Oliver Sacks: los jardines y la naturaleza son más poderosos que los medicamentos psiquiátricos

El famoso neurólogo solía llevar a sus pacientes de paseo al Jardín Botánico de Nueva York, constatando los efectos sanadores de la naturaleza sobre ellos.

En diversas filosofías alrededor del mundo se cultiva el hábito de cuidar o visitar jardines: la cercanía con la naturaleza y el propio cuerpo en movimiento parecen favorecer el pensamiento. Así lo afirma Voltaire al final de su famoso Cándido, cuando aconseja “cultivar nuestro propio jardín”, o los monjes zen que se dedican a la contemplación del vacío entre los elementos de un jardín de arena.

Otro notable amante de los jardines y el pensamiento fue Oliver Sacks, posiblemente el neurólogo más famoso del mundo, a quien tal vez recuerdes por libros como El hombre que confundió a su mujer con un sombrero y otros fascinantes estudios sobre cómo el cerebro procesa la música y la memoria

No es de extrañar que, rumbo al final de su vida, Sacks escribiera esto:

en 40 años de practicar la medicina, solamente encontré dos tipos de ‘terapia’ no farmacéutica de vital importancia para pacientes con enfermedades neuronales crónicas: la música y los jardines.

oliver-sacks-jardin
No perder de vista la corbata vegetal del doctor Sacks (Imagen: YouTube)

 

Cultivar la contemplación para sanar el cuerpo

Para Sacks, los jardines fueron un espacio fascinante desde temprana edad, y su prodigiosa memoria podía recordar con gran nitidez las especies vegetales que observó de niño. Cuando estudiaba en Oxford, Inglaterra, fue un asiduo visitante del Jardín Botánico de dicha universidad, y le complacía pensar que “Boyle, Hooke, Willis y otros personajes de Oxford caminaron y meditaron ahí en el siglo XVII”.

Y es que en los jardines no sólo se cultivan árboles y plantas, sino visiones enteras del mundo. Los jardines botánicos de muchas ciudades europeas datan del siglo XVI; se formaron para albergar las muestras vegetales provenientes de las navegaciones europeas por América y Asia.

El jardín botánico puede leerse como un álbum de recortes o colección provisional, siempre incompleta, de los tesoros naturales del otro lado del mundo: imago mundi del conquistador, pero también del científico.

En el terreno terapéutico, Sacks pudo constatar el efecto curativo de un simple paseo por la naturaleza cuando trabajaba en el hospital Beth Abraham de Nueva York. Sobre la vida en la Gran Manzana, Sack dijo: “solamente es soportable para mí gracias a sus jardines. Y esto aplica también para mis pacientes”.

Sacks relata que el hospital donde trabajó se encontraba frente al Jardín Botánico de Nueva York, por lo que a menudo aprovechaba para llevar a los pacientes enclaustrados de paseo, paseos en los cuales “ellos hablaban del hospital y de los jardines como si fueran dos mundos diferentes”.

¿Qué es lo que hacen exactamente los jardines en nosotros? Ni siquiera Sacks parecía saberlo con certeza, pero no dudaba ni un segundo de que este efecto es real:

No puedo explicar exactamente cómo es que la naturaleza ejerce su efecto tranquilizador y organizador en nuestros cerebros, pero he visto en mis pacientes los poderes restaurativos y sanadores de la naturaleza y los jardines, incluso para aquellos profundamente discapacitados neurológicamente. En muchos casos, los jardines y la naturaleza son más poderosos que cualquier medicación.

Pacientes afectados por la enfermedad de Parkinson, quienes ya no reconocían a sus familiares ni sabían utilizar un tenedor, súbitamente escalan rocas, plantan semillas, y por un momento dejan de ser “pacientes”. Sacks comenta que tuvo pacientes incapaces de atarse los zapatos, “pero a quienes nunca vi plantar algo de cabeza”.

 

Terapia de naturaleza

Además de la biofilia (el amor a la naturaleza y las cosas vivas) y la hortofilia (el amor a los jardines), Sacks creía que nuestra fascinación por la naturaleza tiene que ver también con el hecho de que estudiamos, trabajamos y vivimos en cubículos, recluidos en edificios con poca ventilación e iluminación, con breves accesos a áreas verdes en los trayectos.

A pesar de eso, no dudaba en afirmar que:

Los efectos de las cualidades de la naturaleza sobre la salud no son solamente espirituales y emocionales, sino físicos y neurológicos. No tengo duda de que reflejan profundos cambios en la fisiología del cerebro, y tal vez incluso en su estructura.

Mientras los neurólogos del futuro toman (o no) por válida esa valiosa pista dejada en el camino, nosotros podemos entretenernos en la contemplación de la vida inhóspita y a la vez domesticada que se nos ofrece en toda su magnificencia al atravesar un jardín o parque, al sentarnos un momento entre la hierba y dejarnos absorber por lo que nos rodea.

No es la ciudad ni somos nosotros: por un momento somos simplemente seres vivos en su (verdadero) hábitat natural.



Arte urbano convierte el muro fronterizo en un “Mural de la hermandad”

Transformando el concepto de muro con precioso arte: conoce el “Mural de la hermandad”

Se nos ha enseñado que para crear una civilización, hay que dibujar fronteras. Líneas imaginarias que protegen, pero también dividen. Aunque a veces sean literalmente muros. Las barreras físicas se han utilizado con diversos fines a lo largo del tiempo, pero recientemente se han popularizado aquellas que buscan impedir la migración internacional con fines económicos y de seguridad. Esta medida por supuesto ha traído consigo consecuencias sociales muy negativas, siendo los más afectados los grupos humanos vulnerables y el propio ecosistema del territorio.

Ya desde el año pasado, la ONU afirmó que en unos años serán millones los migrantes que se trasladarán a causa del cambio climático; básicamente que todos podríamos ser migrantes en algún momento debido a condiciones extremas del territorio. La idea de “resolver” problemas con muros entonces, no tendría sentido. 

El caso del muro entre México y Estados Unidos es, en palabras de muchos, una de las barreras más importantes de nuestros tiempos. Numerosos proyectos sociales y artísticos han intentado abrir nuestra mente, pero sobre todo la de los tomadores de desiciones, para caer en cuenta de que los muros están lejos de la solución al flujo de migrantes, y muy cerca de sembrar problemas sociales aún más graves. 

El mural de la hermandad 

En los últimos 2 años, el artista mexicano Enrique Chiu ha logrado reunir a casi 4,000 voluntarios en la frontera de Estados Unidos y México para pintar un mural colectivo. Chiu, nacido en Guadalajara, Jalisco pero radicado en Tijuana, tiene una trayectoria de varios años en la creación murales. En Tijuana es líder del centro cultural Casa del Túnel, una institución de promoción artística dirigido principalmente jóvenes. Ahí nació la idea de darle vida y color a una de las áreas más desoladas y grises de la frontera, y de convertirlo en un increíble Mural de la hermandad.

mural-de-la-hermandad arte migrantes mexico muro trump

Lo que inicialmente era un programa pedagógico aprobado por el estado, hoy se convirtió en un ejemplo de resiliencia y activismo contemporáneo. Todos los días al despertar, lo primero que veía desde su ventana era un muro gris; hoy, miles de personas lo cubrieron de azul, para que así parezca que el cielo nunca se divide. 

Chiu comenzó el proyecto el día de las elecciones en 2016, y una vez completado, el “Mural de la Hermandad” abarcará una milla de la frontera de México, en Tijuana. También se crearán segmentos más cortos en otras regiones para conectar el proyecto al extremo sur de la frontera. La amplia gama de estilos, que incluye frases escritas y narraciones más ilustrativas, refleja la diversidad de quienes han trabajado junto a Chiu para completar este precioso mural:

Los murales transmiten mensajes de paz a las personas que cruzan la frontera en auto o a pie… tienen la intención de ser una última visión de la esperanza de los migrantes que corren peligro al cruzar hacia el norte.

Explica el autor.

mural-de-la-hermandad arte migrantes mexico muro trump mural-de-la-hermandad arte migrantes mexico muro trump

mural-de-la-hermandad arte migrantes mexico muro trump

mural-de-la-hermandad arte migrantes mexico muro trump

mural-de-la-hermandad arte migrantes mexico muro trump

 

Un documental recientemente publicado por Alejandro Arguelles Benítez sigue el proyecto de cerca. Puedes ver el tráiler aquí



El Jardín Botánico de Nueva York digitaliza la exquisita historia de la biodiversidad

Más de dos millones de plantas están ahora en línea, y retratadas poéticamente.

Mucha de la historia de la biodiversidad está encerrada en colecciones de historia natural. Es decir, está ahí afuera pero es difícil o toma tiempo acceder a ella. Precisamente para abrir el acceso a esta orgánica cámara de maravillas, el Jardín Botánico de Nueva York, uno de los herbarios más grandes del mundo, está convirtiendo su impresionante colección en una base de datos con fotografías.

Los curadores de la digitalización, que comenzaron en 1990, no sólo toman especímenes de la colección del Jardín, sino que salen al mundo a recolectar especies. La colección incluso tiene una especie de musgo de Charles Darwin.

La presentación de las plantas es lo más notable de todo: cada una está presionada entre dos cristales y luego fotografiada para su digitalización. El resultado es una colección poética de historia natural; una de las más completas y bellas del mundo.

Cycadaceae_0 Onagraceae_0 Lecythidaceae_0 Cycadaceae _0  Cucurbitaceae