PUBLICIDAD

ORBE CULTURAL

Hombre lanza pastel contra la Mona Lisa, ¿cuáles fueron las razones?

El Museo de Louvre en París es uno de los que más visitas recibe anualmente, hasta antes de la pandemia atraía a un total de 10 millones de visitantes. Actualmente sigue considerándose como uno de los más importantes del mundo, pues alberga obras como la Mona Lisa de Leonardo DaVinci. Sin embargo, una gran cantidad de personas es sinónimo de que cualquier cosa puede suceder, tal como ahora que un hombre de 36 de años arrojó un pastel hacia el famoso cuadro del artista italiano y que puso en alerta a la seguridad del museo.

Pese a que los funcionarios del Museo del Louvre se negaron a comentar sobre el incidente, las versiones sobre el ataque hacia el cuadro de la Mona Lisa han comenzado a surgir en redes sociales. Visitantes que se encontraban presentes al momento de la agresión, comenzaron a compartir sus relatos en Twitter.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El usuario Lukeee incluso publicó un video que muestra el momento en que un empleado del museo se acerca al importante cuadro para limpiar los restos de pastel impregnados en el cristal de seguridad. El video viene acompañado de la narrativa de cómo sucedieron los hechos.

“Un hombre vestido de anciana salta de una silla de ruedas e intenta romper el cristal a prueba de balas de la Mona Lisa. Luego procede a untar pastel en el vidrio y arroja rosas por todas partes, todo antes de ser abordado por seguridad”, escribió Lukeee.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

También compartió un video en donde se puede apreciar al hombre de 36 años siendo escoltado por seguridad, mientras de un discurso en francés.

“Hay personas que están destruyendo la Tierra… Todos los artistas, piensen en la Tierra. Es por eso que hice esto, piensa en el planeta”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Las razones detrás del ataque a la Mona Lisa

El hombre abiertamente dijo que se trata sobre el planeta y hacia dónde estamos dirigiendo nuestra atención. No es un secreto que la Madre Tierra ha fungido como musa para muchos de las artistas de los cuales sus obras se exhiben en museos de gran renombre como el Louvre. Van Gogh, por ejemplo, siempre dirigió su atención hacia los paisajes sublimes que le regaló la naturaleza y decidió inmortalizarlos en sus obras.

El discurso del hombre nos hace cuestionarnos qué es lo que estamos colocando como prioridad. Es decir, si bien es cierto que las obras de arte son nuestro capital cultural y son de gran importancia para la historia de la humanidad, también es cierto que lo realmente importante está siendo dejado de lado.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Para prueba de ello están los resultados obtenidos de la COP26, celebrada hace unos meses. La conferencia más importante a nivel mundial sobre el medio ambiente, no logró generar un cambio en la perspectiva de las autoridades a nivel mundial que siguen apostando por el crecimiento económico lejos de proteger al planeta de la devastación. Los esfuerzos son insuficientes para minar el calentamiento global y con ello, frenar la crisis climática que está afectando enormemente al planeta.

Aunque parece que la acción de arrojar pasteles a la Mona Lisa no tiene una relación directa con la defensa del planeta, en realidad sí la tiene. Después de todo de eso se trata el activismo, de praxis subversivas que nos descolocan y que sólo de esta forma nos obligan a voltear hacia lo realmente importante. Es menester reordenar nuestras prioridades como humanidad, el cuidado del planeta debería colocarse en primer lugar. De lo contrario, perderemos esta ‘guerra suicida’ que sostenemos contra la naturaleza.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Esta no es la primera vez que la Mona Lisa sufre algún ataque de esta naturaleza, en 1956 una hombre arrojó una piedra directo hacia la pintura, arruinándole el codo izquierdo. De inmediato se le colocó un cristal de seguridad que incluso hoy en día es a prueba de balas. En 2005 la seguridad del famoso cuadro se reforzó al agregar una caja reforzada que se encarga de controlar la temperatura y la humedad. Sin embargo, los ataques continuaron pues en 2009 una mujer arrojó una taza de cerámica hacia el cristal de seguridad, aunque no hubo daños en aquella ocasión. Ahora el museo ya se encuentra evaluando las acciones contra el hombre que arrojó el pastel contra la Mona Lisa.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD