Oakland descriminaliza los “hongos mágicos” y otras sustancias psicodélicas naturales

Después de Denver, Oakland se convierte en la segunda ciudad de Estados Unidos en descriminalizar la posesión de “plantas de poder”.

Las autoridades del condado de Oakland, en California, votaron a favor de una nueva ley que instruye a las fuerzas de policía a tomar como su “menor prioridad” los arrestos por posesión de sustancias alucinógenas, como los “hongos mágicos”, el peyote o la ayahuasca.

Aunque la ley no apoya abiertamente el uso de estas sustancias, la idea es que su disponibilidad ocurra de la mano de una campaña de prevención de daños. Uno de los mayores impulsores de la reforma es el grupo Decriminalize Nature Oakland, que reunió el apoyo suficiente a través de información sobre el uso potencial de los alucinógenos como tratamiento de padecimientos psiquiátricos.

oakland-legalizacion-psicodelicos psilocibina-hongos

Lo que establece la ley es que el uso de “plantas enteógenas” no es motivo de persecución criminal en Oakland (aunque sí lo es a nivel federal). La votación favoreció la enmienda gracias al testimonio de más de 30 personas, quienes hablaron del potencial de estas sustancias como tratamiento para la depresión, el estrés postraumático y el control de adicciones, además de los usos espirituales de algunas culturas nativas americanas.

Otras voces durante la votación también solicitaron añadir a la ley la obligación de ofrecer una guía de uso a los usuarios, además de recomendaciones como la de consultar a su médico antes de autoprescribirse un tratamiento con plantas enteógenas, así como empezar con dosis suaves para conocer las reacciones que pueden diferir enormemente entre pacientes con los mismos diagnósticos.

oakland-decriminalize-shrooms
En países como Holanda y Portugal, la descriminalización ha dejado históricas lecciones (AP Photo/Peter Dejong)

También en Ecoosfera: La filosofía de los alucinógenos: ¿un tratamiento espiritual contra la depresión de nuestra era?

El médico Michael Clarendon señaló que, a pesar de que muchos pueblos han usado consistentemente este tipo de plantas durante miles de años, esto se hacía dentro de un contexto ritual. Para los occidentales modernos, asegura, las “plantas de poder” no son más que placebos recreativos que se añaden a la ya de por sí preocupante población adicta a opioides, drogas legales y medicamentos de prescripción.

La venta y comercio sigue siendo ilegal, y el uso de enteógenos sintéticos como el LSD y el MDMA permanece sin cambios. En otras palabras, todo tipo de sustancias enteógenas permanecen en la clasificación 1 según las leyes federales, donde están las que supuestamente provocan mayores abusos y peligro de adicción.

Sin embargo, lo que ocurre cuando una ciudad descriminaliza las sustancias enteógenas es que se abre paso no sólo a nuevas posibilidades para la salud mental que no atraviesen el dispositivo psiquiátrico-hospitalario: se trata también de generar contextos donde la búsqueda de la salud, así como los casos de abuso de sustancias, sean tratados con el mismo cuidado y atención que un grave problema de salud por parte de las autoridades. Descriminalizar la posesión de pequeñas cantidades no incentiva el consumo sino que evita aumentar los casos de brutalidad policíaca, presupone un incremento del presupuesto de defensa contra los consumidores (muchas veces de bajos recursos y racializados) y evita el encarcelamiento de jóvenes por crímenes menores. A nivel social, representa una segunda oportunidad para muchos.

La investigación científica también se ve beneficiada con este tipo de medidas, porque no existe otra forma de conocer los efectos de estas sustancias –que la gente de cualquier manera sigue utilizando– para construir tratamientos efectivos, así como esquemas de información y prevención de daños.

 

* Imagen principal: Dancing-Astronaut

 

Tal vez te interese: Estas podrían ser las propiedades medicinales de los hongos alucinógenos



Luna de trueno y eclipse parcial hoy: transmisión en vivo y todo lo que debes saber

Se trata del último eclipse lunar del año y los espíritus del “rayo” se apoderan de esta enigmática luna llena…

Mucho de las tradiciones nativas americanas circula en torno a la conexión entre los astros y la tierra. De ahí que según algunos de sus mitos, ciertas lunas llenas se encuentran relacionadas con la tierra, especialmente con las cosechas, aunque también con el clima y las estaciones del año. Según la tradición nativa americana, se le llama luna del rayo o luna de trueno a la luna llena que aparece durante el mes de julio. Su nombre, como puede ser obvio, se relaciona con la temporada donde ocurren las tormentas más fuertes. También se le conoce como la luna del ciervo, pues es en esta temporada cuando los cuernos de este animal brotan de su aterciopelada piel. 

En esta ocasión, la luna del rayo o luna de trueno viene acompañada de un suceso especial: el último eclipse lunar de 2019. Si bien este eclipse será parcial, podrá alcanzarse a notar si miras en el horario indicado. 

Aproximadamente 7 minutos antes del pico de la luna llena, nuestro astro favorito comenzará a sumergirse en la sombra de la Tierra, iniciando el último eclipse lunar del año. Mientras tanto, Saturno estará acercándose a la luna en el cielo nocturno.

La luna no se pondrá roja durante el eclipse, pero sí podrá verse una parte de ella que comenzará a lucir gradualmente más oscura a partir de las 22 horas (tiempo de la Ciudad de México) y volverá a su estado inicial a la 01 hora del 17 de julio.

Este eclipse tendrá una magnitud máxima de 0.65, lo que significa que el 65% del diámetro de la luna estará cubierto por la sombra de la Tierra, por lo que diversos medios de divulgación científica le han llamado “eclipse de media sangre”.

La luna de trueno y el eclipse parcial serán visible en casi todo el mundo. Si en tu ciudad no puedes verlo, no te preocupes, aquí te proporcionamos el video de la transmisión en vivo



Tu vida sexual y tu salario están íntimamente relacionados, mira por qué

El estudio no sugiere tener sexo en la oficina, sino que existe una correlación entre el salario y la frecuencia de la actividad sexual.

El salud, el dinero y el amor (o la vida sexual, si se prefiere) son, sin duda, las mayores preocupaciones de cualquier trabajador en esta época. Un triángulo frágil que, sin embargo, muestra una firme interdependencia según un estudio publicado en la Revista Internacional de la Fuerza de Trabajo.

En dicho estudio, el doctor Nick Drydakis, de la Universidad Anglia Ruskin, afirma que los trabajadores que tienen actividad sexual dos o tres veces por semana ganan en promedio 4.5% más que los trabajadores que tienen sexo con menor frecuencia. 

Se entrevistó a más de 7,000 trabajadores y trabajadoras de distintas edades y orientaciones sexo-afectivas, además de utilizar metodologías que dieran cuenta de la posible información falsa que la gente compartiera (porque no es ciencia que la gente suele mentir sobre su cuenta bancaria y su vida sexual).

Se propone que la actividad sexual es un indicador de salud física y mental que debe considerarse como parte de la serie de rasgos productivos de una persona, en este caso, de trabajadores y trabajadoras.

Según Drydakis, es difícil saber qué lleva a qué: si la falta de sexo a ingresos bajos o los sueldos altos a mayor frecuencia de relaciones. Se sabe, sin embargo, que “el celibato resulta en menores salarios, así como los menores salarios conllevan menos sexo. Es decir, tenemos argumentos socioeconómicos, de salud y de salud mental para respaldar ambos efectos”.

vida-sexual-salario2
No queda claro si a más sexo mayor salario, o viceversa, pero la relación se sostiene estadísticamente

 

¿Riqueza sexual?

El estudio no señala diferencias salariales entre trabajadores heterosexuales y homosexuales: la orientación no parece ser el factor determinante del mayor salario, sino la frecuencia de actividad sexual.

Esta misma relación directa fue incluso más alta en la franja de edad entre 26 y 50 años. De igual forma, el sueldo de individuos con capacidades diferentes sexualmente activos resulta mayor que el de los no activos.

Para los investigadores, la actividad sexual no se desarrolla solamente en el terreno de lo íntimo, sino que debe tomarse en cuenta como “barómetro para la salud, la calidad de vida, el bienestar y la felicidad”.

La hipótesis de Drydakis es que el sexo tiene un impacto emocional importante sobre otras áreas de la vida, como el trabajo. Igualmente, señala que otras formas de cuidados que no involucren relaciones sexuales (el contacto, la vida social), son importantes para el equilibrio de la salud mental.

Padecimientos como la ansiedad y la depresión tienen un impacto económico importante. No se trata de decir que estos pacientes deberían tener “más sexo” para estar más sanos y trabajar mejor, sino de entender que cuidar de nosotros mismos y de los demás (incluyendo el ámbito sexual) impacta positivamente en el resto de nuestra vida emocional.