Cada 2 de noviembre, los cementerios y casas de México se tiñen de un fuerte naranja. Guiando a los seres difuntos, una celebración llena de folclor y tradición da inició al rito familiar más importante del país. Todo se lleva a cabo entre el 1 y 2 de noviembre, días en que las almas pequeñas y adultas visitan hermosos altares. Pero, para garantizar una buena visita de esos seres queridos fallecidos, mira lo que no puede faltar en tu ofrenda esta Día de Muertos.

Con ansías esperamos conectar con aquellos que se han ido. Recordar el valor de la presencia y la trascendencia del alma. Ofrecerles un banquete placentero, un camino lleno de luz y pensamientos llenos de amor.

ofrenda-dia-de-muertos-elementos-2-noviembre

El Día de Muertos está por llegar y el ritual inicia, la ofrenda está por extenderse en pequeños o grandes lugares de las casas mexicanas, todos listos para recibir la visita de aquellos que han partido, pero que de alguna forma siguen con nosotros. Tal como dicta la tradición una ofrenda atraerá a las almas, pero dependerá de los elementos en ella que el viaje de los difuntos esté lleno de paz y gozo.

También en Ecoosfera: Día de muertos: el viaje al inframundo mexica (visitando el Mictlán)

Los 12 elementos que no pueden faltar en tu ofrenda este Día de Muertos:

Mantel blanco y sal

Mientras las almas recorren el camino hacia el plano físico, la sal y el mantel blanco les ayudarán a no correr peligros durante el traslado. La pureza y la alegría estarán presentes.

Velas

Un camino de velas se extiende para guiar a aquellos difuntos hacia su antiguo hogar. El número de velas depende del número de familiares que fallecieron y se quieran recibir en la ofrenda.

Agua

Como el líquido más puro sobre la Tierra, el agua representa la pureza de aquellos que trascienden. Un camino limpio y sin obstáculos para visitar nuestro mundo.

Copal o incienso

Los humos siempre ayudan a limpiar las energías y en este caso el copal o incienso permite despedir a las “malas vibras” o malos espíritus que decidan acercarse a la ofrenda.

Calaveritas

Además de ser el símbolo de esta tradición, las calaveritas representan el cuerpo de los difuntos. En las culturas antiguas los cráneos eran colocados para honrar a los dioses.

Papel picado

Además de ser físicamente llamativos y folclóricos, el papel picado funciona para representar el aire en la ofrenda. El flujo de la energía y la continuación del ciclo.

Izcuintle

Aunque no es muy común observarlo en las ofrendas de Día de Muertos, el perro prehispánico es una figura que honra a los niños o niñas que han perdido la vida. Como un juguete llamativo para los más pequeños, éste los acompaña en su viaje.

Flor de Cempasúchil

Vistiendo de gran textura y color cada ofrenda, la flor de cempasúchil representa el sol que guía al difunto hacia su esperado banquete.

Comida, bebida y más

Dentro de cada ofrenda hay elementos que honran la vida y gustos del fallecido. Ya sea que se adorne con deliciosos platillos o bebidas, la ofrenda se prepara como un banquete especial para las almas.

Pan de muerto

Único en diseño, el pan de muerto representa el cuerpo de las almas. Algunos dicen que la mayoría de estos panes después de pasar la noche pierden su esencia, ya que ha sido absorbida por las almas nuevamente.

Fotografía

Atraídos en su forma física, cada familia recuerda y honra a su seres queridos con un retrato que le permite visitar la ofrenda.

Petate

Dispuesto a que descansen en él, el petate es un ofrecimiento a las almas para que tomen un descanso de su viaje y disfruten de la ofrenda antes de partir.

¿Ya está lista tu ofrenda?

Sigue leyendo: Flor de cempasúchil: una ofrenda de amor más allá de la muerte