Al pensar en la muerte, ¿se estremece algo en tu cuerpo? ¿piensas en qué habrá después del último suspiro? Entre los seres humanos existe una serie de misticismos que rodean el fin de la vida. Para algunos es cuestión de celebración y descanso, pero hay otros que desarrollan un infinito miedo a la muerte.

Tal vez es la incertidumbre de no saber que habrá después o el hecho de que dejamos mucho en el plano terrenal, no lo sabemos con certeza. Para cada persona, el sentido del final de la vida es distinto y muy único. El miedo a la muerte es algo natural, e incluso podría decirse que es parte de la condición humana creernos y sentirnos frágiles ante la desaparición de la existencia.

estudios-ciencia-muerte-cerebro-como-siente-que-pasa-morir

Desde esta perspectiva, consideremos que si ningún ser humano en la faz de la Tierra hubiera tenido miedo a la muerte, seguramente no existirían las teorías sobre qué hay después de ella o cómo se siente. Hasta donde sabemos, nadie, o tal vez muy pocos, han regresado del más allá, y las cosas siempre parecen algo borrosas para explicarlas. La realidad es que la brevedad de la existencia humana es tangible. Algunos son más conscientes de ella y otros no tanto, pero es inevitable.

Posiblemente, en algún momento de tu vida la realidad te ha golpeado con algún pensamiento sobre la muerte. Una llamada sobre lo tenue de la vida, la cual termina en una reflexiva contemplación del final y, por ende, con un estremecimiento de miedo por la llegada de esa extinción.

También en Ecoosfera: Lo que sabemos sobre la muerte hasta ahora (un recuento de los últimos hallazgos científicos)

 

Enfrentando el miedo a la muerte

En ese momento de contemplación, la declaración social del último suspiro se convierte en un hecho para el ser y el terror se filtra en la conciencia. Entonces, la enorme y asombrosa inevitabilidad del final te hace sentir pequeño e impotente. Si algo no podemos controlar es este final y, en consecuencia, el miedo a la muerte se vuelve existencial. Pero, ¿qué puedes hacer para enfrentarlo sin caer en la terrorífica contemplación y superar el pánico?

estudios-ciencia-muerte-cerebro-como-siente-que-pasa-morir

Una de las ideas más populares es pensar en una secuela de la vida, es decir, en el lugar que nos espera después de la muerte: un reino feliz. Otra opción es pensarlo como un interludio, tal como algunos filósofos antiguos lo hacían. La llegada del final es solamente una parada antes de empezar nuevamente. La muerte como el proceso hacia la resurrección. Por otro lado, está la teoría del filósofo Epicuro, una hipótesis ligera, alegre y traviesa sobre el final de la vida.

 

La visión epicúrea del final

Para Epicuro, el propósito de la vida humana era alcanzar la felicidad. Su idea principal era lograrlo a través de la moderación, acumular ciertos momentos de felicidad y liberar poco a poco el dolor. El filósofo creía que el miedo al final de la vida es algo perjudicial para conseguir la felicidad.

De esta forma, Epicuro invita a no sentir nada que no contribuya al propósito principal de la existencia. Aun así, esto no es sencillo, por lo que Epicuro propuso algunos pasos para enfrentar el miedo a la muerte:

  • Imagínate sin vida (porque ahí descubrirás que morir no es una experiencia, no hay nada en ese hecho).
  • Recuerda tu vida antes de nacer (seguro descubrirás “nada”).
  • Examina cuánto puedes temer a esa “nada” (descubre la muerte como la ausencia de un evento).
  • Considera que es tan irrazonable temer la no existencia después de la vida como temer la no existencia antes del nacimiento.

muerte-miedo-filosofia-conciencia

Por estas razones, no tiene sentido temer al final de la vida. Éste es la ausencia del todo, no hay nada allí (que hasta ahora sepamos). Esto no quiere decir que no haya sentimientos y sensaciones ante el hecho de perder a otra persona, esa es una situación totalmente distinta.

Aquí hablamos del miedo a tu propia pérdida. A eso que sientes que pasará cuando te marches, pero que no sabes con certeza. El argumento de Epicuro va contra el miedo que concierne a uno mismo, a nuestra propia disolución.

 

Sigue leyendo: ¿Estás listo para saber qué sucede después de la muerte?