PUBLICIDAD

ORBE CULTURAL

Día de los muertos: el culto a la diosa azteca del inframundo

El Día de los Muertos es una de las celebraciones más importantes de México, es la época en la que los mexicanos recuerdan a sus seres queridos que han partido de este plano. Extrañamente no se trata de una celebración lúgubre, sino que involucra alegría, muchos colores y gastronomía tradicional.

El Día de los Muertos

La celebración comienza el 31 de octubre cuando se colocan ofrendas en todos los hogares para recibir a sus difuntos. No se trata de disposiciones simples, sino que dependiendo de la región, es cómo se acomoda la configuración del altar que en muchas ocasiones incluye varios niveles, cada uno con un significado especial. Pero entre los elementos que no pueden faltar en las ofrendas del Día de Muertos están el agua, sal, velas y veladoras, flores de cempasúchil, petate, papel picado, pan, calaveritas de azúcar, licor y la comida típica del lugar.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los mexicanos reciben el 1 de noviembre velando en los panteones, junta a las tumbas de aquellos difuntos pequeños que vieron la llegada de la muerte a muy corta edad. Luego el 2 de noviembre sucede lo mismo pero con el resto de almas que se cree, vienen a visitar este plano durante los días de celebración.

El origen del Día de los Muertos proviene sin duda de las tradiciones prehispánicas que se practicaban en México antes de la conquista española. Por una tergiversación se cree que los pueblos tradicionales que habitaban en lo que ahora es territorio mexicano, eran meramente aztecas, sin embargo, según los registros del periodo colonial, el imperio azteca se formó en 1427, tan sólo un siglo antes de la conquista.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Es por esto que probablemente las tradiciones que dieron origen al Día de los Muertos, datan de muchos siglos antes y probablemente surgieron del pueblo tolteca que habitó el centro de México.

Una celebración a la diosa Mictecacíhuatl

El panteón de dioses azteca que seguramente adoptó deidades de otros pueblos de la región, incluía a Mictecacíhuatl, diosa de la muerte y el inframundo. La mitología dice que Mictecacíhuatl fue sacrificada cuando era apenas un bebé y mágicamente logró crecer hasta la edad adulta en el inframundo. Allí se caso con Mictlantecuhtli con quien más tarde reinó el Mictlán.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Mictecacíhuatl es a menudo representada con la piel desollada y una mandíbula esquelética abierta y se le relacionaba tanto con la muerte como con la resurrección. Según uno de los mitos de la tradición azteca, los esposos y reyes del inframundo llamado Mictlán, un día recolectaron huesos para que de esta forma, pudieran resucitar en la tierra de los vivos.

Pero el temor a Mictecacíhuatl y Mictlantecuhtli por parte de los pueblos, hizo que buscaran la manera de apaciguar sus ganas de regresar al mundo de los vivos y comenzaron la tradición de enterrar a sus difuntos con comida y objetos preciosos, además de una celebración dedicada enteramente a la diosa de Mictlán.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los arqueólogos no saben mucho sobre cómo fue la tradición en sus años más álgidos, pero suponen que involucró la quema de inciensos, cánticos y danzas. Creen que se celebraba durante todo el noveno mes del calendario azteca, un mes que duraba 20 días y que correspondía a finales de julio y principios de agosto.

El sincretismo que dio vida a la tradición actual

Cuando los españoles llegaron a América, emprendieron la evangelización de todos los pueblos indígenas que habitaban la región desde México y hasta Sudamérica. Sin embargo, los pobladores originales se negaron a abandonar sus tradiciones, por lo que los españoles se vieron en la necesidad de generar sincretismos capaces de erradicar las costumbres.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Así fue como se vieron en la necesidad de trasladar las celebraciones a Mictecacihuatl de finales de julio, a principios de noviembre para que coincidiera con la Allhallowtide, la víspera de Todos los Santos y el Día de los Difuntos.

De esta manera, la celebración a Mictecacíhuatl terminó convertida en lo que conocemos hoy en día, que seguramente tomó elementos de ambas tradiciones y es ahora uno de los días más importantes de todo México.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD