Un islandés de 31 años toca el piano. La atmósfera no sólo se rinde a su música, sino que un par de pianos, probablemente embrujados y situados a su espalda, comienzan a sonar solos y dialogan melódicamente con lo que el compositor va interpretando.

Los hechizos musicales existen. Al menos eso es lo que nos sugiere esta fugaz presentación de Arnalds en Tiny Desk, que tomó la forma de un gentil recordatorio: la voluntad inspirada puede actuar sobre la materia y dominarla.  

Para el microconcierto de 16 minutos, además del par de ‘fantasmas’, Arnalds y su piano se acompañaron de otros cinco músicos (cuerdas y percusión). Los fantasmas son el resultado de un “instrumento” desarrollado por el compositor y su amigo programador Halldór Eldjárn, que consiste en un software llamado Stratus. Este software registra en vivo la música que va tocando Arnalds, y le responde con secuencias entonadas a sus notas o acordes. El resultado, insistimos, es hechizante.

olafur-arnalds-musico-concierto

“Estoy seguro de que se están preguntando ‘qué y cómo’, a lo cual no existe una respuesta simple. Lo que puedo decir es que he dedicado 2 años y todo mi dinero a esto”, dice Arnalds, tras 10 minutos de presentación. Luego procede a explicar al reducido público cómo funciona este software, y finalmente concluye su set con la cuarta y última pieza. 

 

Ólafur Arnalds / Tiny Desk

Tiny Desk es un formato de “videopresentaciones íntimas” grabadas en vivo en la oficina del músico y locutor de NPR, Bob Boilen. Durante los 12 años de historia de esta preciosa iniciativa se ha presentado gente como GZA, The Roots, Saul Williams, Daniel Lanois y Sun Ra Arkestra.

En palabras de Boilen, quien ha organizado incontables sesiones, la de Ólafur Arnalds ha sido de las más exquisitas:

Estos ‘fantasmas’, junto con la banda de cuerdas y percusión de Ólafur, lograron algo de la música más hermosa que jamás haya escuchado en Tiny Desk. 

Por cierto, el set que presentó Arnalds es un preámbulo de su próximo álbum Re:Member.