PUBLICIDAD

NATURA

Las aves también sienten y son capaces de amar

Las aves son seres fascinantes que esconden habilidades que todavía no alcanzamos a comprender. Entre sus filas se encuentran especies asombrosas con comportamientos que antes no se creían propios de los animales y que sólo se la atribuían al hombre. Pero conforme más se les investiga, nos hemos dado cuenta de que las aves son realmente inteligentes.

Los cuervos, por ejemplo, sienten sensibilidad ante la igualdad y el egoísmo. Por otro lado, los ruiseñores, poseen un sistema de comunicación de lo más intrincado que casi podría llamársele un idioma melódico. Existen otras especies como los estorninos, que son capaces de formar esculturas gigantescas en el aire con la alineación de los miembros de su parvada para espantar a sus depredadores.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Imagen: James Crombie

Y sin embargo, todavía hay mucho que desconocemos sobre los descendientes de los dinosaurios. Precisamente esta evolución separada de los mamíferos es la que parece haberles conferido dotes de supervivencia que desafían el entendimiento humano. Pero encontrar estudios completos sobre el comportamiento de las aves es un verdadero reto.

La primera escala de inteligencia aviar

Lois Lefebvre es un ornitólogo muy interesado en las aves que ha desarrollado lo que se conoce como la primera escala de inteligencia aviar. En su análisis observacional de distintas especies, encontró que las aves utilizan objetos como herramientas para alimentarse o desarrollar otro tipo de actividades.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Observó que los tordos picotean estiércol con ramitas que encuentran por su camino y que las garzas son capaces de pescar con moscas como cebo. Y sus observaciones no sólo se limitan a comportamientos adaptativos en un ambiente completamente natural, sino que también ha habido adaptaciones a la intrusión del hombre. Los buitres descansan pacientemente en los alambres con púas, al lado de los campos minados esperando que los antílopes crucen y terminen reducidos a estallidos.

Las aves también sienten y aman

Jennifer Ackerman, por su parte, es una aclamada divulgadora científica que también está altamente interesada en las especies de aves. En su libro The Genius of Birds, Ackerman habla precisamente del uso de herramientas que falsamente se le ha atribuido únicamente al humano. Ella cree que este tipo de comportamiento también ha tenido su evolución en las aves, un caso especial por no tratarse de mamíferos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En su libro, Ackerman demuestra que las habilidades sociales de las aves, son tan intrincadas como pueden ser las de los humanos. Además, ahonda en el hecho de que algunas de las especies de aves tienen una enorme capacidad de imitación de sonidos, tan es así que no sólo los loros son capaces de aprender los lenguajes humanos, sino que también otras aves como los cuervos pueden imitar una conversación sin mayor esfuerzo.

En cada capítulo de su libro, la divulgadora científica hace honor a las aves al explicar sus ingeniosas capacidades. E incluso asegura que las aves tienen otras capacidades que antes sólo se les atribuía a los humanos, como sentir, hacer regalos entre iguales y amar entre miembros de la parvada.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Sin duda estos animales tienen todavía mucho por hacernos comprender y quizá de ello se desprenda una lección de humildad ante la falsa superioridad humana. Lamentablemente muchas de las especies de aves están siendo amenazadas por el cambio climático y la destrucción de sus hábitats naturales. Cuidar de ellas es igual de imperante que cuidar de cualquier otro ser vivo que vive las consecuencias de las acciones humanas.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD