Arte puede ser una palabra de tan sólo cuatro letras, una extensión muy corta para los significados que se depositan en ella. Una cuestión que ni los mismos críticos de arte más asiduos han logrado estandarizar. Quizá por eso el arte es lo que es, porque si se delimita su significado, entonces pierde todo sentido. Pero, qué sucede con esta discusión cuando el arte en cuestión son lienzos en blanco que deberían estar repletos de dinero. Esta historia es real y sucedió en Dinamarca donde un museo dio 84 mil dólares a un artista danés para crear una obra de arte y este en cambio entregó dos lienzos en blanco llamados ‘Toma el dinero y corre’.

El Museo de Arte Kunsten en Aalborg, Dinamarca entregó 84 mil dólares en efectivo para que el artista Jens Haaning recreara dos de sus obras icónicas. ‘Un ingreso anual promedio danés’ y ‘Un ingreso anual promedio de Austria’ eran las elegidas por el museo para recrearse. Los billetes debían aparecer en los lienzos, así como hizo Haaning en 2007 con sus obras originales. No obstante, el artista danés tuvo un destello de creatividad y decidió cambiar de idea, elevó la apuesta de arte conceptual y en vez de colocar el dinero en los lienzos, entregó dos lienzos en blanco. Una obra que nos recuerda al artista italiano que se vende sus esculturas inmateriales en 15 mil dólares. 

artista danés lienzos en blanco

Cuando el curador de la exposición titulada ‘Work it Out’, en la que se expondrían los cuadros, recibió una caja con el arte de Haaning, al abrirla quedó completamente desconcertado. También recibió una explicación del artista donde este dijo que “había hecho una nueva obra de arte y cambió el título de la obra a ‘Toma el dinero y corre'”, explicó Lasse Andersson, director del museo.

Un acto ‘artísticamente’ subversivo 

Al parecer el artista danés tuvo una epifanía en la que decidió utilizar el arte como manera de protesta para visibilizar las condiciones de trabajo bajo las que laboran los artistas no sólo en Europa, sino en todo el mundo. En un comunicado escribió que la idea subyacente era mostrar cómo se pueden utilizar los salarios para medir el valor del trabajo y mostrar las diferencias nacionales dentro de la Unión Europea. Pero cambiando el título de la obra a ‘Take the Money and Run’ (Toma el dinero y corre) se trata más de cuestionar los derechos de los artistas y sus condiciones de trabajo para establecer normas más equitativas dentro de la industria del arte.

lienzos en blanco

En otras palabras, utilizó la situación para darle un revés un tanto subversivo. El artista danés explicó luego que esos dos lienzos en blancos son “una declaración que dice que también tenemos la responsabilidad de cuestionar las estructuras de las que formamos parte. Y si estas estructuras son completamente irracionales, debemos romper con ellas. Puede ser su matrimonio, su trabajo, puede ser cualquier tipo de estructura social”.

No obstante y aunque su idea pueda resultar una declaración de cuestionamiento crítico hacia el sistema hegemónico en el nivel que fuese, hay 84 mil dólares en juego y un contrato de por medio. Por ahora el museo se ha quedado conforme con la acción del artista y de hecho, han exhibido los cuadros en blanco en la exposición. Pero cuando esta culmine en 2022, el artista está obligado por ley a devolver el dinero al museo. Veremos qué sucede y si el arte subversivo es capaz de desafiar a tal grado a la institución.