PUBLICIDAD

NATURA

Lechuzas invisibles que se esconden entre los árboles

Los búhos en general son los maestros por excelencia del camuflaje, son tan habilidosos en el arte de mantenerse escondidos en los árboles que si no fuera por sus ojos, uno podría pensar que se trata de entes invisibles. Entre la gran variedad de especies, las lechuzas chillonas del este, poseen en sus plumajes uno de los patrones más impresionantes para lograr parecer troncos de árbol. Estas fotografías de Graham McGeorge demuestran que las lechuzas simplemente son asombrosas.

McGeorge tiene un largo historial capturando con su obturador a aves silvestres, logrando plasmarlos de la forma más genuina posible. Pero de entre todas sus fotografías hay una que se consolida como una de las mejores, ya que fue acreedora al Premio al Mérito del Concurso de Viajeros de National Geographic.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

Lechuzas, las maestras del camuflaje

La instantánea muestra a una lechuza en medio de un agujero en el tronco de un árbol, que Graham supone fue creado por un pájaro carpintero. Los ojos entreabiertos y la mirada indómita del ave le dan una composición mágica a la fotografía de arriba, que demuestra la gran habilidad de camuflaje de las lechuzas.

Sin embargo, lograr plasmar en fotografías escenas como estas no es para nada sencillo. McGeorge explica que las aves maestras del disfraz son a la par muy espantadizas y a la menor provocación, su paz puede perturbarse. En ese sentido, las fotografías no lograrían captar a los búhos en su estado más salvaje. Incluso menciona que algunos colegas utilizan cebos para atraerlos y así lograr que poseen para ellos, no obstante, también deja claro que su postura ante esta práctica.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

“La ética es imprescindible. Hay muchos fotógrafos de vida silvestre que ceban a los búhos para satisfacer sus necesidades fotográficas. El cebo es muy dañino para la salud de un búho. Para fotografiar lechuzas en libertad y sin cebo hay que tener mucha paciencia, buen ojo y buen oído”.

El búho chillón oriental

El búho chillón del este cuyo nombre científico es Megascops asio, habita principalmente en lugares pantanosos de América del Norte, pero el que usted puede apreciar en la fotografía galardonada es oriundo de Okefenokee en Georgia. Suelen sentarse muy sigilosamente en agujeros realizados por los pájaros carpinteros en los troncos de árboles. Desde donde esperan el momento oportuno para cazar su alimento bajo la tenue luz de los atardeceres y amaneceres.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

Son animales principalmente nocturnos que se sienten más cómodos con la ausencia de luz, pues deben cuidarse de sus depredadores más grandes. Cualquier movimiento en falso podría resultar fatal para ellos y podrían terminar como presas de búhos más grandes como el búho real o el búho listado. Aunque también deben dirigir su atención hacia tierra, ya que animales como el visón, el mapache o el zorro también se alimentan de ellos.

Es por esto que dependen completamente de su camuflaje perfecto que han aprendido a usar de formas más óptimas. Por ejemplo, si se sienten amenazados en tierra, simplemente se quedan quietos sobre el suelo y cierran sus enormes ojos, de esta forma logran parecer un tocón de árbol y si el camuflaje funciona, los depredadores pasarán de largo.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD