PUBLICIDAD

NATURA

Oficial, las tortugas son el ser más longevo de la Tierra (por una característica muy especial)

Los quelonios apenas si envejecen y desafían todo lo que sabemos sobre la longevidad

Las tortugas han estado habitando el planeta desde tiempos antiguos, el fósil más antiguo de quelonio encontrado sugiere que llevan andando por estos rumbos desde hace 230 millones de años. Es de suponerse que su capacidad longeva es una de las principales razones por las que han logrado sobrevivir tanto tiempo. Este hecho ya se había considerado desde hace mucho, sin embargo, nunca se pensó que las tortugas prácticamente no envejecen hasta que un estudio sugirió que las tortugas se mantiene jóvenes prácticamente toda su vida.

Una de las tortugas más longevas de las que se tiene conocimiento es Jonathan, la tortuga gigante de las Seychelles que ya alcanza los 190 años de edad. Y aunque vivir casi dos siglos ya es de por sí sorprendente, Jonathan es todavía muy joven al lado de Adwaita, quien se cree que fue el animal terrestre más longevo del mundo. Las estimaciones sugieren que la tortuga gigante Adwaita vivió cerca de 250 años, edad que tenía cuando murió en 2006.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Reptiles y anfibios, los más longevos

Curiosamente las tortugas no son el único reptil que tiene la capacidad de extender su vida por muchos años. Ejemplos como el esfenodonte, la salamandra ciega de las cavernas y los cocodrilos, nos muestran que los reptiles envejecen lentamente y tienen una esperanza de vida muy prolongada. Sin embargo, según David Miller quien es profesor de ecología de poblaciones de vida silvestre en la Universidad del Estado de Pensilvania, “hasta ahora nadie ha estudiado esto a gran escala en numerosas especies de la naturaleza”.

Agregó que “si podemos entender qué permite que algunos animales envejezcan más lentamente, podemos comprender mejor el envejecimiento en los humanos y también podemos informar estrategias de conservación para reptiles y anfibios, muchos de los cuales están amenazados o en peligro de extinción”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Por esta razón, Miller y su equipo internacional de investigación que consta de 113 científicos, realizaron el estudio más completo sobre el envejecimiento y la longevidad. Este comprende a un total de 77 especies de reptiles y anfibios distintos, que fueron estudiados durante un periodo de 60 años.

Fue así como el equipo descubrió que los animales que envejecen más lentamente tenían rasgos protectores que los defendían de los depredadores. Sin embargo, descubrieron un hecho todavía más sorprendente; las tortugas de caparazón duro que son quizá los animales que mayor protección poseen, apenas si envejecen. Un hecho que desafía por completo la idea de que el envejecimiento es evolutivamente inevitable.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Termorregulación Vs. Armaduras

Anteriormente se creía que el envejecimiento de las diferentes especies dependía de un mecanismo de termorregulación. En ese sentido, se sugería que los animales con un metabolismo más rápido envejecen más rápidamente, lo que explicaría por qué los reptiles envejecen más lentamente que los mamíferos, pues estos obtienen su calor a partir del medio exterior y no dependen de su metabolismo para obtenerlo, contrario a los mamíferos.

Sin embargo, la investigación de Miller y su equipo sugiere que quizá el metabolismo no sea la clave para comprender la longevidad de las especies. Los científicos encontraron contradicciones entre las comparaciones de tasas de vida entre algunas especies de reptiles y mamíferos. Existen reptiles que envejecen cuatro veces más rápido que el impala, que es uno de los animales de sangre caliente que envejece más rápidamente.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Por lo tanto, la termorregulación no es el factor que determina las grandes diferencias en las tasas de vida. Según la investigación, sería el fenotipo protector el que ocasiona que algunos animales sean tan longevos. Animales con caparazón u otros mecanismos de defensa como el veneno, serían aquellos que más viven.

“Estos diversos mecanismos de protección pueden reducir las tasas de mortalidad de los animales porque otros animales no los comen. Por lo tanto, es más probable que vivan más tiempo y eso ejerce presión para envejecer más lentamente”, dice Beth Reinke, coautora del estudio.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El equipo determinó que existen dos categorías de protección: física (caparazones y armaduras) y química (veneno y toxinas de la piel), siendo los que poseen protección física los que más lento envejecen. En ese sentido, las tortugas poseen el súper poder más importante frente a todas las especies del planeta y de hecho, se descubrió que apenas si envejecen. No es que vivan por demasiado tiempo, sino que han aprendido a evadir el envejecimiento gracias a su caparazón duro, una idea que pone en jaque todo lo que sabemos sobre el ciclo de la vida.

Referencias: Reinke, B. Diverse aging rates in ectothermic tetrapods provide insights for the evolution of aging and longevity. Science, DOI

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD