Después de la Segunda Guerra Mundial, después de los levantamientos estudiantiles, la identidad alemana tenía vacíos significativos que pedían a gritos encontrar un nuevo sentido en medio de un ambiente decadente. Cuando no hay expectativas claras y sólo queda el ímpetu de crear por crear, de buscar por buscar sin ningún tipo de compromiso, se generan los productos más inesperados. Así, en medio de las ruinas, nació un fénix que sería un parteaguas para el lenguaje sonoro: el krautrock

El krautrock, también conocido como kosmische musik o elektronische musik fue el rock experimental alemán de finales de los años 60 y toda la década de 1970. Pero su influencia sigue latente hasta la fecha. Su sello único ha sido adaptado por artistas muy diversos que van desde Q-Tip hasta The Horrors.

Los hijos de la guerra fueron quienes lideraron este experimento sonoro, que tomó una forma consistente más rápido de lo esperado. No tener un punto de partida fijo es incierto, pero encierra el significado de la libertad. Tal vez la única intención clara que tenía el krautrock era contraponerse a la propuesta de la música schlager.  Este estilo de música popular europeo se distinguía por tener un acompañamiento musical pegajoso, alegre y decorado con letras sentimentales.

Hay un personaje que no puede pasar desapercibido. Fue una referencia para el krautrock, pero también para grupos como The Velvet Underground y Pink Floyd. Karlheinz Stockhausen fue un compositor alemán reconocido por ser controversial pero, sobre todo, fue un visionario de la época. 

Así, a finales de los años 60 y principios de los 70 se estructuró la columna vertebral del krautrock con el nacimiento de grupos como Can, Faust, Amon Düül II, Guru Guru y Tangerine Dream, cuyos sonidos proponían ondas inagotables y citas exquisitas de diferentes partes del mundo, desde Latinoamérica hasta Pakistán. 

También te puede interesar: Música fresca para escapar de la nueva normalidad (con gusto y estilo)

 

Krautrock en 6 álbumes

Can

 

Neu!

 

Popol Vuh

 

Faust

 

Amon Düül II

 

Cluster

 

Sigue leyendo: Música fresca: Voces hipnotizantes (vol. 1)