¿Qué comen los nutriólogos? Los fetiches “insalubres” de los expertos en dietas

Porque un pequeño pecado que llene el estómago nunca está mal visto.

A menudo nos hacemos de ideas un tanto románticas que no corresponden con la realidad. Una de ellas es que los expertos en nutrición se alimentan exclusivamente de comida saludable, y que ven como un acto sacrílego el comerse unas papas fritas.

Sin duda es muy positivo que los consumidores contemporáneos se preocupen cada vez más por lo que comen –y esta masificación de la conciencia alimenticia mucho tiene que ver los jóvenes–. Pero en lo que concierne al delicado equilibrio de la alimentación, lo cierto es que no todo empieza y termina en la calidad de lo que comemos. Un buen nutricionista –o simplemente alguien lo suficientemente sabio– sabe que la forma en que comemos es tan importante como el propio alimento.

Muchos nutricionistas no fetichizan los alimentos saludables,
pero tampoco reniegan de la comida “insalubre”.

nutricionistas-que-comen-nutriologos-alimentos-mitos-alimentacion

Para comprobarlo, la revista Time entrevistó a algunos expertos en nutrición que revelaron aquellos “pecados alimenticios” que cometen de vez en cuando. Ellos demuestran que una vida libre de pecado es imposible de seguir, y ni siquiera es recomendable: es mejor permitirnos de vez en cuando comer una dona que vivir en la privación excesiva.

Por otro lado, es conveniente volver sobre las bases de nuestra alimentación y repensar en algunos alimentos que evitamos por sentido común, pero que no son tan malos como pensamos. Y es que muchos de los alimentos que solemos evitar, en realidad benéficos.

Así que es mejor que nos concentremos en encontrar ese ying y yang en la alimentación, para no hacer del ritual de comer una espiral de culpa y, mejor, aprender a disfrutar el momento de principio a fin.

 

6 alimentos “insalubres” que en realidad son saludables
(y que los nutricionistas comen)

Café

nutricionistas-que-comen-nutriologos-alimentos-mitos-alimentacion

Nos hemos hecho dependientes a esta bebida. Quizá es por ello que ha cobrado una repentina mala reputación, pues nada en exceso es bueno. Pero según la editora y nutricionista Cynthia Sass, el café es en realidad una superbebida, ya que está lleno de antioxidantes y ayuda a prevenir la diabetes tipo 2. Sass recomienda beber una taza en la mañana y luego beber agua o té verde, y utilizar leches vegetales en lugar de sustitutos de crema.

 

Tocino

nutricionistas-que-comen-nutriologos-alimentos-mitos-alimentacion

La nutricionista Rachel Begun, de Boulder, come tocino. Pero su secreto está en usarlo como sazonador en pequeñas porciones salpicadas en vegetales y ensaladas, lo que puede ayudar a comer más verduras a quien no le gusten tanto. Y aunque el tocino tiene mucha sal y grasas saturadas, lo poco que utilices puede ser bueno para ti, ya que, contrario a lo que se cree, también necesitamos de las grasas saturadas.

 

Huevos

nutricionistas-que-comen-nutriologos-alimentos-mitos-alimentacion

Mucha gente no come huevos, o los come sin yema. No obstante, y de acuerdo con Sass, un huevo contiene sólo 70 calorías, pero tiene 6 gramos de proteína. Y en contraposición a la idea más común, la mayoría de su grasa no es saturada. Además, preparar los huevos con champiñones, espinacas o ingredientes así es una forma de añadir más vegetales a la dieta, y aquellos que comen huevo por la mañana registran una mayor pérdida de peso que quienes comen emparedados o bagels.

 

Yogurt regular

nutricionistas-que-comen-nutriologos-alimentos-mitos-alimentacion

Mucha gente sigue comiendo yogurt, pero eligen el yogurt sin grasa o deslactosado. La dietista Renee Clerkin también lo hacía, pero descubrió que es mejor agregar esa grasa extra a una dieta equilibrada y que, de hecho, eso le ayuda a mantener su peso. La cuestión está en cuidar las porciones y buscar alternativas sin azúcar. Pero lo que es un hecho es que el yogurt es uno de los superalimentos imperdibles, que además nos aporta probióticos que regulan nuestra flora intestinal.

 

Chocolate caliente

nutricionistas-que-comen-nutriologos-alimentos-mitos-alimentacion

Según Rachel Beller, autora de Eat to Lose, Eat to Win, esta es una bebida que los nutricionistas prescriben. Y es que un buen cacao aporta los beneficios del chocolate, como los polifenoles, que ayudan a combatir enfermedades. Sólo debemos procurar consumir cocoa en forma pura, sin azúcar añadida y, en cambio, endulzar un buen chocolate caliente con miel al gusto, y mezclarlo con leches vegetales.

 

Papas

nutricionistas-que-comen-nutriologos-alimentos-mitos-alimentacion

Las papas son uno de los alimentos de origen vegetal que peor reputación tienen. Pero de acuerdo con Sass, las papas proveen importantes nutrientes y vitaminas, como aquellas del complejo B, así como hierro, fibra, calcio y potasio. Y no engordan: al contrario, según esta experta, ayudan al cuerpo a quemar grasa.



Amor, vulnerabilidad y masculinidades alternas: entrevista con el poeta Jericho Brown

“Creo que especialmente para los hombres es difícil salir al mundo a decirles a todos ‘Estoy buscando intimidad. Estoy buscando ser vulnerable'”.

Jericho Brown, nacido en Louisiana en 1973, es uno de los poetas más interesantes de la escena literaria estadounidense actual. Con Please, The New Testament y The Tradition, tres breves pero contundentes libros, Brown ha cimentado una sensibilidad muy particular, donde se unen la rabia y el dolor de la violencia policial que sufren las comunidades afroamericanas, con los propios episodios de la vida del autor lidiando con temas como el racismo, la homosexualidad, la autoimagen corporal y lo que significa ser una persona sensible en un mundo que parece castigar la sensibilidad.

Portada de The New Testament

En una entrevista reciente, Brown comparó la creación artística con el enamoramiento. Según él, se trata de actos en donde nos ponemos en situación vulnerable, y dijo que eso es precisamente lo que nos atrae del arte.

Es como cuando estás enamorado. No te puedes enamorar sin ser vulnerable (…) Todo en nuestra cultura nos entrena para no ser vulnerables, para evitar la intimidad. Y la poesía nos pide que seamos de una forma en la que normalmente no estamos entrenados para ser. La poesía puede entrenarnos para ser así. No estamos entrenados para hacerlo. Creo que es difícil admitirlo para la gente. Creo que especialmente para los hombres es difícil salir al mundo a decirles a todos ‘Estoy buscando intimidad. Estoy buscando ser vulnerable’.

Y es que, para Brown, los poetas siempre se escudan en ocupaciones secundarias cuando se les pregunta a qué se dedican: responden que dan clases o editan libros, pero no se nombran a sí mismos “poetas”, es decir, seres vulnerables.

jericho-brown
Jericho Brown (Imagen: AJC.com)

¿Pero qué significa exactamente ser vulnerable, y por qué eso debería ser importante?

Para Brown, se trata de que la poesía nos permita observar dentro de nuestros propios abismos sin sucumbir al vértigo. En sus propias palabras,

Cuando empiezas a observarte a ti mismo encuentras un montón de mierda fea. ¿Sabes a qué me refiero? Así que, cuando hablo de ser vulnerables, me refiero a la habilidad para observar esa mierda fea. Transformar la mierda fea en lenguaje que va a convertirse en algo que esperamos que sea hermoso (…), pero no significa que creas que es hermoso. Puedes ver lo feo que es.

La vulnerabilidad nos permite observarnos a nosotros mismos y a los demás sin voltear el rostro. Cuando hablamos de intimidad en aspectos emocionales, se trata de poder acercarnos a nuestros rasgos menos atractivos sin tratar de estetizarlos, ni hacer como que no están ahí.

El trabajo creativo (aunque, desde cierto punto de vista, cualquier trabajo, así como la vida misma, comportan un ingrediente de creatividad) es especialmente exigente a este respecto: la obra de arte le pide al artista su vulnerabilidad, y a su vez el artista debe estar atento para reconocer que esa vulnerabilidad que lo lastima puede nutrir su relación con el mundo.

Escribir más allá de las líneas que salieron fácilmente. La gente llega a la línea fácil y creen que ya terminaron. Pero ese es sólo el comienzo. Ahí es cuando te dices: ‘¡Mierda, ahora voy a tener que decir la verdad porque acabo de mentir!”. (…) Para mí, eso es lo que quiero decir al hablar de ser vulnerables frente a la obra. Me refiero literalmente a sentarte y hacerla y tomar lo que te ofrezca. Y si no te está dando nada, entonces insistir en ello hasta que lo haga.

Aquí puedes leer y escuchar algunos poemas de Jericho Brown en español.



Estos son los mitos más comunes sobre la alimentación, ¿crees en alguno de ellos?

Hay ideas tan generalizadas acerca de algunos alimentos, que te costará trabajo creer que sólo son mitos.

Foodmyths

Hay muchas ideas generalizadas acerca de los alimentos. A menudo se dice que algunos son dañinos y que otros son muy benéficos,  pero muchas de estas teorías no son más que mitos.

Uno de los alimentos más satanizados es el huevo que se considera perjudicial porque contiene colesterol. Pero se ha comprobado que el huevo eleva el nivel de colesterol “bueno” y no está asociado a enfermedades cardiacas, de hecho, no sólo no es dañino sino que tiene antioxidantes únicos y es altamente nutritivo.

A menudo se dice que comer granos es saludable, sin embargo, son muy bajos en nutrientes comparados con otras comidas. También, son ricos en una sustancia llamada ácido fítico, que atrapa minerales esenciales en el intestino e impide que se absorban.

Uno de los principales granos consumidos es el trigo, que aumenta el azúcar en la sangre, al igual que el colesterol, además es bajo en nutrientes esenciales.

Otra de las ideas generalizadas falsas es que los alimentos reducidos en grasas son menos dañinos pero las grasas naturales eliminadas de los alimentos a través de procesos químicos, muchas veces son reemplazadas por grasas artificiales y azúcares que en realidad resultan mucho más dañinas.

Todos creen es que las dietas deberían ser bajas en grasa y que los carbohidratos deberían ocupar el 50 o 60% de las calorías de la dieta. Este tipo de alimentación contiene muchos granos y pequeñas cantidades de alimentos grasosos como carne y huevos, lo que probablemente funcione  para quienes son naturalmente delgados pero para quienes padecen obesidad, síndrome metabólico o diabetes, puede representar un gran riesgo.

Las grasas Poliinsaturadas se consideran saludables porque algunos estudios muestran que disminuyen el riesgo de enfermedades cardiacas, pero existen grasas poliinsaturadas que no ayudan.

Requerimos del Omega 6 y 3 en cierta cantidad pero si en las proporciones de ácidos grasos se encuentra más alto el omega 6 en el cuerpo, puede causar problemas de salud.

En el proceso evolutivo, el hombre nunca tuvo a su alcance el Omega 6, se podría decir que es antinatural en su dieta. Los ácidos grasos pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardiacas.

Contrario a lo que se piensa, las dietas bajas en carbohidratos en realidad son benéficas ya que reducen la grasa corporal más que las dietas de calorías y grasas restringidas, disminuyen significativamente la presión sanguínea, reducen el azúcar en la sangre y mejoran los síntomas de la diabetes (mucho más que las dietas bajas en grasa), incrementan el HDL (colesterol “bueno”) y disminuyen los triglicéridos.

Las dietas bajas en carbohidratos también son más fáciles de cumplir probablemente porque no requieren restringir calorías.

Se cree que la razón por la que el azúcar es mala para la salud es porque contiene calorías vacías. Es cierto, el azúcar tiene calorías que no son nutrientes esenciales, pero no es la única razón que la hace dañina. Por su alto contenido de fructuosa afecta al metabolismo, lo que nos hace ganar peso.

La fructuosa se metaboliza por el hígado y se convierte en grasa que será secretada hacia la sangre. Esto eleva los niveles de triglicéridos y colesterol. También causa rechazo a las hormonas de insulina y leptina, provocando obesidad, síndrome metabólico y diabetes.    

Vemos así, que la opinión general sobre la alimentación no siempre es la acertada.

[Waking Times]