Deléitate un rato con el misterioso hexágono de Saturno en movimiento

Algo tiene Saturno que ha maravillado al ser humano desde hace milenios (empezando por su enigmático hexágono de nubes).

Saturno es, sin duda, uno de los planetas más misteriosos y sensuales de nuestra galaxia. Este gigante de gas tiene un lugar en múltiples mitologías. Por ejemplo, en la romana, donde es personificado por un dios homónimo; en la mitología hindú es Shani, el dios Ninurta entre los babilonios y Cronos en la mitología griega. 

Pero más allá de su potencial alegórico y su liviandad, la cualidad que más maravilla a los científicos –y quizá a los poetas– es una peculiaridad meteorológica en su polo norte. Se trata de un vórtice de nubes en forma de hexágono que ondula con los vientos.

En un estudio reciente, publicado en Nature Communications, se descubrió que durante el verano otro vórtice hexagonal se sitúa sobre el que ya conocemos, en la estratósfera de Saturno. Esto abre la posibilidad de que haya ocurrido una sobreposición de hexágonos en esa zona, o quizá en realidad se trata de un cuerpo encumbrado que ocupa verticalmente cientos de kilómetros. Algo así como una monumental torre, lo cual haría de esta bondad saturnal una todavía mucho más espectacular.

saturno-hexagono-nubes

En todo caso, mientras la ciencia sigue intentando descifrar la peculiaridad de este planeta, nosotros te invitamos a simplemente disfrutar su belleza e imaginar que estás debajo de ese cenit hexagonal filosofando en que, probablemente, la vida sea sólo una perfecta coreografía de fuerzas múltiples. 

* Este GIF animado resultó de la unión de 128 imágenes capturadas por la sonda Cassini y ensambladas en la NASA para documentar el movimiento del manto hexagonal que cubre a Saturno. 



¿Cómo saber en quién confiar? Un consejo de la ciencia para no ir por la vida cubriéndote la espalda

Un nuevo estudio demostró un interesante patrón de comportamiento en la gente que nunca miente.

La incertidumbre, a no ser que sea en pocas cantidades para aderezar la existencia, puede ser muy incómoda. Y más aún, aquella incertidumbre provocada por no saber si las personas de nuestro entorno cercano son confiables. ¿Puedes prestarle dinero o un libro a ese compañero del trabajo con la seguridad de que te lo regresará? ¿Puedes contarle un secreto con la seguridad de que no lo contará? ¿Podrías confiarle tu vida?

La duda nos carcome. Y es valido: muchas personas de las cuales nos rodeamos no son de fiar. Pero para evitar un estado de paranoia permanente –y poder relacionarnos libremente–, tendemos a confiar en los demás, y a veces con mucha ingenuidad de por medio. Las desilusiones no se hacen esperar, y pronto estamos preguntándonos por qué confíanos en tal o cual compañero del trabajo o la escuela.

Pero dejar de confiar no es una opción.

confianza-psicologia-como-confiar-otros

Porque sin duda la confianza es parte del lenguaje del amor: no podemos dejar que la desconfianza nos carcoma. Lo que sí es una opción es medir el grado de empatía de aquellos que nos rodean. ¿Cómo? Sabiendo qué tanto son tendientes a la “propensión de culpa.

¿Qué es la propensión de culpa? Básicamente un sentimiento adelantado de culpa que se produce con solo imaginar que se transgrede un pacto de confianza. No es muy agradable cuando este sentimiento está exacerbado –seguramente conoces a esa persona que todo el tiempo se disculpa, diciendo “perdón” como si fuese una especie de mantra.

Pero un estudio reciente comprobó que la propensión a la culpa es el mejor indicador de que una persona es confiable.

A partir de investigaciones hechas en equipo por varias universidades se buscó predecir comportamientos e intenciones confiables entre las personas de un mismo ambiente laboral. Los investigadores establecieron ciertos juegos y ejercicios entre los participantes, quienes debían tomar ciertas decisiones que expresaban cuánto estaban dispuestos a mentir, y qué tanto tendían a ser amables, neuróticos, escrupulosos, así como cuánto se predisponían a la culpa. Después, los investigadores estudiaron estos rasgos y cuánto acentuaban o aminoraban la transgresión de la confianza ajena en cada individuo.

De todos los rasgos que los psicólogos pudieron examinar, encontraron que la propensión a la culpa es la emoción que más ayuda a las personas para evitar transgredir la confianza de otros. Antes de mentir u ocultar algo deliberadamente, quienes sienten propensión a la culpa buscan reparar su hipotético acto de una manera por demás ingeniosa: no cometiéndolo.

Según los investigadores, la propensión a la culpa es un acto autoconsciente.

“Teorizamos que la propensión a la culpa predice confiabilidad porque las personas que son propensas a la culpa se sienten más responsables por los demás”, dice Emma Levine, profesora asistente en la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago.

confianza-psicologia-como-confiar-otros

La propensión a la culpa puede ser algo muy benéfico para reconectar la empatía y alejar toda conducta que roce los distintos grados de psicopatía a los que cualquier mente saludable puede llegar bajo ciertas condiciones.

Así que si quieres saber cuánto puedes confiar en alguien, tu mismo puedes sondear su propensión a la culpa. Hazle preguntas originales e interesantes: ¿qué sentirías si súbitamente recordaras que no devolviste un dinero que te prestaron? ¿piensas seguido en cómo reaccionaría alguien si descubriera que le mentiste? Antes de ser infiel, ¿qué pensarías?

A través de sus respuestas, o de sus expresiones –faciales o corporales–, puedes saber qué tan propensa es una persona a la culpa y, por ende, cuánto lo es a la mentira. Fantástico, ¿no te parece?

*Imágenes: Ren Hang. Portada edición Ecoosfera



Escucha estos escalofriantes sonidos captados por la NASA en el sistema solar (AUDIO)

Escucha estos peculiares sonidos que nos hablan de los movimientos que hacen los cuerpos celestes, parecen salidos de una película de terror.

Las festividades como Halloween y el Día de Muertos mexicano invitan a deleitarse a través de las sensaciones terroríficas, pues se ligan con lo paranormal, lo fantasmal y lo mortuorio. Y –mientras que no a todos les complacen este tipo de experiencias– definitivamente hay algo encantador en conectar con “el más allá”, a través de exaltar las emociones. Lo misterioso tiene una cualidad atractiva, que nos invita a imaginar y sólo requerimos de muy pocos incentivos.

Alimentando ese espíritu, la NASA hizo una compilación con una serie de escalofriantes sonidos captados en el sistema solar, especial para estos días de fantasmas. Estos recuerdan a los que se escuchan en las películas de terror: voces ahogadas, susurros, respiraciones, pasos y extraños pitidos como de nave extraterrestre.

nasa-sonidos-planetas-sistema-solar-espacio-escalofriantes-halloween

En realidad, los extraños sonidos son resultado de una especie de traducción que investigadores científicos hacen a partir de ondas de radio captadas por las naves. Estas son transformadas a ondas sonoras y, lo que se escucha es sólo un reflejo de los datos extraídos en el espacio. En la NASA se hacen monitoreos constantes de naves y cuerpos celestes con el fin de estudiar sus movimientos. Los sonidos nos hablan entonces del movimiento de diferentes objetos en el espacio, pero, de cualquier manera, al escucharlos es difícil no imaginar a los misteriosos personajes terroríficos que protagonizan las fiestas para los muertos.

Te presentamos algunos de los más escalofriantes:

La nave Juno, al atravesar el inmenso campo magnético de Júpiter, recuperó este extraño oleaje.

 

El telescopio espacial Kepler captó este extraño sonido emitido originalmente en forma de luz por el sistema de estrellas KIC12268220C. El sonido definitivamente recuerda a una nave espacial de marcianos, de las antiguas películas sobre el espacio.

Estos extraños sonidos, como de fantasmas interfiriendo aparatos electrónicos son emitidas por Ganymede, la luna más grande de Júpiter.

Las ondas de radio emitidas por Saturno, fueron captadas por la nave espacial Cassini, que ha pasado 13 años explorando las lunas del gran planeta, en busca de alguna que pueda ser habitada. El planeta responde con esta aterradora respiración.

Este terrorífico sonido, como de un animal correteando detrás de las paredes, es el único que sí fue grabado como sonido directamente y no traducido a la forma sonora, a partir de datos. Es el sonido que emite el polvo que dejó tras de sí el cometa Tempel 1, al chocar con la nave espacial Stardust.

Descubre la lista completa:

*Imágenes: NASA