La espiritualidad puede contagiarse por diversas rutas, por ejemplo, el budismo bien podría predicarse a través de la música tecno. Al menos eso es lo que parece demostrar el monje budista DJ, Gyōsen Asakura. ¿Cómo adaptar enseñanzas milenarias, y de gran valor, a los tiempos actuales? Pues un poco de música electrónica bien puede ayudar. A fin de cuentas la tecnología y la conciencia se llevan bien.

Periódicamente, un espectáculo audiovisual a ritmo de tecno toma el templo Shō-onji en Fukui, en el centro de Japón. Asakura se propone con esto refrescar la imagen del recinto y atraer generaciones jóvenes hacia las enseñanzas budistas. Sin duda, esto sugiere apertura y una nueva perspectiva pero, sobre todo, nos recuerda que la espiritualidad no es necesariamente solemne. De hecho, el humor, el baile e incluso los estados alterados de percepción o conciencia, han probado ser vehículos muy efectivos para canalizar el desarrollo del espíritu. 

Pero y tú ¿qué opinas de este recurso de Asakura? 

La historia del monje budista que es DJ y toca techno en su templo.