Obsesión por el negro: elegantes fotografías sacralizan la piel oscura

Oscuridad que resuena y la nueva fotografía digital tomada con iPhone; un ejercicio para fascinarse con la naturaleza humana.

En su sentido más puro –natural–, la oscuridad es belleza. Hecha como de firmamento que encubre estrellas y misterios, minerales antiguos, iris y piel, la oscuridad es parte de nuestra intimidad, la reconocemos. Cuando no es temida, su hermosura orgánica se mira edificada (como un palacio) en lo más profundo de nuestras penumbrosas redes. 

En este sentido, la sacralización de la oscuridad en el arte no es algo que deba sorprendernos. Y si se trata de la piel negra, cualidad biológica acaso deslumbrante, el interés de la fotografía se hace notar.   

negro-fotografias-piel-oscura-Africa negra-Prince Gyasi-3

Fragmentada por el manto de un nítido desierto –el Sahara–, el observador de un mapamundi encontrará el África negra. Su población difiere de aquellas regiones cerca del mar Mediterráneo, principalmente por el color de piel: la negritud. 

Un vasto número de fotografías sociales documentan este rasgo que no pasa desapercibido en cualquier parte del mundo. La piel misma lleva cultura y belleza. La autenticidad de una raza es presa fácil del arte, y en esta ocasión abrazamos una serie fotográfica fresca, original y formidable para aquellos (como nosotros) que se fascinan por la naturaleza humana.

Azarosamente seleccionadas, las fotografías que aquí ves condensan el trabajo de Prince Gyasi Nyantakyi y el espíritu del África negra capturado con una cámara de iPhone. La ofrenda visual contrasta la oscuridad de la piel con la saturación de ciertos colores brillantes, tan sólo un pretexto en el vacío del espacio para enfocarnos en lo que es precioso. 

negro-fotografias-piel-oscura-Africa negra-Prince Gyasi-3

Pero el autor de dichas fotografías no se limita a la estética. La identidad cultural es clave y por eso, muchas de estas imágenes pertenecen a una serie que retrata la cotidianidad de los niños del distrito de Jamestown, una pequeña localidad pesquera y una de las más antiguas de la ciudad de Accra, en Ghana, su país natal.

Ahí, Gyasi codirige la fundación Boxed Kids, que financia a través de un fondo de donación la educación de niños y jóvenes que persiguen su sueño, y cuyo talento creativo se pronuncia fácilmente. De manera que la imagen colorida incita a la metáfora y la reflexión: ¿serán las mentes creativas quienes participen en el destino de África, de una identidad, y del mundo?

negro-fotografias-piel-oscura-Africa negra-Prince Gyasi-3

negro-fotografias-piel-oscura-Africa negra-Prince Gyasi-3

negro-fotografias-piel-oscura-Africa negra-Prince Gyasi-3

negro-fotografias-piel-oscura-Africa negra-Prince Gyasi-3

negro-fotografias-piel-oscura-Africa negra-Prince Gyasi-3

negro-fotografias-piel-oscura-Africa negra-Prince Gyasi-3

negro-fotografias-piel-oscura-Africa negra-Prince Gyasi-3

negro-fotografias-piel-oscura-Africa negra-Prince Gyasi-3

negro-fotografias-piel-oscura-Africa negra-Prince Gyasi-

negro-fotografias-piel-oscura-Africa negra-Prince Gyasi-3

negro-fotografias-piel-oscura-Africa negra-Prince Gyasi-3

negro-fotografias-piel-oscura-Africa negra-Prince Gyasi-

negro-fotografias-piel-oscura-Africa negra-Prince Gyasi-3

 

Más fotografías de Prince Gyasi en este link

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora en jefe de Ecoosfera. Ha participado de manera frecuente en medios como Más de México, Faena Aleph y Pijama Surf. Le interesa utilizar la información y la diversidad de formatos digitales para construir conciencias. Su tiempo libre lo dedica a crear música con sintetizadores.


Una playlist para hacer tu día más feliz de lo que ya es 🤜 – #MúsicaFresca 🎧

Algunos cuantos beats deliciosos para llenar de vitalidad el día.

¿Quieres ser feliz? Abandona la idea de estabilidad y seguridad, dicen algunos. ¿Que a qué siente la felicidad? Simplemente a paz; ser feliz es vivir en tranquilidad –que ni lo muy bueno o lo muy malo desate la ansiedad en tus sentidos–; entender que los problemas son experiencias (a veces pruebas); que el pasado y el futuro son una ilusión de la mente –lo que ya pasó se recuerda bajo un sentimiento que provocó nuestra vieja perspectiva de aquél entonces, mientras que el futuro depende totalmente del presente–. Ciertamente, el aquí y el ahora es lo único que importa. Disfrutar de lo que sea que tengas hoy, hay que celebrarlo…

Hoy es el Día Internacional de la Felicidad (lo sabemos, es algo patético), pero en vísperas de un vibrante equinoccio de primavera (con todo toque significan sus símbolos y rituales), es un gran recordatorio de que nuestra especie necesita tener bien presente el propósito de sus vidas: ser feliz en el aquí y el ahora (porque sí, ¿a quién no le encanta sentirse extasiado?), y es también un pretexto para compartir estos deliciosos tracks para relajar tu tarde con música…

Disfruta con buenxs audífonos/bocinas