Elon Musk, dueño de empresas como Tesla, SpaceX y Neuralink, es un hombre que se distingue por sus ideas excéntricas que se tambalean entre la ayuda humanitaria y el control a través de la tecnología. Lo cierto es que es un empresario controvertido, quizá por la incongruencia de algunas de sus decisiones y sus promesas adelantadas. Aunque en los últimos meses se ha enfrentado a retrasos en las operaciones tanto de SpaceX como de Neuralink.

Mono jugando al pongo

Neuralink ha dado de qué hablar en los meses pasados cuando Elon Musk mostró un video de un mono jugando al pong tan sólo con la mente. El propio magnate se encargó de explicar el funcionamiento de la tecnología neuronal. Misma que está basada en la implantación de un microchip compuesto por dos mil electrodos implantados en la región de la corteza motora.

Elon Musk neuralink

Para la implantación de este dispositivo desarrollado por la compañía de Musk, se ha requerido de un robot que previamente ya se había utilizado en roedores y cerdos.  El robot quirúrgico de alta precisión, es capaz de insertar hasta una serie de mil electrodos finos presentes en los chips, en el cerebro de una persona. Según la propia empresa, la precisión del robot minimiza la reacción de los tejidos cerebrales y aumenta la vida útil del microchip.

Y aunque el video de Pager, el primate jugando al pong ha asombrado a más de uno, lo cierto es que los planes de Neuralik van atrasados por más de dos años. Desde hace tiempo viene dando un itinerario apresurado, la experimentación de microchips en cerebros humanos inicialmente estaba prevista para finales de 2019. Sin embargo, en aquel entonces se pospuso por retrasos en el desarrollo de la tecnología. Se avisó que sería en 2020 cuando sucedería, aunque tampoco fue el año en que ocurrió.

Retraso tras retraso 

Luego del primer retraso, se estipuló como fecha probable finales de 2021. Aunque recientemente Elon Musk declaró en la Cumbre del Consejo de CEO de The Wall Street Journal que la empresa todavía no está lista para la experimentación en humanos. Dijo que “Neuralink funciona bien en monos y en realidad estamos haciendo muchas pruebas y confirmando que es muy seguro y confiable y que el dispositivo Neuralink se puede quitar de manera segura”.

microchip de neuralink

“Esperamos tener esto en nuestros primeros seres humanos, que serán personas que tengan lesiones graves de la médula espinal como tetrapléjicos, el próximo año, pendiente de la aprobación de la FDA”, explicó. Lo que significa que todavía falta que la Administración de Medicamentos y Alimentos examine los estándares de operación de la interfaz cerebral y apruebe su uso como una alternativa médica.

Neuralink de Elon Musk no es la única empresa que trabaja en dispositivos cerebrales, Synchron lleva la delantera en esta área. La empresa de biotecnología obtuvo el permiso de la FDA para iniciar sus experimentaciones en personas con problemas motores en julio pasado.