PUBLICIDAD

NATURA

Foto, pero no toques: el trato para salvar a la especie más sonriente del planeta

Australia es el paraíso natural más extravagante que puede existir, gracias a las características geográficas que permitieron la evolución de la vida de manera aislada del resto del mundo, tiene la biodiversidad más extraña de todo el planeta. Allí vive la criatura más sonriente de todas con la que de hecho, puedes tomarte selfies pero está prohibido tocar, los quokkas.

Más de 12 mil marsupiales vagan libremente en Rottnest Island que ya desde el nombre llama la atención, el nombre de la isla significa ‘nido de ratas’ y se llama así por una razón. Y es que en ella habitan los quokkas, una especie de marsupial que a simple vista podría parecer un roedor del tamaño de un perro, aunque tiene una característica que los ha vuelto famosos, su enorme sonrisa.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La boca de los quokkas se curva naturalmente de manera que desde la perspectiva humana, parece estar esbozando una enorme sonrisa. Curiosamente esta característica ha sido utilizada por lo que ahora es un santuario de quokkas, para salvar a la especie de la extinción.

En Rottnest Island se permite acercarse a los quokkas, que son criaturas sumamente curiosas y que por lo tanto, mirarán directamente a la cámara con su enorme sonrisa. Pero hay una regla de oro: No tocar.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Las selfies con quokkas han explotado en las redes sociales. Personalidades de la talla de Chris Hemsworth han visitado Rottnest Island para lograr una selfie con la especie más sonriente del planeta. El actor compartió en su cuenta de Instagram su instantánea y dijo “Pequeñas criaturas épicas están por toda la isla simplemente pasando el día haciendo lo suyo. ¡Ve allí y compruébalo!”.

Esto ha ayudado a que un sinnúmero de turistas se dirijan hasta la isla para conocer a los quokkas, por lo que las selfies son cada vez más numerosas. Aunque los visitantes deben respetar la reglas y tienen prohibido tocar a los marsupiales, por más abrazables que parezcan, además de abstenerse de alimentarlos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Extrañamente las selfies están ayudando a que cada vez más gente conozca la causa de Rottnest Island, que es salvar a los quokkas de la extinción. Ha servido como un método para divulgar información valiosa sobre los marsupiales y gracias a la popularidad de las fotografías, más gente sabe ahora de la existencia de las criaturas más sonrientes y los desafíos a los que se enfrentan para sobrevivir.

Marsupiales sonrientes

Aunque los quokkas pueda parecer roedores, en realidad están más cercanos a los canguros, ya que pertenecen a la misma familia de los Macropodiae. Su cuerpo es robusto, de ahí que resulten abrazables a la vista aunque hay que recordar que son animales salvajes y no debemos invadir su espacio. Son herbívoros y principalmente nocturnos. Miden en promedio 45 centímetros de largo y llegan a pesar hasta 5 kilogramos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Son animales muy curiosos, es por esto que en Rottnest Island se permiten las selfies con los quokkas, siempre y cuando no se les toque ni se les alimente. Con sus orejas redondeadas y sus sonrisa tan excelsa, se ganan en corazón de cualquiera.

Lamentablemente se encuentran en estado vulnerable, debido a la destrucción de su hábitat, por lo que en cierto sentido, las selfies están ayudando a que más gente haga conciencia sobre la necesidades de los quokkas. Y quizá en un futuro podamos decir que las fotografías salvaron a los pequeños marsupiales de la extinción.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD