PUBLICIDAD

NATURA

La tierna amistad entre un bebé rinoceronte y una pequeña cebra

La amistad entre dos seres es invaluable, especialmente cuando ambas partes se fortalecen y se apoyan entre sí. En algunos casos, incluso puede ser un buen motivo para ayudarnos a salir adelante y superar adversidades. Es el caso de una cebra rescatada y una rinoceronte hembra recién nacida que fueron capaces de desarrollar un estrecho vínculo que nos demuestran que la amistad puede fortalecernos a pesar de las diferencias.  

Daisy es una rinoceronte huérfana que fue encontrada solo 12 horas después de haber nacido, en Kruger, Sudáfrica cuando el equipo de SANParks realizaba una expedición. La pequeña tenía pocas posibilidades de lograrlo, se le encontró tan vulnerable que incluso necesitó antibiótico para tratar sus heridas, pues fue encontrada todavía con el cordón umbilical. Pero a pesar de las adversidades, desde las primeras horas mostró su fortaleza. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Al ser una recién nacida requería de cuidados especiales para luchar por su vida, por lo que la organización Care for Wild Rhino Sanctuary rápidamente se encargó de acoger a la pequeña que más tarde recibió el nombre de Daisy. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Una compañera esperaba por ella

Tres semanas antes de que Daisy llegara al santuario a vivir, otro pequeño ser también fue encontrado en condiciones complicadas. Cuando el personal del santuario se encontraban en medio de una expedición, de pronto divisaron una cebra en medio de fuertes lluvias y tormentas. Un escenario poco alentador para el pequeño equino. 

Cuando trasladaron a Modjadji, como llamaron a la cebra, al santuario, se percataron de su endeble estado de salud. Le pequeña cebra estaba muy débil y los estudios revelaron que no había comido en días, pues una anemia la aquejaba. La gravedad era tan que necesitó una transfusión de sangre de otra cebra para salvar su vida. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Pero los cuidados y los grandes esfuerzos del equipo dieron resultados. Poco a poco Modjadji comenzó a caminar de nuevo y pronto estaba cobrando fuerza. No obstante, por su edad tan pequeña requería de compañía por lo que el personal de inmediato tuvo una idea. Tanto Daisy como Modjadji se encontraban más a o menos en situaciones similares, ambos estaban sin sus manadas y se encontraban en una etapa en donde requerían compañía. 

[caption id="attachment_115181" align="aligncenter" width="1024"]

Care for Wild Rhino Sanctuary[/caption]

La amistad surgió de repente 

Juntaron a ambos animales esperando que lograran darse consuelo el uno al otro y la idea resultó. La rinoceronte y la cebra entablaron una amistad inigualable, desde entonces se convirtieron en inseparables amigas pese a lo improbable de su amistad. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

"Son una increíble fuente de comodidad y compañía uno para el otro. Ambas están jugando un papel vital en la rehabilitación de cada una". 

Por ahora ambos animales aún son bebés. Daisy tiene poco menos de 2 meses y Modjadji casi 3 meses. Como ambos son muy jóvenes, se alimentan cada 2 o 2.5 horas durante el día y la noche. La pequeña Daisy ahora toma 6 litros de leche cada día, pero a medida que crezca, esto aumentará a una cantidad diaria de 16 litros.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La amistad se convirtió en un salvavidas tanto para la pequeña rinoceronte como para la cebra y terminó por fortalecerlas para recuperarse del todo. Han existido muchos casos de amistades entre animales que nos demuestran que no existen diferencias en medio de las adversidades. 

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD