Escucha a Ólafur Arnalds y su piano embrujado en este sublime microconcierto

En esta sublime presentación, el músico islandés Ólafur Arnalds se acompañó de un instrumento etéreo que él mismo desarrolló: Stratus.

Un islandés de 31 años toca el piano. La atmósfera no sólo se rinde a su música, sino que un par de pianos, probablemente embrujados y situados a su espalda, comienzan a sonar solos y dialogan melódicamente con lo que el compositor va interpretando.

Los hechizos musicales existen. Al menos eso es lo que nos sugiere esta fugaz presentación de Arnalds en Tiny Desk, que tomó la forma de un gentil recordatorio: la voluntad inspirada puede actuar sobre la materia y dominarla.  

Para el microconcierto de 16 minutos, además del par de ‘fantasmas’, Arnalds y su piano se acompañaron de otros cinco músicos (cuerdas y percusión). Los fantasmas son el resultado de un “instrumento” desarrollado por el compositor y su amigo programador Halldór Eldjárn, que consiste en un software llamado Stratus. Este software registra en vivo la música que va tocando Arnalds, y le responde con secuencias entonadas a sus notas o acordes. El resultado, insistimos, es hechizante.

olafur-arnalds-musico-concierto

“Estoy seguro de que se están preguntando ‘qué y cómo’, a lo cual no existe una respuesta simple. Lo que puedo decir es que he dedicado 2 años y todo mi dinero a esto”, dice Arnalds, tras 10 minutos de presentación. Luego procede a explicar al reducido público cómo funciona este software, y finalmente concluye su set con la cuarta y última pieza. 

 

Ólafur Arnalds / Tiny Desk

Tiny Desk es un formato de “videopresentaciones íntimas” grabadas en vivo en la oficina del músico y locutor de NPR, Bob Boilen. Durante los 12 años de historia de esta preciosa iniciativa se ha presentado gente como GZA, The Roots, Saul Williams, Daniel Lanois y Sun Ra Arkestra.

En palabras de Boilen, quien ha organizado incontables sesiones, la de Ólafur Arnalds ha sido de las más exquisitas:

Estos ‘fantasmas’, junto con la banda de cuerdas y percusión de Ólafur, lograron algo de la música más hermosa que jamás haya escuchado en Tiny Desk. 

Por cierto, el set que presentó Arnalds es un preámbulo de su próximo álbum Re:Member.

Javier Barros del Villar
Autor: Javier Barros del Villar
Editor digital. Toma té.


Los lobos del colmillo: sobre la música de Scott Walker (1943-2019)

La voz cuasi operística de Scott Walker desgarra su angustia, busca superar bosquejando los centros gravitacionales de nuestro horror cotidiano.

Pocos han entendido la exclamación y sentencia de Antonin Artaud: “Pues la gran mentira ha sido hacer del hombre un organismo”. La música, para Scott Walker, en su conjunto es un régimen de desorganizaciones. La trilogía realizada en más de 30 años comienza con el álbum Tilt, The Drift, Bisch Bosch y ahora Soused (a manera de epílogo) está atravesada por una maquinaria sonora que se erige en resonancia con la cripta por desenterrar, una verbalidad viscosa por pronunciar a manera de conjuro. Cada álbum determina su propia lógica y sus propias desorganizaciones. Ciclos de desmembramiento sonoro y verbal se encuentran conectados en intensidades intestinales. El ungüento “orquestal” se frota y se conecta entre pedazos sonoros de carne fresca (literal), gongs tibetanos, sitars, sonajas, bramidos de burros, gritos de Donald Duck psicótico, cuernos de carneros, guitarras hawaianas vibrando distorsiones masivas, martillazos secos a cajones de madera; concertina y ukelele contaminan las orquestas wagnerianas rechinando disonancias pesadillescas.

scott-walker-los-lobos-del-colmillo

La voz cuasi operística de Scott Walker desgarra su angustia, busca superar bosquejando los centros gravitacionales de nuestro horror cotidiano; el más puro horror coronado en el centro de cada día. Las calamidades de Scott Walker y su plaga sonora, buscan herirnos metafísicamente al imponernos un musical aberrante, una comedia brutal y doliente a la que nadie escapa, la risa atronadora ante la tragedia; donde incluso los grandes dictadores ven el día de sus desgracia (Tracks: Clara, The Day The Conductor Died (An Xmas song)).

Lee el texto completo aquí…

Lauro López Sánchez
Autor: Lauro López Sánchez
Editor del site Falso Raccord. Cineasta y artista visual.


Una playlist para administrar dosis de felicidad a tu día 🤜 – #MúsicaFresca 🎧

Algunos cuantos beats deliciosos para llenar de vitalidad el momento.

¿Quieres ser feliz? Abandona la idea de estabilidad y seguridad, dicen algunos. ¿Que cómo se siente la felicidad? Simplemente, como paz; ser feliz es vivir en tranquilidad –que ni lo muy bueno ni lo muy malo desate la ansiedad en tus sentidos–; entender que los problemas son experiencias (a veces, pruebas); que el pasado y el futuro son una ilusión de la mente –lo que ya pasó se recuerda bajo un sentimiento que provocó nuestra vieja perspectiva de aquel entonces, mientras que el futuro depende totalmente del presente–. Ciertamente, el aquí y el ahora es lo único que importa. Disfrutar de lo que sea que tengas hoy, hay que celebrarlo…

En aras de una modernidad líquida (más cerca de los impulsos ansiosos que de la armonía), la felicidad es un gran recordatorio de que nuestra especie necesita tener bien presente el propósito de sus vidas: ser feliz en el aquí y el ahora (porque sí, ¿a quién no le encanta sentirse extasiado?), y es también un pretexto para compartir estos deliciosos tracks para relajar tu tarde con música…

Disfruta con buenxs audífonos/bocinas.