Milenios atrás, cuando la sociedad moderna todavía ni siquiera atisbaba su existencia, desde China descendieron un grupo de tribus que se asentaron en las tierras de lo que más tarde serían Birmania y Tailandia. Los Moken, emprendieron su travesía hacia las tierras más cercanas al mar y formaron hábitos de vida con los que se ganaron el nombre de gitanos marinos.

Moken gitanos marinos

Los milenios pasaron, pero ellos resistieron a las tempestades de la historia. Más tarde, con la división geopolítica y los conflictos bélicos de la zona, se vieron orillados a escapar de los estigmas modernos. A bordo de sus barcas de madera construidas a mano, los Moken han preservado su cultura e ideología y luchan por salvaguardar sus formas de vida contra un sistema que no tiene cabida para tradiciones ancestrales y no respeta su conexión total con el mar.

kabang

En sus barcas y sin papeles, los Moken navegan en sus balsas tradicionales llamadas kabangs a lo largo del Archipiélago Mergui. Se trasladan de una isla a otra, incluso a veces no tocan tierra firme por meses, no lo necesitan, su hogar es el mar. Pescando, hurgando en las rocas y el lecho marino, aprendieron gradualmente a comer las criaturas marinas adecuadas para no morir intoxicados. Así, con el paso de los milenios, los Moken lograron vivir en armonía con el mar y sin ataduras a la tierra firme, por ello se les conoce como los gitanos marinos.

niño Moken buceando

Moken , la tribu que se funde con el paisaje marino

Desde los más ancianos y sabios, hasta los más jóvenes aprendices, se sumergen en las aguas del gigante azul en busca del sustento para vivir. Han aprendido a modificar su cultura, pero también su cuerpo en torno al mar. Como si se fundieran con el paisaje marino, son capaces de sumergirse por largos minutos en el agua. Tanto sus pulmones como su visión se han transformado y adaptado, los más jóvenes incluso pasan tanto tiempo debajo del agua que son capaces de enfocar su visión, tal como lo haría un delfín.

Moken gitanos marinos

Existen grupos de Moken que viven por meses a bordo de sus kabangs, de ahí el término de gitanos marinos. Durante largos ochos meses y siguiendo su estilo de vida seminómada, sus barcas tradicionales fungen como su hogar temporal. En ellas cocinan, comen, conviven y también pasan largos ratos debajo en el mar.

kabang

Por varias razones no han experimentado la alienación moderna, y es que siempre han rechazado categóricamente las posesiones materiales y la tecnología externa. En épocas lluviosas viven temporalmente en chozas construidas a mano a la orilla del mar, a la espera del momento para partir de nuevo y empezar desde cero. Su visión del mundo es tan distinta al hombre moderno, que incluso no tienen premura por el tiempo. No poseen papeles y tampoco se preocupan por la edad, muchos de ellos ni siquiera conocen el tiempo que han habitado este mundo.

Sabios gitanos marinos

Pero hoy, su existencia que no reconoce fronteras geopolíticas por la insensatez que esto representa para su libertad, está en peligro. El pueblo pacífico que sólo se dedica a habitar los mares y navegar libremente por los océanos como si formaran parte del ecosistema, ha sido constantemente perseguido por los gobiernos tailandeses y birmanos. Estos han tratado de asentarlos permanentemente en los parques nacionales, pese a que esto supondría la desaparición de su idiosincrasia y tradiciones.

Moken gitanos marinos

La hegemonía moderna poco entiende de sabiduría y conexión con la naturaleza. Un pueblo que sólo busca libertad en habitar su universo que es el mar, parece no tener lugar en un sistema que vela por la riqueza monetaria y se olvida de lo verdaderamente importante, vivir en libertad. Pero los Moken, aquellos sabios gitanos marinos se mantienen en pie y buscan seguir preservando sus hábitos y la gran conexión que tienen con el mar.

Sigue leyendo: Escucha el canto brujo de la tribu inuit en el silencio de un paisaje glacial (🎥)