Tan sólo unos minutos fueron suficientes para capturar un evento memorable. Un hombre se encontraba en un río plagado de serpientes y un orangután se acercó para extender su mano y rescatarlo. A pesar de que los seres humanos hemos depredado los santuarios naturales, los animales no han dejado de ser compasivos con nosotros. Con pequeños gestos, encarnan un sentido de complicidad y compañerismo que hemos olvidado.

El hombre captado en la fotografía es un trabajador (y guardián) de la Borneo Orangutan Survival Foundation de Indonesia. Se dedica a dirigir un safari en el bosque que la fundación conserva. El día que se encontró con el orangután, en realidad no corría ningún peligro, pues estaba en el agua para quitar unas serpientes y limpiar el paso. Pero, como dicen, la intención es lo que cuenta; el orangután identificó una situación de riesgo y decidió hacer algo por otro ser vivo.

El orangután y el fotógrafo

El momento fue captado por el fotógrafo Anil Prabhakar, que estaba de viaje. “Es muy conmovedor presenciar un acto tan genuino e impredecible por parte de un orangután”, explicó el fotógrafo a MNN. Casi por suerte, pudo arreglar su cámara a tiempo para capturar esta escena única. 

Prabhakar, además de fotógrafo, es un geólogo aficionado de la India que ahora vive en Indonesia. Antes de que el guardián saliera del agua y se alejara del orangután, Prabhakar logró tomar cuatro fotografías.

También en Ecoosfera: Encuentran colonia de orangutanes escondidos en una isla de Indonesia

Sorprendido por la interacción que acababa de presenciar, Prabhakar decidió acercarse al trabajador de la fundación y preguntarle por qué no había aceptado la ayuda del orangután: “Me dijo que no sabía cómo iba a reaccionar el animal, porque es una criatura salvaje”. Además, en teoría, hay que evitar tener contacto con los animales salvajes, aseguró el trabajador.  

Algunos de los simios que viven en esta área fueron rescatados de incendios forestales, caza o pérdida de su hábitat causada por la deforestación humana. Por eso, algunos están heridos o en recuperación, según comentó el geólogo. La idea es que, eventualmente, tras su recuperación sean liberados de nuevo. Este es el motivo por el que se busca que estos animales no tengan mucha interacción con los humanos. 

Prabhakar tomó las fotos en septiembre, pero recientemente decidió publicarlas en sus redes sociales digitales. “¿Me dejarías ayudarte?”, escribió en el subtítulo de la imagen. Él dice que se sintió obligado a publicar las fotografías por lo que sucede actualmente en el mundo:

Somos nosotros, los seres humanos, los que estamos destruyendo el hábitat de todos estos animales. Aún así, tienen la capacidad de ofrecen una mano a una persona que parece estar en apuros. Los seres humanos no se están ayudando entre sí, entonces, ¿cómo podemos esperar que ayuden a cuidar y a proteger a la naturaleza y a los animales?

 

Sigue leyendo: Orangutanes traumatizados también van a la escuela…