El cerebro es un órgano extraordinario. A la fecha y a pesar de la tecnología con la que contamos, aún no logramos dilucidar cómo es que funciona del todo. Pero los esfuerzos no son para nada despreciables, un reciente estudio mostró el comportamiento de la región neuronal conocida como corteza orbitofrontal, a la hora de tomar decisiones.

La investigación estuvo a cargo de Camillo Padoa-Schioppa, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington. Se basaron en varios experimentos con monos, en los que se midió la actividad neuronal durante actividades que requerían toma de decisiones.

region neuronal toma decisiones

En 2006, el mismo Padoa ya había sentado las bases de esta investigación, al reconocer a la corteza orbitofrontal como el centro de valoración subjetiva de los estímulos. Desde aquel entonces se obtuvo la primera pista de que las neuronas de esa región, podrían tener una intervención directa en los procesos de toma de decisiones. No obstante, no había forma de comprarlo.

La región neuronal que influye en la toma de decisiones 

Pero la ciencia no para y ahora Padoa-Schioppa encontró la respuesta que tanto buscaba. Para comprobar la relación entre la región neuronal ubicada en la corteza orbitofrontal y la toma de decisiones, Padoa y su equipo manejaron dos experimentos con primates.

En el primero, se les presentaron más de once diferentes opciones de bebidas a un grupo de primates, mientras analizaban por escáner sus regiones cerebrales. El menú contenía jugo de uva, manzana, arándano, cereza, sandía, durazno  limonada, ponche de frutas y agua con sal.

Las variables de presentación se mostraron en grupos de dos bebidas para cada primate, además de en diferentes cantidades. Así las decisiones se tornaron más complejas, no solo para obtener un cierto sabor de bebida, sino también mayor o menor cantidad de esta.

 

neuronas toma decisiones
Cada uno de los ejemplares mostró preferencia por una bebida en específico. El escáner reveló un incremento de actividad en las neuronas de la corteza orbitofrontal al observar la bebida de su preferencia.  

El siguiente nivel vino cuando se decidió comprobar los datos arrojados por el escáner. La preferencia marcada por cada primate se vio afectada cuando los investigadores estimularon por electrodos indoloros, una región de la corteza orbitofrontal distinta al valor de la bebida antes elegida. Así las decisiones de los primates, cambiaron a pesar de tener un historial de preferencia marcada.

Con esto, Padoa y su equipo, comprueban cómo influye la actividad neuronal a la hora de tomar decisiones y confirmó el hecho de que la corteza orbitofrontal es esencial en este proceso.

Sigue leyendo: 4 formas de hacer crecer nuevas neuronas en tu cerebro (practicando la neurogénesis)