Nubes que invaden espacios y te invitan a soñar (arte que transforma el instante)

Arte, química y física se condensan en las maravillosas instalaciones de Berndnaut Smilde.

En las instalaciones del artista holandés Berndnaut Smilde se congregan distintas técnicas para un solo fin: imitar procesos naturales cuya estética y pureza siempre nos han embelesado.

Pero no se trata sólo de replicar, sino de aprovechar la habilidad de imitar a la naturaleza con la técnica, para así poder generar espacios de fantasía en donde las nubes –e incluso los arcoíris– invaden espacios insospechados. Para esto, Smilde experimentó en su estudio, generando ambientes húmedos, usando vapor y máquinas de humo –como las que utilizan en los conciertos– para crear algo lo más parecido a una nube real.

nubes-instalacion-arte-fotografia

Las nubes en la obra de Smilde son un monumento a lo efímero, a lo que por naturaleza se desvanece.

Además de las nubes, otro fenómeno natural le causaba inquietudes creativas a Smilde: el arcoíris. Por eso, en el año 2015 construyó un prisma gigante con ayuda del científico Steve Tomczyk y una compañía de plástico local. De esta forma, Smilde crea arcoíris a voluntad que invaden enormes superficies, fundiendo en ellas sus múltiples colores.

nubes-instalacion-arte-fotografia

nubes-instalacion-arte-fotografia

Es probable que el arte de la instalación no haya visto nunca algo tan intrépido y a la vez tan simple como estas creaciones, cuya originalidad es proporcional al encanto que provoca mirarlas.

Por eso, el proyecto genera en el artista holandés una profunda satisfacción. Porque para Smilde no se trata de crear arte para la eternidad, sino de formular tiempos y espacios únicos donde suceden cosas inesperadas.

Su obra consigue hacernos fantasear, pero también es una especie de irrupción de la naturaleza y sus fenómenos en nuestra cotidianidad que nos puede conducir a sendas reflexiones.

Te dejamos algunas fotografías, para que saques tus propias conclusiones.

nubes-instalacion-arte-fotografia

nubes-instalacion-arte-fotografia

nubes-instalacion-arte-fotografia

nubes-instalacion-arte-fotografia

nubes-instalacion-arte-fotografia

nubes-instalacion-arte-fotografia

nubes-instalacion-arte-fotografia

nubes-instalacion-arte-fotografia

nubes-instalacion-arte-fotografia

nubes-instalacion-arte-fotografia

nubes-instalacion-arte-fotografia

 



Música fresca: un poco de lo mejor del momento sonoro (I)

Una carta de navegación sonora: recomendaciones de algo de la mejor música que se está creando hoy.

Sin música la vida sería un error.

F. Nietzsche

Una carta de navegación sonora…

Aquí compartimos algo de la música más estimulante, y siempre de reciente manufactura, que vamos encontrando. Géneros varios y artistas diversos, reunidos en breves selecciones bajo una sola constante: celebrar la creatividad sonora que alimenta el imaginario musical y que, por fortuna, acompaña nuestros soles y tormentas.   

Música fresca (I) 

1. Nils Frahm

2. Holy Motors

3. Casino Versus Japan

4. Kid Gusto

5. Steve Hauschildt

 

All Melody (2018) / Nils Frahm

Un disco minucioso, perfectamente construido y que tal representa el máximo punto que, hasta ahora, ha alcanzado este brillante músico alemán.

 

Slow Sundown (2018) / Holy Motors

Esta banda de Estonia nos convida psicodelia pop con un poco de melancolía cinematográfica; un álbum perfecto para imaginar historias y navegar la noche. 

 

Suicide by Sun (2018) / Casino Versus Japan

La celebración de los 20 años de una de las trayectorias más discretas y refinadas de IDM. 

 

 

Woza Beat REMIXED (2018) / Kid Gusto 

Invocando los dancefloors africanos de los 70’s, con ligeras intervenciones de house, el productor, ingeniero y DJ angelino atina un gran álbum. 

 

Dissolvi (2018) / Steve Hauschildt

Esta mezcla de ambient y minimal techno, con alusiones IDM, es una verdadera delicatessen electrónica. 

 

Curaduría: @Surrealindeath & @ParadoxeParadis



Mira este poema de Pablo Neruda desdoblarse en una preciosa animación (Video)

Vale la pena ver esta preciosa intervención audiovisual al poema “El pájaro yo”, del gran Pablo Neruda.

La poesía, más que un arte, es una especie de perfume que todo puede impregnar. Tal vez por eso aparece hasta en los rincones más inusitados y toma innumerables formas. La poesía, como esencia, es maleable.

Una re-mediación poética es precisamente lo que logró el el estudio brasileño 18bis, a partir de El pájaro yo, obra original del premio Nobel chileno, Pablo Neruda. Para lograrlo se recurrió a una técnica de esténciles y papel (capas de papel desplegables, que en repetición transmiten una idea de movimiento), para narrar la historia de una bailarina en busca de libertad. 

El pájaro yo es un poema que aparece en la compilación póstuma de Neruda, y entre otras cosas nos recuerda el amor del chileno por la ornitología –en su casa de Isla Negra dedicaba bastante tiempo a observar aves–. 

Poesía animada, remolcada y transcultural para estimular la mente contemporánea: