Medio ambiente
Sci-innovación
Cosmos
Natura
Beneficios D
Orbe cultural
Ecotech
Noticias
Hazlo fácil

NATURA

Disfruta las fotografías de adorables bebés mantarrayas

Por: Ecoo sfera24 de marzo de 2022

En medio de las criaturas marinas, encontramos a las mantarrayas bebés cuyas fotografías han dado la vuelta al mundo por su aspecto adorable. Con unos aparentes ojos seguidos de unos regordetes cachetes, sin patas superiores pero con una tiernecillas extremidades inferiores, se han ganado la admiración de todos los amantes de la naturaleza.

Tiernas mantarrayas bebés

La empatía humana surge de lo conocido, de aquello que nos es familiar, es por esto que algunos seres nos despiertan una conexión sentimental muy fuerte, como los animales de compañía que solemos leer a través de las expresiones y comportamientos humanos. Sin embargo, cuando se trata de seres marinos, la empatía puede perderse un poco por sus grandes diferencias que existen, pues nos resultan cognitivamente desconocidas a lo que estamos acostumbrados a ver.

Pero la habilidad principal del humano es encontrar esos resquicios de familiaridad donde quiera que ponga el ojo y es por esta razón que las fotografías de bebés mantarrayas resultan tan adorables. A primera vista uno puede casi asegurar que sus rostros se encuentran en la parte inferior de los animales; ojos, boca, incluso unas mejillas coloreteadas y unas piernas que le dan un toque todavía más tierno a la imagen.

Basta admirar las imágenes tan sólo unos segundos para sentir la dulzura que despiertan en nosotros. Sin embargo, cuando se les observa con mayor detenimiento, uno puede darse cuenta de que lo que miramos no es realmente sus rostros, aunque no dejan de ser hermosas.

¿Qué es lo que vemos en realidad?

La boca sí se encuentra en la parte inferior de estos asombrosos animales y está equipada con dos placas que están adaptadas para triturar conchas de cangrejos, camarones y moluscos. No obstante, lo que parecen ser sus ojos, en realidad son sus narinas, su homólogo en los humanos serían los orificios nasales. Donde observamos dos mejillas regordetas en realidad se encuentran sus hendiduras branquiales por donde respiran. Y finalmente los dos pares de piernas forman parte de la aleta pélvica que les ayuda a desplazarse en las arenas del fondo del mar.

Los ojos como es de esperarse, se encuentran en la parte superior de las mantas, posicionados a ambos lados de su cuerpo para tener una visibilidad mayor de su espacio y así, poder cazar a sus presas y mantenerse a salvo de posibles depredadores.

Pese a que la anatomía de las mantarrayas bebés resulta un poco distinta de lo que nuestros ojos nos hacen creer, no dejan de ser animales sorprendentes que están emparentados con los tiburones y que pertenecen al orden de los peces cartilaginosos. Aprender sobre ellos es vital para apoyar su conservación, ya que al igual que los corales, se encuentran amenazados por la destrucción de hábitat.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: