Entre los miles de árboles de la Amazonas, viven cerca de 400 pueblos indígenas distintos. Con su propia lengua, cultura y territorio, estas comunidades se levantan fuertes en la defensa de las áreas naturales. Pero, entre los millones de indígenas que viven en la selva se hacen presentes las mujeres; una de ellas es Nemonte Nenquimo.

Originaria de la comunidad Waorani o huaoranís, (gente de la selva), en la selva amazónica ecuatoriana, Nemonte Nenquimo es una de las mujeres indígenas que ha levantado la voz por su comunidad y la naturaleza. Proveniente de un pueblo que hace apenas 50 años tuvo contacto con la “civilización”, Nemonte habla por las mujeres que luchan por el Amazonas.

mujeres-indigenas-amazonas-ecuador
Amazon Frontlines

Esta es una carta desde la Amazonia, un mensaje de la líder ambiental Nemonte Nenquimo al mundo occidental: “Su civilización está matando la vida en la Tierra”:

Me llamo Nemonte Nenquimo. Soy una mujer waorani, una madre y una líder de mi pueblo y la Amazonia es mi casa. Les escribo esta carta porque los incendios siguen ardiendo. Porque las compañías están derramando petróleo en nuestro ríos. Porque los mineros están robando oro (como lo han estado haciendo durante los últimos 500 años) dejando atrás piscinas abiertas y toxinas.

Porque los invasores y extractivistas de tierras están talando los bosques vírgenes para que su ganado pueda pastar, sus plantaciones puedan crecer y el hombre blanco pueda comer. Porque nuestros mayores mueren de coronavirus, mientras planea sus próximos movimientos para cortar nuestras tierras para estimular una economía que nunca nos ha beneficiado. Porque, como pueblos indígenas, estamos luchando para proteger lo que amamos: nuestra forma de vida, nuestros ríos, los animales, nuestros bosques, la vida en la Tierra, y es hora de que nos escuches.”

comunidad-waorani-amazonas-ecuador
Amazon Frontlines

También en Ecoosfera: Mujeres que luchan con el corazón desde la Amazonia

Nemonte Nenquimo y el poder del conocimiento de la tierra

El “cowori”, extraño o extranjero ha llegado a representar para las comunidades del Amazonas: el “hombre que sabe muy poco por el poder que ejerce y el daño que causa”. Es posible que el ser humano no se acostumbre a que una mujer indígena lo llame ignorante, pero para las mujeres de estas comunidades es cada vez más claro.

Cuanto menos sabe la “civilización” sobre algo, menos valor tiene para ella y más fácil es destruirlo. Y, esto es exactamente lo que está haciendo la humanidad moderna con la selva tropical, las comunidades indígenas y los recursos naturales.

nemonte-nenquimo-mujeres-indigenas-amazonas-cambio-climatico

“El bosque es mi maestro. Y he aprendido lo suficiente (y hablo mano a mano con mis hermanos y hermanas indígenas de todo el mundo) como para saber que han perdido el rumbo” – NN.

En todos estos años, la “civilización” ha creído que las comunidades indígenas tienen que aprender. Pero, la realidad es que ellos conocen la selva mucho mejor que nuestra tecnología porque han vivido en y con ella. La naturaleza es mucho más compleja de lo que imaginamos, eso lo sabe el pueblo waorani. El resto del mundo es el que no ha entendido la masiva conexión de todo el mundo. Por esa razón es que ahora desde las más profundas selvas hasta el paisaje urbano urgen soluciones climáticas.

Respetar la Tierra antes de salvarla

Las mujeres de la selva amazónica saben que construir una economía mundial basada en la extracción y contaminación no es respetar la tierra. Aunque ellas no han ido a la universidad, ni son políticas, ni científicas, ni médicas o abogadas, saben que han aprendido lo suficiente del bosque para saber que la humanidad ha perdido el rumbo.

La civilización tiene un problema y no lo ha entendido del todo: somos una amenaza para toda la forma de vida en la Tierra. Tenemos una pobreza espiritual generalizada, extinción de especies, pandemia global, crisis climática y más. Nemonte Nenquimo asegura que lo que necesitamos es encontrar la más profunda forma del amor: el respeto. Es ahí en donde reconocemos que “La Tierra no espera que la salven, espera que la respeten. Y nosotros, como pueblos indígenas, esperamos lo mismo”.

Ayuda a proteger al selva waorani aquí 

Sigue leyendo: Incrementa un 88% la deforestación de la Amazonia