La NASA lleva mucho tiempo regalándonos hermosas imágenes de Marte y sus increíbles paisajes, así como insólitos conocimientos sobre este planeta que algunos esperan que se convierta en un hábitat humano. Ahora sabemos que en Marte también podríamos recostarnos a ver las nubes.

El último gran avistamiento hecho en este planeta por parte de los trotamundos cósmicos es un fenómeno brillante: las nubes noctilucentes. Estas formaciones etéreas –también conocidas como “nubes mesosféricas polares”– están compuestas de cristales de hielo que se producen en las capas más altas de la atmósfera y que son visibles al final del crepúsculo.

Según un equipo de meteorólogos de la Universidad de Hampton que trabajó junto con astrónomos de la NASA, las nubes noctilucentes adquieren su color a partir de que los cristales se adhieren al polvo que los meteoritos dejan en la atmósfera.

Las nubes noctilucentes en Marte fueron observadas por el rover Curiosity, tras el crepúsculo en el borde noroeste del cráter Gale. El espectáculo atmosférico fue convertido en una danza en un video que el científico Seán Doran publicó en YouTube.