Pocas cosas siguen generando aún tantas dudas como la inteligencia. Y aunque podría parecer que ya se conoce todo sobre el órgano que la aloja –el cerebro–, parece que no es así.

Los primeros estudios médicos sobre el cerebro datan del 1600 a. C. No obstante, este órgano sigue sorprendiendo a los biólogos, genetistas y neurocientíficos modernos de todo el mundo. Por más que se le estudia de insólitas maneras –incluso cultivando minicerebros en laboratorios–, la comunidad científica no deja de encontrar rasgos que permanecían ocultos sobre el cerebro.

Al parecer, seremos espectadores de su evolución:

porque el más reciente hallazgo es toda una nueva zona del cerebro.

nueva-zona-cerebro-humano-neurociencia

El responsable del descubrimiento es el profesor y cartógrafo cerebral George Paxinos, del instituto Neuroscience Research Australia. Paxinos halló esta topografía inédita en sus viajes por el cerebro humano, y la ha nombrado provisionalmente endorestiform nucleus.

Pero más sorprendente aún que el descubrimiento de esta región es que, al parecer, no tiene más de 30 años de haberse formado en el cerebro. No obstante, cualquier aseveración es todavía prematura, pues Paxinos aún no ha podido corroborar nada sobre esta nueva zona del cerebro.

¿Dónde está y cómo funciona esta región desconocida?

Esta nueva zona del cerebro humano se encuentra escondida al interior del pedúnculo del cerebelo inferior: una zona repleta de fibras nerviosas que está cerca de la base del cráneo, y que conecta con la espina dorsal.

Debido a su ubicación, podría tratarse de un área desarrollada a partir de las nuevas dinámicas a las que hemos sometido al cuerpo en los últimos tiempos. Por ejemplo, las posturas corporales que adoptamos a causa de los trabajos de oficina y los celulares. Esto porque el área donde se encuentra la nueva zona del cerebro está asociada no sólo a procesar información motora y sensorial, sino a corregir nuestra postura y balance.

Como dijo el propio Paxinos en una declaración para NeuRA:

Sólo puedo suponer su función, pero dada la parte del cerebro donde ha sido hallada, puede que esté involucrada en el control motriz.

Como sea, la función de esta nueva región del cerebro humano es todavía desconocida, pero queda la duda: ¿será producto de nuestra involución como seres urbanos? ¿Será una respuesta de nuestro organismo ante las malas posturas u otros malos hábitos contemporáneos?

Lo único que se sabe hasta ahora es que se trata de una zona exclusiva del cerebro humano, pues según Paxinos no se ha encontrado en otros mamíferos. Pero si quieres saber más sobre esta nueva zona, consulta el libro de Paxinos, que además será un atlas nunca antes visto del cerebro. Se titulará Human Brainstem: Cytoarchitecture, Chemoarchitecture, Myeloarchitecture y se publicará en mayo de 2019.