¿Qué haces cuando quieres sentarte a escribir? El proceso de la escritura tiene mucho de ritual y, por ende, es dado a la repetición. Es por ello que varios autores se adherían religiosamente a sus rutinas: Marcel Proust y Truman Capote escribían desde su cama, mientras que Maya Angelou rentaba una habitación de hotel. Hay quien no puede concentrarse lejos de su escritorio, mientras que otros prefieren escribir rodeados de un silencio absoluto. En nuestro caso, la música es un elemento que no puede faltar.

Ya sea que se trate de acordes psicodélicos o de paisajes electrónicos, escribir con música de fondo es inspirador para muchos. La interacción entre la mente creativa, el sonido sincopado y los dedos que teclean conforma, en sí misma, una envolvente experiencia. Después de todo, las mejores historias también nacen del ritmo, la armonía y la improvisación. 

Los sonidos que estás a punto de escuchar provienen de una curaduría colectiva. Encontrarás algo de jazz, ambient y música clásica, pero las posibilidades son infinitas. Puedes eliminar, agregar o modificar lo que sea. De hecho, curar tu propio playlist puede volverse parte de un ritual de escritura que sea sólo tuyo.  Por ahora, disfruta de esta selección que ha inspirado a varios escritores alrededor del mundo. Relájate, escucha y déjate fluir