Las mejores fotos de la nueva y peculiar aurora boreal, “Steve” 📷

Aún no se sabe si este forajido cósmico es realmente una aurora boreal, pero se le parece mucho (y es un evento imperdible).

Últimamente el universo nos ha querido demostrar que aún hay lugar para el asombro. Un ejemplo reciente está en que tuvimos a nuestro primer visitante interestelar, y no era un asteroide ni un cometa, sino una especie de fractal cósmico.

Ahora tenemos un nuevo tipo de aurora boreal… o algo así.

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

Aunque parezca increíble, todavía no sabemos todo de los fenómenos astronómicos. Y muchos son sumamente escurridizos, como las luces púrpura en Canadá que fueron descubiertas apenas en el año 2016, y no por la NASA, sino por un grupo de fotógrafos aficionados a la aurora boreal llamado Alberta Aurora Chasers (AAC).

Esta preciosa danza de luces fue nombrada por los miembros de AAC como “Steve”, en referencia a la película animada Over the Hedge, en la cual algunas criaturas del bosque nombran un objeto desconocido como “Steve” para hacerlo parecer menos atemorizante y ajeno.

Aunque lo cierto es que poco habría que temer sobre este fenómeno astronómico, que si algo logra es embelesarnos. No obstante, hay algo que inquieta a la NASA: aunque “Steve” se ve como una aurora boreal, en realidad no lo es.

 

¿Por qué “Steve” no es una aurora boreal?

Las auroras boreales se forman cuando las partículas cargadas interactúan con los campos magnéticos de la Tierra. Sin embargo, un grupo de físicos de la Universidad de Calgary comprobó, a través de la observación vía satelital del cielo que rodea a “Steve”, que ésteno cuenta con partículas cargadas.

Los estudios vía satelital también arrojaron otros curiosos e inesperados resultados. Según dijo el físico Eric Donovan para la Agencia Espacial Europea, los datos revelaron que la temperatura atmosférica sube hasta los 3,000, y que una cinta de gas de 25 kilómetros de ancho fluye hacia el oeste durante el evento, que dura aproximadamente 20 minutos.

Los físicos que estudian actualmente a “Steve” ya tienen algunas hipótesis sobre qué ocasiona este fenómeno. Aun así, el misterio es tal que la NASA está pidiendo a todo el que vea al forajido cósmico que le tome fotos y videos para compartirlos con la comunidad astronómica a través de la página Aurorasaurus, para así abonar a las investigaciones.

En lo que se develan los misterios que rodean a “Steve”, te dejamos algunas de las mejores fotos de este espectáculo. Un auténtico regalo de la naturaleza para nosotros.

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte-3

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte-3

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

 

* Imágenes: 1 y 3) Paulo Fedozzi  2) Flickr Northern Lights Graffiti; 4) james_stone76; 5) Megan Hoffman; 6) Ryan Sault; 7) Wikimedia; 8) Catalin Tapardel; 9) Dave Markel



Mercurio “morderá” uno de los bordes del Sol, y tú podrás ver este fenómeno

Este evento astronómico sólo se ha llegado a visualizar sólo 13 veces por siglo, pues exige un alineamiento casi perfecto de la Tierra, Mercurio y Sol

El próximo 9 de mayo, a primeras horas de la mañana, Mercurio pasará frente al Sol. Se trata de un fenómeno que sucede cuando el ritmo de los movimientos del Sistema Solar es capaz de alinear tanto a la Tierra, Mercurio y Sol. De hecho, este evento astronómico sólo se ha llegado a visualizar sólo 13 veces por siglo, pues exige un alineamiento casi perfecto de los tres astros.  

Pascal Descamps, astrónomo del Observatorio de París, explica que “dará la impresión de que muerde uno de los bordes del Sol, después lo atravesará muy lentamente antes de salir por el otro lado”. Este fenómeno podrá verse al oeste y norte de Europa, oeste de África del Norte y África Occidente; mientras que en Canadá, este de Norteamérica y una parte de América Latina requerirán instrumentos astronómicos. 

La última ocasión que ocurrió el fenómeno fue hace diez años; y se prevé que vuelva a ocurrir en noviembre de 2019, de 2032 y mayo de 2049. Sin embargo, Mercurio se convirtió en un planeta “esquivo” para los observadores, pues sólo puede contemplarse cuando el Sol está bajo el horizonte –antes del amanecer o después del ocaso–. 

Imagen: los andes 

 

 



No te lo pierdas: cinco planetas se alinearán con el Sol por primera vez en 10 años

El aparente camino del sol marcará un patrón en el sistema solar, permitiendo que la órbita del astro mayor se una al mismo plano que los demás planetas.

Por primera vez en los últimos diez años, los cinco plantes más cercanos al Sol se alinearán de manera visible para el ojo humano. Es decir que Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno aparecerán en línea vertical desde el norte hasta el este.

A partir del 20 de enero hasta finales de febrero, los planetas brillarán en el horizonte en un fenómeno sin igual: Mientras Venus, Marte, Júpiter y Saturno se moverán en el cielo matutino desde el principio del año, Júpiter poseerá más brillo; Marte, más vitalidad rojiza; Saturno, más pálido y Venus, más color.  Así mismo, Mercurio tendrá una ligera transición en la que primero aparecerá levemente en el horizonte y eventualmente se impondrá sobre los otros planetas.

image-20160115-7361-oue1p9

Este fenómeno es algo inusual, por lo que te recomendamos visualizarlo antes del amanecer. Principalmente a finales de enero, cuando la Luna viajará acompañando a cada planeta. Por ejemplo, en enero 28, la Luna se encontrará junto a Júpiter; en febrero 1º, a Marte; en la mañana del 4 de febrero, a Saturno; el 6 de febrero, a Venus; y el 7 de febrero; a Mercurio.

El aparente camino del sol marcará un patrón en el sistema solar, permitiendo que la órbita del astro mayor se una al mismo plano que los demás planetas. Se trata de un fenómeno eclíptico, el cual está rodeado de constelaciones zodiacales fácilmente reconocibles. De acuerdo con The Conversation, se trata de una novedad rara pues las órbitas de los planetas realmente van marcando patrones diferentes entre sí; por lo que vale verlo en un cielo despejado desde el norte hacia el este.

image-20160115-7344-biho8i

[Science Alert]