Tu guía para una vida sostenible y medio ambiente

Los Egipcios Creían En La ‘energía Divina’ De Los Gatos

Los egipcios creían en la ‘energía divina’ de los gatos

La veneración hacia los gatos por parte de la cultura egipcia fue tal que matar a un felino podría costarle la vida a cualquiera.

La cultura egipcia es más bien conocida por sus intrincados y todavía desconocidos métodos de construcción de sus grandes pirámides y obeliscos. Pero además de esto, dentro de las cámaras de estas extraordinarias construcciones se han encontrado toda clase de objetos misteriosos como un sinfín de gatos momificados, así como figurillas representando a los pequeños felinos que se convirtieron en un emblema esencial en la cosmovisión egipcia, pues creían en la ‘energía divina’ de los gatos.

Así como los perros que están considerados como el mejor amigo del hombre, los gatos tienen su propia historia al lado de los humanos y es tan ad hoc a sus comportamientos, pues se ha comprobado que los gatos se domesticaron a sí mismos por conveniencia. Caso contrario a los cánidos, los cuales fueron completamente separados genéticamente de los lobos gracias al adiestramiento del hombre a través de los miles de años.

Los egipcios creían en la ‘energía divina’ de los gatos

La diosa Bastet

Más allá de que los gatos fueran un simple animal de compañía para los egipcios, se les tomó como seres mucho más especiales y escalaron hasta la divinidad más importante; los dioses. La creencia más extendida es que los ciudadanos del Antiguo Egipto pensaban que dentro de sus gatos vivía un poco de energía divina, pues guardaban la esencia misma de Bastet, la diosa con cabeza de felino que representaba la fertilidad, la música, la danza y el placer. Y es por esta razón que los gatos debían ser protegidos a toda costa, incluso se sabe que en el apogeo popular del culto a Bastet en el siglo II a. C., la pena por matar a un gato aunque fuese por accidente, se pagaba con la propia vida.

Los egipcios creían en la ‘energía divina’ de los gatos

Contradictoriamente también era común que los gatos fueran momificados para acompañar a sus dueños cuando estos perecían. Se han encontrado incontables momias de felinos domésticos junto a momias humanas durante las excavaciones. También se ha encontrado joyería con forma de gatos que era utilizada como amuletos para la protección del hogar y en el caso de las mujeres, para que les trajera suerte a la hora del parto.

Herodoto y la invasión persa

Según los historiadores la mayor información sobre la veneración de los egipcios hacia los gatos, proviene de Herodoto, el famoso historiador griego que documentó parte de la cultura egipcia en el siglo IV a. C. Sin embargo, no se sabe con exactitud qué de todo lo documentado por Herodoto fue realmente como él lo escribió o fue sacado de contexto.

Los egipcios creían en la ‘energía divina’ de los gatos

*Estatuilla del periodo ptolemaico exhibida en el Museo de Brooklyn ‘Divine Felines: Cats of Ancient Egypt’.

Según Herodoto, durante la invasión persa a Egipto en el año 525 a. C., el rey persa Cambises II se percató de la veneración que los egipcios sentían hacia los gatos y la utilizó a su favor. Aparentemente Cambises II ordenó pintar en los escudos de los soldados persas la imagen de gatos y además, condujo una gran manada de ellos en la primera línea de batalla. Los egipcios al entrar en conflicto pues tenían prohibido por orden divina acabar con la vida de los felinos, se rindieron ante los persas.

Total
10
Share