Tu guía para una vida sostenible y medio ambiente

Este Emú Macho Inesperadamente Incubó Huevos De Otras Aves

Este emú macho inesperadamente incubó huevos de otras aves

Este emú macho se tomó muy en serio su papel de padre responsable y decidió incubar huevos de diferentes especies, el resultado sorprendió a todos.

La naturaleza parece estar delimitada por patrones que vemos repetirse una y otra vez, sin embargo, hasta ella tiene sus excepciones y de vez en cuando rompe sus propias reglas. Los emúes son aves no voladoras con cualidades que los vuelven impresionantes, su altura que llega a alcanzar los 2 metros los coloca como una de las aves más grandes del mundo. Y aunque esto podría hacernos pensar que son aves temibles, lo cierto es que de vez en cuando se ponen nostálgicos y hasta son capaces de incubar tiernamente huevos de otras especies, así como lo cuenta Foxfaether Zenkova, que se encarga de la conservación de emúes.

Zenkova ha entregado su vida a la rehabilitación de vida silvestre, además de restaurar 98 acres de terreno donde ayuda a la preservación de distintas especies, también es educadora y artista conservacionista. Ahora está dedicando la mayor parte de su tiempo a la restauración de un granja destinada al cuidado de distintas especies que incluyen abejas, yaks y sobre todo, cualquier tipo de ave desde gansos y pavos; hasta buitres y emúes.

Este emú macho inesperadamente incubó huevos de otras aves

Y es precisamente un emú el protagonista de esta historia, pues hace unas semanas Zenkova se percató de que algo extraño estaba sucediendo. Un macho llamado BB-8, se volvió un poco nostálgico y decidió hacerse cargo de una serie de huevos viejos que había dentro del gallinero.

Un padre responsable

Cuando se trata de emúes, los machos son los encargados de incubar los huevos y hacerse cargo de los bebés, las hembras ponen huevos y abandonan a sus pequeñuelos, ahí culmina su tarea de crianza para ellas. Y parece que BB-8 de pronto sintió la responsabilidad de su especie, pues decidió incubar un par de huevos viejos de emú que había en el gallinero, pero además también se posó encima de huevos de gallina, ganso y pato.

Este emú macho inesperadamente incubó huevos de otras aves

Zenkova se percató de que BB-8 había decidido incubar los viejos huevos de emú, sin embargo, también vio suceder algo extraño: “Acabo de ver a una gallina entrar corriendo, esconderse debajo de él, poner un huevo y marcharse”, dijo en su relato de los acontecimientos a través de su cuenta de Twitter.

Según las actualizaciones a través de la red social, el padre emú se sentó sobre los huevos durante más de un mes, ya que el periodo de incubación de su especie ronda entre los 46 y los 56 días. Zenkova no estaba segura de la conclusión de la historia, pues durante este periodo no hubo bebés pero tenía la mirada puesta en el nido:

“Nuestro incondicional padre emú no ha dejado su nidada de huevos de pato/ganso/gallina; si alguno va a salir del cascarón, puede que lo haga pronto. No estoy segura de si realmente puede incubarlos, ya que el calor y la humedad que ofrece son menos que los típicos para incubar a esos otros, pero he visto cosas más extrañas”.

Este emú macho inesperadamente incubó huevos de otras aves

Hasta entonces ningún bebé emergió del cascarón, pero BB-8 continuó con su labor pacientemente, él sabía exactamente lo que estaba haciendo. Siete semanas después de que el emú se tomara muy en serio su papel de padre responsable, finalmente el milagro de la vida ocurrió; siete polluelos de emú salieron de sus cascarones y se unieron a la parvada del gallinero.

Good morning from BB-8 and too many tiny emus!

You can hear him hissing and growling, the babies hiding behind him because the dogs were with me as I was doing morning chores.

Any dog could be a dingo and is not to be trusted (if you’re a new emu dad, anyway). pic.twitter.com/RrxzGcTIaj

— Foxfeather Zenkova (@foxfeather)
June 28, 2022

Zenkova no sabe exactamente de dónde salieron tantos huevos de emú, pues ella sólo contabilizó dos de ellos pero parece que BB-8 los escondió en una dimensión desconocida. Tampoco se sabe qué pasó con los demás huevos de otras gallinas y gansos, probablemente terminaron como alimento de emú. Pero sí pudo rescatar los huevos de patos que ahora están siendo incubados por su propia especie y aunque no se sabe si tendrán éxito, están siendo vigilados.

Mientras tanto, la granja cuenta con siete polluelos más que criar, lo cual es una excelente noticia para la conservación de los emúes que son entre otras cosas, una de las aves más grandes que existen en el mundo.

Total
1
Share