Estas son las razones por las que el inventor de Internet se arrepiente de su creación

Las fuerzas que Tim Berners-Lee desencadenó hace casi 3 décadas se están acelerando y son impredecibles ¿Nos dirigimos hacia un futuro orwelliano donde un puñado de corporaciones monitorean y controlan nuestras vidas?

Mientras que Silicon Valley crea aplicaciones y redes sociales sin considerar las consecuencias, Tim Berners-Lee, el inventor del Internet, ha pasado las últimas 3 décadas pensando en las secuelas que ha dejado su creación.

A medida que se conectan miles de millones de personas, la Web se vuelve más poderosa y valiosa, y también potencialmente más peligrosa. La Web que Berners-Lee pretendía que fuera una herramienta radical para la democracia, ahora acentúa los desafíos de la desigualdad global.

En una entrevista con la revista Vanity Fair, Berners-Lee afirma:

La Web ha fallado en lugar de servir a la humanidad, como se supone que debía hacerlo. La creciente centralización de la Web terminó produciendo, sin una acción deliberada de las personas que diseñaron la plataforma, un fenómeno emergente a gran escala que es antihumano.

Y es que el espíritu inicial de Internet era descentralizado, los individuos estaban empoderados y no había una autoridad central.

Esa sensación de control individual, ese empoderamiento, es algo que hemos perdido.

nuevo-internet-tim-berners-lee-creador-internet

Internet centralizado

Lamentablemente, esta idea cobró vida cuando surgieron revelaciones de que hackers rusos interfirieron con las elecciones presidenciales de Estados Unidos en el 2016, o cuando Facebook admitió que proporcionó datos de más de 80 millones de usuarios a una firma de investigación política, Cambridge Analytica, que trabajó para la campaña de Donald Trump.

Este episodio fue el último de una serie de hechos que han provocado una sensación cada vez más escalofriante. Facebook, Google y Amazon ahora monopolizan casi todo lo que sucede en línea, desde lo que compramos hasta las noticias que leemos y a quiénes seguimos. Junto con poderosas agencias gubernamentales pueden monitorear, manipular y espiar de una manera inimaginable.

Por lo anterior, Berners-Lee sintió que algo tenía que cambiar y comenzó a trabajar en una nueva plataforma, Solid, para recuperar la Web de las corporaciones y devolverla a sus raíces democráticas:

Hay personas trabajando en el laboratorio tratando de imaginar cómo puede ser diferente la Web. Cómo la sociedad puede interactuar de manera diferente. ¿Qué pasa si le damos privacidad a la gente y el control de sus datos? Estamos construyendo un ecosistema completo.

 

Un nuevo Internet

En la plataforma, los usuarios pueden controlar el acceso a los datos y el contenido que generan en la Web. De esta forma pueden elegir cómo se utilizan esos datos, en lugar de que Facebook y Google hagan su voluntad. El código y la tecnología de Solid están abiertos a todos: cualquiera que tenga acceso a Internet puede ingresar a la sala de chat y comenzar a codificar.

Las fuerzas que Berners-Lee desencadenó hace casi 3 décadas se están acelerando y son impredecibles. Ahora, cuando la mitad del mundo se une a la Web, estamos en un punto de inflexión social:

¿Nos dirigimos hacia un futuro orwelliano donde un puñado de corporaciones monitorean y controlan nuestras vidas?

¿O estamos a punto de crear una versión mejorada de la sociedad en línea, donde el libre flujo de ideas e información ayude a curar enfermedades, denunciar la corrupción, revertir las injusticias?

“No tienes que saber código. Sólo debes tener un corazón para decidir que ya es suficiente”. Es hora de levantarse contra las máquinas.



¿Las abejas tienen nociones estéticas? Al parecer pueden diferenciar entre estilos de arte

Y esto ha sido doblemente confirmado.

Saben distinguir rostros, navegar como vikingos y resolver problemas matemáticos: las abejas no sólo son insectos fascinantes, sino que podrían estar entre los animales más inteligentes del planeta. Y quizá también uno de los animales con mejor gusto.

Las abejas, ¿críticas de arte?

abejas-arte-distinguen-estilos-arte-estetica-inteligencia-abeja

Tantas son las capacidades de las abejas que nos hacen preguntarnos sobre la conciencia animal y sus límites.

Más aún porque, según pudo confirmar un estudio, las abejas tienen nociones estéticas. Y –aunque no hay consenso científico al respecto–, se supone que la sensibilidad artística y el pensamiento abstracto son algunas de las habilidades que nos distinguen de los animales. Pero si las abejas tienen una noción del cero, y pueden diferenciar un Picasso de un Monet, ¿qué nos hace humanos? ¿Y que las hace a ellas animales?

Hasta ahora se han llevado a cabo dos pruebas que demuestran que las abejas pueden distinguir un tipo de arte de otro. La primera fue un estudio que se publicó en 2013, llevado a cabo por un equipo de la University of Queensland, utilizando obras de Picasso y Monet. La segunda prueba se llevó a cabo en el programa The Great Australian Bee Challenge, y fue básicamente una recreación del estudio de Queensland.

Cómo las abejas distinguen entre estilos artísticos

Para esta segunda prueba, les fueron mostradas a las abejas entrenadas cuatro pinturas distintas del impresionista francés, Claude Monet. Pero en lugar de obras de Picasso, se les mostró en contraposición cuatro pinturas de la artista indígena australiana Noŋgirrŋa Marawili.

abejas-arte-distinguen-estilos-arte-estetica-inteligencia-abeja
Noŋgirrŋa Marawili // Claude Monet

Al centro de cada una de las pinturas se colocó un pequeño punto azul. En ellos, y para marcar una diferencia entre los artistas que significara algo para las abejas, se colocaron gotas de agua: las pinturas de Marawili tenían gotas con azúcar, y las de Monet una gota de quinina diluida: un líquido que no es dañino pero tiene un sabor amargo.

Las abejas probaron ambos líquidos al ver las pinturas y aproximarse a ellas. Después se les mostraron pinturas de los dos artistas que no habían visto antes. La cuestión era averiguar si podían apreciar la diferencia entre un Marawili y un Monet.

Todas las abejas dirigieron su atención a las pinturas de Marawili, las cuales habían tenido el agua azucarada. Pero esta vez no había nada que las distinguiera. ¿Qué les posibilitó distinguir entre estos artistas? Sería exagerado pensar que realmente las abejas tienen nociones estéticas. No obstante, no queda claro cuáles de sus habilidades les permiten saber la diferencia entre estilos de arte.

Aún así, mientras la ciencia descubre más al respecto sobre el comportamiento y la inteligencia de las abejas, podemos quedarnos con la idea de que algo saben de arte. Quizá algo que nosotros no.



“La Ruche qui dit oui”, el modelo de comercio justo que está revolucionando las compras en Francia

El proyecto trata que los productores locales puedan relacionarse directamente con los consumidores, de modo que estos últimos realicen las compras por internet y las recojan después.

Nos encontramos en constante cambio evolutivo, tratando de adaptarnos a las transformaciones de nuestro medio ambiente para vivir en prosperidad y alegría. En ocasiones debemos realizar reajustes personales; en otras, metamorfosis a escalas sociales para continuar en el proceso de aprendizaje.

Desde la tolerancia a temas anteriormente considerados como tabú, hasta la introducción del internet a nuestras vidas. Cada transformación implica una capacidad de adaptabilidad e incluso de éxito. Como por ejemplo, La Ruche qui dit oui (La Colmena que dice sí), plataforma  francesa de internet que relaciona de manera directa a los productores y consumidores.  

El proyecto trata que los productores locales puedan relacionarse directamente con los consumidores, de modo que estos últimos realicen las compras por internet y las recojan después en la bodega de La Ruche qui dit oui.

Les compartimos un video por si les interesa saber más acerca de esta distinguida colmena:

*Para ver el video con subtítulos en español, dale click a la cajita “CC” ubicada a la derecha inferior del video.