Es noche de muertos en México. La mayoría acá celebramos la oportunidad de que nuestros muertos cercanos regresen al mundo y nos acompañen toda la madrugada. La muerte es motivo de fiesta, colores brillantes y olor a incienso. Nos enmascaramos algunos para imitar a la muerte, y prendemos velas iluminando calles, casas y cementerios. La ofrenda está servida. 

A los muertos se les sonríe, se les ofrece un pan y se les festeja con música. No hay miedo a la muerte. Y no cabe duda de que el día de hoy es un buen pretexto para sacar nuestras mejores canciones oscuras y bailar toda la noche:

Sigue leyendo: Cempasúchil: usos rituales y medicinales

* Imagen principal: Ellen Rogers