican.

No obstante, no fueron los únicos puntos que comenzaron a deteriorar el estado, pues “el cambio climático también jugó un papel importante, al llevar a su fin no sólo al Imperio Antiguo, sino a quienes vivían en Oriente Medio y en Europa Occidental en aquella época”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Esto contribuyó a la desintegración de la era de los constructores de pirámides”, dice Barta. “Sin inundaciones razonables, no hubo cosechas razonables y por lo tanto hubo impuestos muy malos; sin impuestos apropiados no había medios suficientes para financiar el aparato del Estado y mantener la ideología y la integridad del Estado”.

Una proyección de nuestro presente

Barta cree que el estudio de esta tumba arrojará mucha información sobre los obstáculos a los que se enfrentó la época del imperio egipcio que lo llevaron al declive. Pero también, podría enseñarnos mucho sobre lo que vivimos actualmente y quizá, mostrarnos el camino que tomará el rumbo de nuestra sociedad si no ponemos especial cuidado.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Puedes encontrar muchos caminos hacia nuestro mundo moderno, el cual también enfrenta muchos desafíos internos y externos”, explica Barta. “Al estudiar el pasado se puede aprender mucho más sobre el presente. No somos diferentes a ellos. Las personas siempre piensan ‘esta época es diferente’ y ‘somos diferentes’. No lo somos”.

El incesante calentamiento global a causa de la negativa del hombre a abandonar los combustibles fósiles que a su vez está generando un cambio climático mucho más acelerado de lo normal, no sólo tiene implicaciones ambientales. Con el deterioro de las condiciones de vida óptimas para la población del mundo, también viene el declive de los sistemas económicos y en consecuencia, los estados se ven debilitados. Es por esto que Barta cree que no sólo se trata de un simple hallazgo de una tumba, sino de una predicción que podríamos vivir en un futuro cercano.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD