A veces, cuando volteamos hacia atrás en la historia, nos damos cuenta de que aún queda mucho por hacer. Cuando creíamos haber roto con ideas retrógradas o estereotipos innecesarios, nos los volvemos a encontrar en el aquí y el ahora. Racismo, sexismo, violencia: son estigmas que persisten, aunque muchos hayan propuesto, hoy como ayer, otro mundo posible.

Recordar el legado de personas como Muhammad Ali nunca deja de tener sentido. En especial, es inspirador saber cómo se convirtieron en los potentes agentes de cambio transgeneracionales que hoy seducen el imaginario colectivo.

En el caso de Ali, ¿qué fue primero? ¿El boxeador, el poeta o el activista?

Muhammad Ali se afirmó contra un sistema injusto desde muy diversos frentes. Uno de ellos –aunque pocos lo saben– fue la poesía. Poesía a veces repleta de humor, porque el impredecible Ali nunca fue una persona violenta, ni en el ring ni en la vida. Fue, eso sí, un negro que se negó abiertamente a participar en la guerra de Vietnam, aunque ello significara ser encarcelado.

muhammad-ali-poesia-activismo-medalla-rio-ohio

El argumento principal de Ali para negarse a participar en la guerra –en momentos donde personajes como Elvis Presley o Johnny Cash no tuvieron su lucidez, y llamaban a apoyar al gobierno– fue la más primigenia empatía:

They ain’t done me no wrong
So I ain’t got no fight
With them Vietcong!

Ellos no me hicieron nada malo
¡No tengo por qué pelear
c
ontra el Vietcong!

Cuando un hombre toma una postura tan firme como lo hizo Ali, en momentos donde nada estaba dicho, surgen dudas. En el caso de una personalidad tan original como la suya, es todavía más difícil rastrear las razones de su actitud hacia el mundo. ¿Acaso esa empatía era natural en Ali?  No exactamente. En realidad, tuvo mucho que ver con una amarga experiencia.

I’m not conceited. I’m convinced.

No soy engreído. Estoy convencido.

Tras ganar su primera medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Verano en Roma, y con tan sólo 18 años cumplidos, Ali escribió un poema en verso libre, al compás de su victoria. Al final del poema, dice:

We like your name, we like your game.
So make Rome your home if you will.
I said I appreciate your kind hospitality,
But the USA is my country still,
‘Cause they’re waiting to welcome me in Louisville.

Nos gusta tu nombre, nos gusta tu juego
Haz de Roma tu casa si lo deseas
Yo dije, aprecio su noble hospitalidad
Pero los Estados Unidos son aún mi país
Porque me están esperando para recibirme en Lousville.

Como la mayoría de los americanos, y más los que habitaban el revitalizado sur de los Estados Unidos de los años 50, Ali reivindicaba a su país. Si no patriotismo, el poeta campeón sentía un genuino amor por la comunidad donde nació y creció.

muhammad-ali-poesia-activismo-medalla-rio-ohio

No obstante, poco tiempo después de esta victoria, Ali tiró su medalla al río Ohio, en un acto de pragmática y subversiva poesía. Se habían negado a servirle una comida en un restaurante local por ser negro.

Quizá fue ese el punto de inflexión…

Muhammad Ali, el hombre, había nacido en Kentucky en 1942. Muhammad Ali, el boxeador, había nacido en 1954, cuando a un joven Cassius Clay le robaron su flamante bicicleta roja y el policía al que denunció el robo terminó siendo su entrenador. Pero Muhammad Ali, el activista antiguerra, ícono del orgullo negro y predicador de la paz, nació el día que le negaron una comida por su color de piel.

 

* Referencias:

The Best Muhammad Ali Poems, Songs, Epigrams, Quotes, Jokes, Anecdotes, Nicknames and Trivia