PUBLICIDAD

NATURA

El colibrí ala de sable volvió a ser visto en Colombia

La última vez que se avistó un colibrí ala de sable fue hace más de una década. El ave de apariencia iridiscente que se caracteriza por su canto y por su tamaño que es muy grande para tratarse de un colibrí, sólo se puede encontrar en las montañas de la Sierra Nevada de Santa Marta en Colombia. Se pensó que podría haberse extinguido ya, aunque un reciente avistamiento sugiere que la especie ha logrado sobrevivir.

Colibrí ala de sable de Santa Marta

La especie cuyo nombre científico es Campylopterus phainopeplus, es tan rara que únicamente se le ha visto en tres ocasiones, todas ellas en Colombia. La primera observación ocurrió en 1946 cuando se le descubrió y aunque los ornitólogos intentaron observarlo más tarde para comprender mejor sobre su naturaleza, no pudieron encontrarlo hasta 2010 cuando se le capturó por primera vez en fotografías.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Desde entonces la preocupación por el colibrí ala de sable se manifestó en los conservacionistas, debido a que su hábitat natural está amenazado por la agricultura industrial. Por esta razón, se pensó que el ave de colores electrizantes había sucumbido ante la extinción.

Sin embargo, una reciente avistamiento generó esperanza en los ornitólogos que están celebrando el redescubrimiento del Campylopterus phainopeplus. Yurgen Vega, quien trabaja con las organizaciones ProCAT Colombia y World Parrot Trust, fue el encargado de capturar a la hermosa ave.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El redescubrimiento del colibrí

Vega se encontraba en la Sierra Nevada de Santa Marta en Colombia para monitorear a las aves endémicas, cuando de pronto vio a un colibrí ala de sable posado sobre una rama. “El avistamiento fue una completa sorpresa”, dijo. Cuando el ornitólogo vio a la pequeña ave de inmediato pensó en el colibrí ala de sable de Santa Marta, aunque prefirió ser cauteloso para no espantarlo y logra sacar su cámara para captarlo. Logró calmar su emoción para ganar tiempo y disparar el obturador, una vez que las fotografías se observaron revelaron la verdad.

“Estaba casi convencido de que era la especie, pero como me sentía tan abrumado por la emoción, preferí ser cauteloso; podría haber sido el sable de Lazuline, que muchas veces se confunde con el sable de Santa Marta. Pero una vez que vimos las imágenes, supimos que era verdad”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

*Crédito: Yurgen Vega

Se trataba de un macho que se identifica por sus plumas verdes de color esmeralda, garganta azul electrizante y su pico negro curvo. El ave estaba posado en una rama, vocalizando y cantando, un comportamiento que se asocia con el cortejo y la defensa del territorio.

Se encuentra en peligro crítico de extinción

Aunque el redescubrimiento se trata de una gran noticia para la biodiversidad que habita en Santa Marta, lo cierto es que es más un motivo para proteger a la especie que todavía está considerada como en peligro crítico de extinción.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

*Sierra Nevada de Santa Marta en Colombia

Los investigadores dicen que el siguiente paso es buscar poblaciones estables para tratar de comprender mejor cuáles son las amenazas más críticas in situ. Además, “esto debe involucrar a personas de las comunidades locales y autoridades ambientales locales y regionales, para que podamos comenzar juntos un programa de investigación y conservación que pueda tener un impacto real”, dice Esteban Botero-Delgadillo, director de ciencias de la conservación de Selva: Research para la Conservación en el Neotrópico.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD