Aunque no sea tangiblemente visible vivimos en un mundo amurallado que divide a ricos de pobres. En algunos casos la división reside en el imaginario sistemático que separa “lo diferente”, colocándolo en un sitio marginado lejos del progreso. En otros casos, la bandada de prejuicios e ideologías han materializado las murallas en formas físicas.

mundo amurallado

Los países ricos del mundo, son de hecho, la comunidad cerrada más grande del mundo. Quizá con frecuencia surja información sobre las murallas que existen entre naciones o incluso entre comunidades mismas. No obstante, rara vez se vislumbra la totalidad de estas barreras que en conjunto forman una sola, un muro que separa a ricos de pobres sin importar la nacionalidad.

Este mapa muestra las estadísticas y el avance del mundo amurallado hasta el 2009. La muestra gráfica impresiona a cualquiera que lo observe, un mundo dividido entre barreras físicas e ideológicas.

mundo amurallado
TD Architects

Mundo amurallado

La división y la segregación como un dispositivo de poder ha estado presente en la sociedad desde tiempos antiguos. Pese a que hemos atravesado por distintos modelos económicos, el resultado siempre es el mismo; la división del capital termina en manos de unos cuantos. Así la brecha es cada vez más grande y además, se invisibiliza.

muro de Berlín

Tras la caída de las torres gemelas en septiembre de 2001, la sociedad occidental, es decir, aquella compuesta por las potencias mundiales, aceleró el proceso de construcción del muro más grande del mundo. Como consecuencia del miedo a los ataques terroristas, comenzaron a gestarse una serie de muros físicos en algunos casos, en los cinco continentes habitables. Y así garantizar la calidad de vida de aquellos privilegiados.

Desde Estados Unidos y Canadá, pasando por Japón y Corea del Sur, además de Australia y Nueva Zelanda; más básicamente toda la Unión Europea junto con Israel. Estas son las naciones que viven a salvo de las carencias, protegidos por los derechos humanos y la calidad de vida garantizada.

mundo amurallado
Cuartoscuro

En 2009, este club de naciones representaba solamente el 14% de la población mundial, sin embargo, sus ingresos ascendían al 73%. Mientras que las áreas marginadas de la sociedad amurallada, albergaban al 86% de la población mundial y percibía sólo 27% de los ingresos del mundo. Quizá las cifras hayan cambiado, aunque la premisa detrás de ellas sigue en pie; el capital se distribuye de forma desequilibrada.

Segregación con medidas físicas

El mapa muestra algunos de los ejemplos más contundentes, donde la segregación se materializó como forma de vallas físicas. Empezando por el muro fronterizo entre México y Estados Unidos, que no salió propiamente de las ideas de Donald Trump. La construcción de esta barrera comenzó a gestarse con el gobierno de Clinton, centrándose únicamente en los cruces urbanos. Más tarde, con los futuros gobiernos, la valla que divide a ambos países se extendió a zonas rurales. El acabose desde luego lo puso Trump, con su idea de barrera total que impide el paso incluso a la biodiversidad que depende de la geografía.

muro fronterizo México Estados Unidos
EFE/Joebeth Terriquez

Pero este no es el único caso donde un muro divide físicamente a dos naciones. La DMZ (Zona Desmilitarizada) entre las Coreas es quizá el ejemplo más crudo. Esta valla corta por la mitad a la península de Corea, con un largo de casi 250 kilómetros y 3 kilómetros de ancho. Miles de coreanos al igual que mexicanos en el caso de América, han perdido la vida intentando cruzar el muro que divide la opresión de la libertad.

DMZ

Las Fuerzas de Defensa Australiana (ADF) forman otro muro similar. Patrullan día y noche las aguas del norte de Australia, para evitar el cruce de refugiados llegados por vía marítima a la nación de Oceanía.

Y en un giro todavía más inesperado, algunos de estos sitios se han convertido en objeto de turismo oscuro. Entre Ceuta y Melilla, las dos ciudades españolas situadas en el norte África, en Marruecos, se alza la Fortaleza Europea. Construida en 1993, formada por vallas de alambre de púas y equipada con sensores de movimiento, impide el paso a migrantes del África subsahariana.

mundo amurallado
Reuters

Estos son tan sólo unos cuantos ejemplos que muestran la realidad del mundo amurallado en el que vivimos. Un mapa actualizado, mostraría muchas más líneas que separan regiones tras el argumento de garantizar la calidad de vida de unos cuantos.

Sigue leyendo: “Apartheid climático”: el inminente riesgo de las poblaciones más pobres ante la crisis ambiental