PUBLICIDAD

NATURA

Miles de aves coordinan su vuelo para crear un pájaro gigante

La biodiversidad es de tan grande riqueza, que incluso entre las mismas aves los comportamientos varían enormemente, algunas de ellas brillan en la oscuridad de la noche, otras duermen mientras elevan el vuelo, los estorninos por su parte, coordinan su vuelo a la perfección para inmortalizar esculturas gigantes y vivientes con su murmullo.

Aquellos que prestan atención lo suficiente a la naturaleza, siempre reciben un golpe de asombro. El fotógrafo James Crombie normalmente se dedica a apuntar con su lente hacia eventos deportivos, no obstante, un día alentado por su amigo Colin Higg, decidió acudir al lago Lough Ennell, en Irlanda. El espectáculo que ahí encontró superó todo límite, de pronto una imagen quedó grabada en su mente; murmullo de estorninos formando aves gigantes. Así que decidió viajar hasta el lugar decenas de veces hasta lograr capturarlo con su lente.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El grácil murmullo de estorninos

Murmullo es el nombre que recibe la danza inefable que los estorninos realizan cuando se alzan con gracilidad sobre los aires. Miles de aves en coordinación perfecta se desplazan por el aire con grácil sincronización. En el camino, crean impresionantes formas que asemejan a un ente gigante, como si se movieran como un solo ser.

Crombie realizó más de 50 viajes durante varios meses hacia el lago Lough Ennell, hasta que por fin un día logró captar la imagen que quedó grabada en su mente. Los estorninos danzan en sus murmullos para protegerse de los depredadores como las aves de presa. Su mecanismo de defensa asemeja a un cardumen que se mueve con perfecta sincronización para escapar a las latentes amenazas de ser devorados.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Imagen: James Crombie

Las imágenes que nos dejan los murmullos de estorninos no se mantienen estáticas en ningún momento. Por el contrario, parece que danzan a un compás muy acelerado, con crescendos y cambian constantemente de forma. Por esta razón, capturar la imagen perfecta resulta sumamente complicado.

Sin embargo, ningún impedimento logró que Crombie desistiera de plasmar exactamente lo que vio la primera vez que viajó al lago; un ave gigante formada por el murmullo de estorninos. El resultado de su perseverancia se traduce en la más efímera belleza, pero que gracias al talento del fotógrafo podemos apreciar con calma y deleitar nuestras pupilas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD