En nuestra mente existen millones de procesos esencialmente resilientes. Las neuronas, por ejemplo, van intermitentemente de la vida a la muerte. Todo esto se cumple con el fin de mantener el cuerpo en equilibrio. Pero, en nuestro afán por explorar la mente, se descubrió un té amazónico capaz de crear nuevas neuronas.

Un equipo de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid descubrió que la ayahuasca funciona como un regenerativo de neuronas. Este té alucinógeno mayormente consumido entre las comunidades de la Amazonia es capaz de formar células cerebrales y neuronas.

neuronas-ayahuasca-te-amazonico-plantas-neurogenesis
David Robertson, LCR

De acuerdo con el estudio, la dimetiltriptamina (componente de la ayahuasca) fomenta el proceso de neurogénesis, es decir, permite la regeneración de células que después se convierten en neuronas funcionales.

Por si no fuera suficiente con provocar nuevas neuronas, el té amazónico induce la formación de otras células del cerebro, tales como oligodendrocitos y astrocitos. Todo un paquete de elementos cerebrales que renacen.

¿Qué es la Ayahuasca (té amazónico) y cómo regenera las neuronas?

La Ayahuasca se forma a partir de la unión de mezclar dos plantas de la Amazonia: el arbusto chacruna y la enredadera de ayahuasca. Una vez fusionados y consumidos, esta sustancias se unen a un receptor cerebral tipo sigma para iniciar la neurogénesis. 

ayahuasca-neuronas-te-amazonia-cerebro
Terpsichore

Una vez que se probaron sus efectos, los investigadores intentan eliminar los efectos alucinógenos de la ayahuasca. El fin es crear un té que ayude a tratar las enfermedades neurodegenerativas de forma natural y garantizar que el ser humano pueda generar nuevas células neuronales. 

Nuestro cerebro es el órgano con el que experimentamos el mundo, y al cual llega toda la información del exterior. Si bien tiene sus ciclos internos autónomos, lo que experimente este órgano será clave en la manera como trabaje a lo largo de nuestra vida. 

ayahuasca-te-amazonia-neurogenesis

Sigue leyendo: Neuronas como estrellas: ¿hay más sinapsis en nuestro cerebro que estrellas en la Vía Láctea?